- Baptist Press - https://www.baptistpress.com -

“Cada día vienen más y más” mientras los bautistas del sur ministran en la frontera de Texas

BROWNSVILLE, Texas (BP) – Con la actual crisis migratoria a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México empeorando día a día, las iglesias de la Convención de los Bautistas del Sur de Texas (SBTC) y los voluntarios de ayuda en casos de desastre comparten el amor de Cristo al ministrar a los desplazados. Dejando de lado la política y los puntos de vista sobre la inmigración, para quienes sirven a lo largo de la frontera, los problemas que enfrentan son la humanidad y la eternidad.

Para Carlos Navarro, pastor de la West Brownsville Baptist Church (Iglesia Bautista West Brownsville), el alcance ministerial a los migrantes no es nada nuevo. Él y su iglesia han ministrado a los desplazados durante décadas.

[1]
También se ofrecen comidas calientes de McDonald’s, taquerías o pizzerías a los migrantes cerca de la frontera con Estados Unidos. Aquí, el pastor Carlos Navarro les ofrece hamburguesas. Los voluntarios también comparten el Evangelio, a pesar de los desafíos de los protocolos del COVID-19.

Desde que la crisis migratoria se intensificó en el 2019, los Ministerios del Golán de West Brownsville han proporcionado Biblias, alimentos, ropa y asistencia para conocer sus obligaciones legales a más de 8.200 personas que buscan asilo en los EE. UU. Más de 3245 han orado para recibir a Cristo siguiendo sencillas presentaciones del Evangelio.

Antes de la pandemia de COVID-19, la mayor parte del ministerio migrante de West Brownsville ocurría en el campus de la iglesia o al otro lado de la frontera, donde los migrantes esperaban en campamentos e instalaciones de detención en Matamoros.

[2]

Las cosas han cambiado tanto con la pandemia como con el cambiante clima político.

“Es tres veces peor que la última vez”, dijo Navarro al TEXAN. “Estamos viendo más de 200 por día en nuestra parte de Brownsville. Cada día, los funcionarios fronterizos liberan a 200 que se dirigen a la estación de autobuses y de allí van a Nueva York, California, Boston, Florida, Missouri. No muchos se quedan en Texas “.

Vienen hambrientos y, a menudo, desesperanzados. Navarro y sus voluntarios ofrecen esperanza.

Tres veces por semana, los vehículos de West Brownsville traen mochilas donadas llenas de Biblias, calcetines, ropa interior, camisetas (tallas S-XL), cordones de zapatos, toallas, bocadillos empaquetados, agua embotellada, Gatorade, artículos de tocador y paquetes de higiene. Las novedades en los paquetes de regalo de este año son el gel desinfectante para manos y las mascarillas faciales.

[3]
Los voluntarios se reúnen en el campus de West Brownsville para llenar las mochilas a pesar de la pandemia.

Los voluntarios de West Brownsville colocan mesas en la estación de autobuses y distribuyen artículos. Con máscaras y otros protocolos del COVID-19 en vigor, el ministerio ocurre con el mayor distanciamiento social posible. Muchos de los adultos mayores de West Brownsville todavía están esperando las vacunas y no pueden ayudar como en años pasados. Pero el ministerio se hace.

La SBTC y Send Relief, el brazo del ministerio de compasión de los bautistas del sur, han brindado apoyo, según Scottie Stice, director de SBTC Disaster Relief. Corporaciones, organizaciones religiosas e individuos han donado mochilas y toallas. Navarro dijo que pueden usar cualquier cosa, pero no se necesita ropa más grande que la talla XL.

Hasta la pandemia, las instalaciones de West Brownsville funcionaban como un refugio diurno, con comidas, duchas y consejería en la iglesia. Ahora, los voluntarios recogen tacos o pizzas preempaquetados, comprados o donados, para proporcionar una comida caliente a los migrantes en la estación de autobuses que esperan el transporte hacia el norte.

[4]

“Cada día vienen más y más”, dijo Navarro. “La situación es mala. Realmente mala.”

Navarro es consciente de que la inmigración sigue siendo un tema políticamente delicado en ambos lados, pero sabe que las personas que vienen tienen necesidades, independientemente de eso, la más profunda de las cuales es Jesús.

En otras partes de la frontera, los voluntarios de SBTC DR se desplegaron el 24 de marzo para ayudar al Ejército de Salvación en un centro de liberación de inmigrantes en Del Río.

“Estamos trabajando en apoyo de la operación de alimentación del Ejército de Salvación”, dijo Stice. “Los migrantes llegan con pocos o ningún recurso. Se agradece enormemente una comida después de haber sido liberados por las autoridades federales. … Nuestra tarea es ser una bendición dondequiera que encontremos una necesidad “.

Un equipo de dos personas de Rockwall y Texarkana servirá en Del Rio durante las próximas dos semanas.

El grupo ha sido llamado a servir porque el sistema de inmigración está sobrecargado, dijo Stice.