- Baptist Press - https://www.baptistpress.com -

Carolina el Norte ve una explosión de plantaciones de iglesias hispanas

CHARLOTTE, C.N. (BP) — En los últimos siete años, Carolina el Norte ha experimentado una explosión de plantaciones de iglesias hispanas, con 150 nuevas iglesias hispanas. Y el crecimiento no muestra señales de detenerse, incluso en medio de la pandemia del COVID-19.

“Ha habido un despertar espiritual que ha llevado a la plantación de iglesias hispanas por todo el estado,” dijo William Ortega, consultor de plantación de iglesias hispanas con la Convención Estatal Bautista de Carolina del Norte.
Julio Arriola, director ejecutivo de relaciones y movilización hispanas para el Comité Ejecutivo de la Convención Bautista del Sur, felicitó a Carolina del Norte como un modelo para otros estados.
“Aplaudimos el arduo trabajo y la visión de William y su equipo,” dijo Arriola. “El rápido crecimiento de la población hispana en Carolina del Norte y en todos los Estados Unidos nos comunica la necesidad de líderes como él, dispuestos no sólo a orar fervientemente si no también a actuar fervientemente.”
[IMGCAPTION=@align@width] Respetando las normas de distanciamiento social recomendadas por le gobierno, Ortega ha cancelado todo el entrenamiento en persona y lo ha mudado al internet, con juntas en línea a través de la plataforma Zoom.
“Habrá cambios, pero no en cuanto a la movilización de los plantadores de iglesias hispanas,” dijo Ortega.
Ortega, originario de Costa Rica, fue misionero con la Junta de Misiones Internacionales en la Ciudad de México antes de aceptar su puesto en la Convención de Carolina del Norte. Como parte de su trabajo, Ortega creó una estrategia de seis elementos para la plantación de iglesias hispanas: trabajar en equipos, proyectar la visión, movilización, formación/mentoría espiritual, entrenamiento de plantador de iglesias y oración estratégica.
El primer elemento crea equipos de líderes en los niveles estatales, regionales y locales que coordinan y colaboran con pastores, iglesias locales y asociaciones.
“Trabajar con equipos nos ayudará a medir el proceso que estamos haciendo en la plantación de iglesias en cada región y zona,” dijo.
A través de una conferencia anual de plantación de iglesias, retiros para plantadores regionales de iglesias y juntas individuales con pastores (ahora se hacen por internet), Ortega y otros líderes están proyectando la visión de la plantación de iglesias hispanas. La responsabilidad de entrenar y dar mentoría también recae en los líderes estatales, regionales y locales.
“[Queremos] inculcar y compartir agresivamente la visión de la plantación de iglesias en las iglesias locales dentro del estado,” dijo, “… [para] proyectar la visión de Dios de tal manera que motive, inspire y anime a otros a alcanzar el propósito de Dios en el estado para la obra hispana.”
Actualmente hay 25 centros de plantación de iglesias hispanas por toda Carolina del Norte. Los cursos ofrecidos son útiles para los plantadores de iglesias, así como para aquellos llamados a formar parte de un equipo de plantación de iglesias.
Ortega dijo que el estado cuenta con una fuerte cultura de movilización entre sus iglesias hispanas.
“Típicamente no traemos plantadores de iglesias de otros estados,” dijo. “Los plantadores emergen de las iglesias. Cuando los pastores captan la visión, ellos mismos dan nombres de hombres que tienen el potencial de ser plantadores de iglesias. También, durante las conferencias, algunos hombres han sentido el llamado a plantar iglesias.
“Sabemos que sin oración no podemos hacer nada. Podemos tener los mejores planes y las mejores estrategias, pero si no están bañadas en oración, son en vano.”
Para lograr esto, Ortega ha desarrollado un plan de 50 días de oración de intercesión que comienza el Día de la Resurrección y termina en Día de Pentecostés. Durante este tiempo, los plantadores y las iglesias se involucran en caminatas de oración y oración en grupo por su región o su estado.
“Este año, el plan de 50 días en oración comienza el 12 de abril, y no pudiera haber llegado en un mejor momento,” dijo Ortega. “Hemos enviado las guías de oración y estamos animando a los plantadores de iglesias a que se reúnan haciendo juntas vía Zoom, conferencias telefónicas y medios similares. Estamos siendo bombardeados por información aterradora y es importante que el plantador tenga una fuente de ánimo y esperanza.”
La crisis por el COVID-19 ha creado también una oportunidad para que los plantadores de iglesias se familiaricen con los servicios de transmisión a través de internet y las plataformas de redes sociales como YouTube y Facebook.
“No había un programa en español para capacitar a plantadores de iglesias y al crear un proceso se ha marcado una diferencia,” dijo Ortega. “Ya se han plantado iglesias hasta de cuarta generación y eso es algo que denominamos una movilización de iglesias.”
Arriola concordó, enfatizando la importancia de tener un plan.
“Necesitamos aprender a ser estratégicos,” dijo Arriola. “Su estrategia está cambiando sus resultados. Dios está contestando ante su manera extraordinaria de orar, y también Dios está honrando su arduo trabajo y compromiso con la Gran Comisión.”
El reto que queda es alcanzar a más de 1 millón de hispanos en el estado.
La tasa de crecimiento de la población hispana sobrepasa por mucho la tasa de plantación de iglesias hispanas. Aún así, Ortega tiene esperanza.
“Creemos que Dios es el Señor de la cosecha, y confiamos que Él hará crecer Su Reino al levantar líderes y pastores.”