- Baptist Press - https://www.baptistpress.com -

835 profesaron la fe Cristiana en el rally de motocicletas en Sturgis

STURGIS, S.D. (BP)–Mientras rugían los motores de las motocicletas en el 69º Rally Anual de Motocicletas en Sturgis, más de 4,200 motociclistas vestidos con ropa de piel y sus amigos escucharon un testimonio de tres minutos acerca de cómo Cristo podía cambiar radicalmente sus vidas. Solamente por escuchar, también pudieron tener la oportunidad de ganar una nueva motocicleta negra de la marca Harley-Davidson.

Por cuarto año consecutivo, el Sorteo de la Motocicleta en Sturgis es patrocinado por la Convención Bautista de Dakota y la Junta de Misiones Norteamericanas. Éstas utilizan a voluntarios que vienen de todas partes del país entre el 3 y 8 de agosto para que den su testimonio personal acerca de cómo conocieron a Cristo y para invitar a los asistentes a que también lo inviten en sus vidas. Al terminar la semana, 835 personas habían hecho su profesión de fe en Jesucristo.

Cada año durante una semana en agosto, las pequeñas y silenciosas poblaciones de las Colinas Negras en Dakota del Sur se transforman en la medida que van llegando aproximadamente medio millón de motociclistas y aspirantes a serlo a esta región para asistir a la carrera de motocicletas. La atmósfera promueve fiestas estridentes y actos pecaminosos, pero es en tal oscuridad que Dios llama a los cristianos a que brillen con la luz de Cristo.

En el 2006, la CBD decidió hacer algo acerca del mar de perdición.

[1]

“Hablamos de querer armar algún tipo de evento evangelístico intencional en Sturgis,” dijo Garvon Golden, el director ejecutivo asociado de la convención. “Sentimos que si nuestros dos estados estaban atrayendo a semejante multitud proveniente de todo el mundo, teníamos la responsabilidad de intentar compartir a Cristo con estas personas y tener algún tipo de presencia evangelística.”

En conjunto con el evangelista Ronnie Hill de Texas, el personal de la CBD decidió usar un sorteo de una motocicleta para atraer a las personas hacia su puesto para que los voluntarios y los empleados de ambas Dakotas y del resto del país pudieran tener la oportunidad de compartir el Evangelio.

“Tienes que comenzar con algo relevante,” dijo Golden. “Tienes que comenzar con algo que va a captivar su atención, algo que los va a detener y hacer que digan, ‘Sí, voy a escucharte por tres minutos.'”

Sin tomar en cuenta cómo respondieran ante el testimonio, cada individuo pudo llenar una boleta para el sorteo de la Harley-Davidson. Algunos asumieron que orando la oración del pecador produciría una mayor oportunidad para ganar la motocicleta, pero los voluntarios les aseguraron que una profesión de fe o su ausencia no tenía una influencia en el resultado del sorteo.

“Nuestra meta principal es compartir el Evangelio con la gente,” dijo Golden. “No nos molestaba que los cristianos participaran en el sorteo de la motocicleta. Sólo queremos poder compartir con la gente que nunca ha escuchado el Evangelio y tratamos de asegurarnos de que íbamos a tener esa oportunidad.”

Jim Pratt, misionero para la Asociación Bautista del Sur en Siouxland, localizado en Dakota del Sur, dijo que cada oportunidad para testificar era una oportunidad para plantar una semilla.

“Yo estaba confinado al infierno y lo iba a destrozar en mil pedazos, y Dios utilizó a ciertas personas de manera similar para amarme, y su amor me permitió escuchar el mensaje, dijo Pratt. “Hasta ese punto, yo no escucharía el mensaje porque no sentía que era genuino. Así que espero que aquí la gente vea que sí somos genuinos.

[2]

“A veces la gente está herida, y no se da cuenta,” dijo Pratt. “Están tratando de encontrar satisfacción en todo menos en Cristo—ya sea motocicletas, alcohol, drogas o relaciones—pero la única relación que satisface es la que se tenga con Cristo.”

David Badger, un miembro de F.A.I.T.H. Rider Motorcycle Ministry, vio a Sturgis con nuevos ojos este año, ya que compartió de Cristo con las personas que venían al puesto. Aunque ya había asistido varias veces a la carrera anteriormente, ésta fue la primera vez que vino como cristiano.

“Este es el primer año que vengo con Cristo en mi corazón,” dijo Badger. “Los años anteriores que vine, yo pudiera haber sido uno de esos que van caminando hacia este puesto. He estado en ambos lados de la barda. He tomado alcohol. He perseguido mujeres… no me importaba la gente. Ahora sí me importan.”

El seguimiento de aquellos que oraron para recibir a Cristo es una gran prioridad para Golden y su equipo. Los nombres se envían al Centro de Respuesta al Evangelismo en la JMN, el cual los envía a las iglesias en el área donde viva la gente. Golden también envía nombres a los directores estatales de evangelismo.

Este año, la Iglesia Bautista Calvary en Rapid City, S.D., fue la anfitriona de tres eventos vespertinos durante la reunión en Sturgis, con el propósito de animar y discipular a los nuevos creyentes. Patrocinado por varias iglesias Set Free de las Dakotas, Montana y Colorado, estos eventos proveyeron un ambiente cristiano con alimentos gratuitos, música y un mensaje basado en el discipulado.

La CBD enlistó a casi 200 voluntarios para que ayudaran con el rally de este año. Varias convenciones estatales, incluyendo a la Convención Bautista de Georgia, la Convención Bautista del Sur de Texas, y los Bautistas Conservadores de Virginia, ofrecieron apoyo financiero, y la Convención General Bautista de Oklahoma envió capellanes entrenados para ministrar y orar con los vendedores de los demás puestos durante la semana.

“Golden dijo que está agradecido por el apoyo de los bautistas del sur de todo el país y está emocionado por el número creciente de iglesias e individuos de las Dakotas que participaron como voluntarios.

“Una de las cosas que estamos esperando ver acontecer durante los próximos años es que más personas de nuestras propias iglesias en las Dakotas se involucren en el ministerio,” dijo Golden. “Espero el día cuando podamos dedicar dos días completos donde sólo personas de las Dakotas trabajen en el puesto y compartan de Cristo. Ya estamos hablando acerca de ello entre nuestros misioneros regionales y del área, para tratar de atraer a gente de nuestras iglesias para que formen parte de esto.”

David Kirchoff, un estudiante universitario de 23 años, residente de Gillette, Wyoming, se ganó la motocicleta.
–30–
Keith Collier escribe para Southwestern Baptist Theological Seminary. Si quiere saber más sobre el miniterio para los motociclistas, visite sturgisbikegiveaway.com.

[3]