Articulos en Español

Aumentan las tasas de adolescentes infectados con enfermedades transmitidas sexualmente, a pesar del alto uso de los condones


NASHVILLE, Tenn. (BP) — Las tasas de enfermedades transmitidas por la vía sexual continúa aumentando, particularmente entre los adolescentes, a pesar de que el uso de condones sigue estando o conserva niveles nunca antes vistos, lo anterior según datos recientes publicados por el Centro de Control y Prevención de las Enfermedades.

En el reporte del 2011 titulado Vigilancia del Comportamiento Riesgoso entre los Jóvenes, publicado en junio, el CCPE encontró que el uso de condones entre los adolescentes continuó cerca del 60 por ciento (60.2). Ésta sigue siendo la tendencia que se ha visto desde 1991, cuando aumentó del 46.2 al 63.0 por ciento, para luego estancarse y revelar solamente cambios estadísticamente insignificantes desde entonces.

A pesar de esto, el CCPE calcula que la población de adultos jóvenes (de 15 a 24 años de edad) representa casi la mitad de los posibles 19 millones de personas que cada año quedan infectadas con una enfermedad transmitida sexualmente. Éstos representan solamente al 25 por ciento de la población sexualmente activa.

Desde el 2000, se han duplicado las tasas de sífilis, mientras que las tasas de clamidia han sufrido un aumento similar.

En el 2010, la cantidad de casos de clamidia reportados al CCPE sobrepasó los 1.3 millones, el mayor número de casos por año que se haya reportado de cualquier enfermedad.

El crecimiento de las tasas de las ETS contrasta con otra información estadística, tal como la baja continua de nacimientos de bebés entre las adolescentes. La aparente contradicción, sin embargo, puede atribuirse a otros factores.

“Las tasas de uso de anticonceptivos orales entre las mujeres en esta edad han aumentado, lo cual explica la menor tasa de embarazos entre las adolescentes,” dijo el Dr. David Hager, especialista en ginecología y obstetricia, y miembro del Concilio de Recursos Médicos de Focus on the Family.

Hager, autor de “Women at Risk: The Real Truth About Sexually Transmitted Diseases,” también atribuye una parte de la baja al 40 por ciento de los embarazos de adolescentes que terminan eligiendo un aborto.

Las adolescentes enfrentan una cultura que alienta simultáneamente el ser activa sexualmente y una tendencia personal a creer que son inmunes de sufrir las consecuencias a largo plazo, según Sarah Hughes, Directora Ejecutiva de la Casa de la Esperanza en Clayton, C.N., una escuela cristiana terapéutica, hogar y centro de consejería para jovencitas sufriendo o con problemas.

Factores como estos han hecho que una de cada cuatro jovencitas estén contagiadas con por lo menos una enfermedad transmitida sexualmente, según el cálculo del CCPE.

Aunque la información estadística pueda resultar abrumadora, quienes están inmersos en el tema dicen que los padres y las iglesias pueden trabajar juntos para prevenir las ETS y ministrar a los infectados.

Hager advierte que la educación no se debe dejar en manos de “organizaciones seculares con intereses propios, tales como Planned Parenthood.” Los pastores y ministerios estudiantiles deben abordar la exposición potencial al sexo en la cultura así como las consecuencias de la actividad sexual fuera del matrimonio.

Desafortunadamente, una de estas consecuencias puede ser la infertilidad en las mujeres que contraen una ETS. Cada año, en los Estados Unidos, por lo menos 24,000 mujeres quedarán infértiles por no haber recibido tratamiento médico para su ETS.

En su trabajo con las adolescentes, Hughes ha visto los duraderos efectos emocionales que puede tener el diagnóstico de una ETS en el individuo. “Puede hacer que ella se vea a sí misma como dañada o sin valor,” dijo Hughes.

“Representa un reto de la verdad, porque ella sí tiene valor gracias a que hay un Salvador que murió por ella.”

Gallery Church, una congregación bautista del sur en Baltimore, Md., ha visto el daño de las ETS y el consiguiente trauma emocional que trae a la comunidad. La iglesia sabía que debería involucrarse después de ver que Baltimore continuaba obteniendo uno de los cinco primeros lugares en las áreas urbanas del país donde había las mayores tasas de SIDA.

Desde el 2009, Gallery Church se ha asociado con el gobierno local y otros para servir a los infectados con SIDA en su comunidad y demostrar el amor práctico de Cristo a aquellos a su alrededor.

Una de las principales maneras en que la congregación lo ha hecho es a través de City Uprising, el énfasis misionero local de esta iglesia. Según Robert Holman, director de City Uprising, una parte del ministerio consiste en enviar grupos del cuerpo de la iglesia local, así como de otras iglesias, a la comunidad para informar a los residentes sobre la ubicación de los centros de pruebas del SIDA.

No sólo ayuda a los individuos a que se hagan la prueba y conecta a aquellos que tienen necesidad con un centro de apoyo, si no que ha logrado que haya una respuesta espiritual en algunos de ellos.

“Como iglesia, hemos dado la bienvenida a nuestro cuerpo a miembros de la comunidad que están infectados con el SIDA, y quienes ahora viven para Cristo y están haciendo discípulos,” dijo Holman.

Las iglesias pueden y deben estar involucradas en el ministerio hacia aquellos que tienen SIDA, dijo Holman.

“Creemos que solamente cuando la iglesia se une en asociación con la ciudad y con otras organizaciones, podemos realmente acabar con la epidemia en nuestra ciudad y otras áreas de nuestra nación impactadas con el VIH/SIDA y otras ETS.”

Su consejo para otras iglesias que estén deseando comenzar un ministerio similar: “Comiencen con algo, no importa que sea algo pequeño.”
–30–
Aaron Earls es un escritor independiente residente en Wake Forest, C.N.

Algunas ideas para las iglesias que estén ministrando a las familias que sido diagnosticadas con alguna ETS:

— No les juzguen o condenen.

“Acompáñenlos con compasión y misericordia.” Dr. David Hager, especialista en ginecología y obstetricia y autor de “Women at Risk: The Real Truth About Sexually Transmitted Diseases.”

— Ofrezcan ánimo y apoyo

“La iglesia puede ayudarles a retomar el camino asegurándose que el adolescente y la familia estén conectados con gente que realmente vela por ellos.” Sarah Hughes, Directora Ejecutiva de Casa de Esperanza en Clayton, C.N.
– Ayuden al adolescente a aprender de su error y superarlo.
“Para el adolescente: Eso no te define. Enfócate en quién eres en Cristo, camina en el perdón y sigue adelante.” Sarah Hughes.
*******
Idea para los padres de un adolescente portador de una ETS:

— Asegúrese que esté recibiendo el tratamiento médico apropiado.
“Lo más importante es conseguir el cuidado médico adecuado y luego discutir las maneras para evitar que se repita el comportamiento que dio por resultado la infección.” David Hager.

— Mantenga abiertas las líneas de comunicación.
“Trate a los adolescentes con respeto y sea alguien con quien no temen conversar.” Sarah Hughes.

— Trabaje con los padres del otro adolescente.
“Es importante hablar con la familia del adolescente del sexo opuesto sin avergonzarlos o culparlos.”

— Consiga más ayuda.
“La consejería es un recurso invaluable que puede ser extremadamente útil para manejar este diagnostico.” Sarah Hughes.
*******
5 claves para las estadísticas sobre las ETS

— Los cálculos del CCPE dicen que cada año hay 19 millones de nuevos casos infecciosos en los Estados Unidos.

— Las niñas de entre 15 y 19 años de edad tienen la mayor tasa de gonorrea, comparada con las tasas de cualquier otro grupo demográfico.

— Cada año, 24,000 mujeres en los Estados Unidos quedarán infértiles por no haber recibido el tratamiento médico adecuado para su ETS.

— Los jóvenes adultos, de entre 15 y 24 años, comprenden sólo el 25 por ciento de la población sexualmente activa, pero adquieren casi la mitad de todos los nuevos casos de infecciones de ETS.

— En el 2010, se reportaron más de 1.3 millones de casos de clamidia. Este es el mayor número de cualquier condición que se haya reportado en el año.

FUENTE: Estadísticas del reporte de Vigilancia del Comportamiento Riesgoso entre los Jóvenes del Centro para el Control y Prevención de las Enfermedades y del reporte sobre la Educación para Evitar el Riesgo Sexual: Consideraciones para Proteger la Salud del Adolescente publicado por la Asociación Nacional de Educación sobre la Abstinencia.