fbpx
WatersEdge

Por Shiloh Lane

Sort by:
Filter by Resource Type:
Filter Options »
Filter by Topic:
Filter by Scripture:
Filter by Series:
Filter by Event:
Filter by Media Format:

El mundo spiritual cede ante la oración de una pareja

SOUTHEAST ASIA (BP) -- La mayoría de los instrumentos necesitan músicos que los toquen. Pero otros, como lo descubrieron dos trabajadores cristianos, no necesitan a seres humanos. David and Regan York* se mudaron hace nueve años junto con sus dos hijos a una ciudad rica culturalmente en el sureste de Asia. La ciudad parece una obra de arte con edificios adornados con murales y pinturas grafiti, pero los residentes valoran especialmente las melodías complejas de su música tradicional. York, quien tiene estudios superiores en música, pensaba usar sus conocimientos para crear oportunidades para compartir el evangelio. Pero cuando los York compraron varios instrumentos -- teteras de bronce, gongos, y tablas hermosamente talladas de madera—experimentaron personalmente el mundo espiritual conectado a la expresión artística de la cultura. Sin pasar mucho tiempo después de mudarse a su casa en Asia, la pareja puso en la sala los instrumentos que había comprado. Entonces, una noche después de que la familia se había ido a dormir, uno de los instrumentos empezó a tocarse por sí mismo. "Pensamos...quizá todavía estaba medio dormido, quizá un millón de cosas," dijo Regan. "Quizá es otro instrumento que alguien más tiene en nuestro vecindario. Quizá no es el de nosotros." David and Regan no se dijeron nada acerca de la música ya que cada uno pensaba que el otro no la había escuchado. Pero la misma canción se escuchaba noche tras noche. David se salió de la cama, revisó la casa y aseguró las puertas. Nadie había entrado pero podía ver las tablas de bronce todavía vibrando por la música. Después de varias semanas de preocupación, los York finalmente se admitieron que habían estado escuchando la canción. También admitieron que la guerra espiritual era la única cosa que puede hacer que un instrumento se toque por sí mismo. Cuando los artesanos hacen sus instrumentos, como pronto descubrió la pareja, los hombres oran y ayunan por su trabajo y piden que espíritus habiten y mejoren el sonido de los instrumentos.

Programa de radio tailandés transmite sabiduría espiritual

TAILANDIA (BP)--Las risas de los niños se desvanecen mientras el ruido de las bocinas y sirenas de los autos se eleva entre radios y altavoces a lo largo del norte de Tailandia. Una persona estornuda, otro niño se ríe y luego Bahndit Darwin comienza a hablar.