- Baptist Press - https://www.baptistpress.com -

Crece el ministerio para los indigentes en las zonas marginadas durante COVID-19

DALLAS (BP) — Recientemente, la gente que hace fila para recibir comida en Cornerstone Baptist Church en el deteriorado sur de Dallas no habían podido ducharse en un mes y no tenían un lugar para vivir mientras la ciudad de Dallas obedece la orden de ‘refugio en casa.’

Avanzando en la fila mientras guardan seis pies de distancia, cada uno recibió una comida caliente por parte de los voluntarios de la iglesia quienes usaban equipo de protección. Después, los indigentes regresaron a las calles bajo condiciones insalubres.

“Nuestros números se han duplicado durante las últimas dos semanas porque muchos lugares que estaban alimentándolos ahora están cerrados,” dijo el pastor Chris Simmons, de Cornerstone. “Siendo honesto contigo, ayer, ver que los indigentes no habían podido tomar un baño en casi un mes … nos rompió el corazón, así que estamos intentando ver la manera de poder permitirles que vengan a tomar una ducha.”

Cornerstone sirve a los indigentes seis veces por semana, ofreciendo dos comidas cada domingo y comidas diarias cada martes, miércoles, jueves y sábado. Durante la semana pasada, Cornerstone sirvió casi 450 comidas en cada ocasión. La iglesia también ofrece una lavandería gratuita como un servicio esencial exento de la orden de quedarse en casa dada por el condado de Dallas, pero el closet de donación de ropa de la iglesia y el servicio de duchas bisemanal ahora están cerrados.

[1]

Para la población indigente, piensa Simmons, la carga de la pandemia de COVID-19 es la vida normal.

“Yo creo que ellos han vivido en peligro cada día de sus vidas,” dijo Simmons. “Creo que están preocupados, pero creo que su vida diaria ya es una batalla. Y creo que lo que pasa ahora es que el mundo entero se está dando cuenta de lo que ellos pasan a diario.”

Diez iglesias de la Asociación Bautista de Dallas (DBA) se están uniendo a Cornerstone para servir a la comunidad indigente durante la pandemia de COVID-19, incluyendo a Park Cities Baptist Church en Dallas. Pero la creciente necesidad entre los indigentes se presenta cuando los ingresos de Cornerstone han bajado 75 por ciento, dijo Simmons. En el 2019, según el Perfil Anual de la Iglesia de la Convención Bautista del Sur, la congregación tenía un promedio de 750 asistentes el domingo y una membresía general de 1,700.

Con la iglesia cerrada para servicios congregacionales durante la pandemia, los servicios de alabanza se transmiten por Facebook Live y han atraído a una mayor audiencia, dijo Simmons, pero añadió que muchos miembros son ancianos y no están acostumbrados a ofrendar por internet. Muchos de los miembros de Cornerstone trabajan en el sector de servicios y ventas y están sufriendo pérdidas en sus trabajos o desempleo. Simmons agradeció a Dios que la iglesia estaba preparada para un reto financiero como este.

“Alabado sea Dios, yo viví en el 2008 cuando … pasamos por la recesión,” dijo Simmons, “y me propuse que si alguna vez pasábamos por [un evento] como ese otra vez, queríamos asegurarnos de tener ahorros. Así que siempre hemos intentado ser frugales en nuestros gastos. Hemos tenido que usar nuestros ahorros, pero estamos agradecidos de tenerlos.

“Ahora bien, si esto se alarga, entonces sí vamos a sentir el golpe.”

Simmons dijo que no estaba familiarizado con los detalles de la propuesta de ley de estímulo CARES, aprobado la semana pasada por el Congreso, pero estaba investigando las oportunidades provistas por la legislación para aliviar la presión financiera en las iglesias y otras organizaciones sin fines de lucro.

[2]

Park Cities Baptist Church está ayudando a Cornerstone a proveer comidas calientes los martes a través de un restaurante de barbacoa cuyo dueño es un miembro de Park Cities, según dijo Damon Berry, pastor de misiones de Park Cities. A partir del 7 de abril, dijo Berry, la iglesia comenzará a ofrecer almuerzos empacados individualmente cada martes.

“Se ha vuelto más difícil para los indigentes encontrar los recursos que necesitan, más difícil para los ministerios encontrar los recursos que necesitan proveer a los indigentes,” dijo Berry, “porque sus cadenas de provisión son limitadas comparado con lo que tenían normalmente … Ya que las tiendas están vendiendo más de sus productos, y menos productos van a las organizaciones sin fines de lucro que de otra manera ellos distribuirían.”

Los refugios para indigentes tienen menos capacidad debido a las reglas del distanciamiento social y el Centro de Convenciones Kay Bailey Hutchinson está recibiendo a quienes no tengan alojamiento esa noche. Las personas indigentes deben salir del centro convenciones diariamente, regresando en las noches. Muchos duermen en tiendas de campaña, carros o edificios vacíos, dijo Simmons.

De los 25,000 indigentes en Texas, cerca de 4,500 viven en Dallas y unos 1,600 son considerados sin alojamiento, dijo la Alianza de Indigentes del Área Metropolitana de Dallas en marzo, con base en números de enero. El medio millón de indigentes en los Estados Unidos figura entre los más vulnerables mientras aumenta la tasa de mortalidad del COVID-19.

El virus ha causado la muerte de unas 6,700 personas en los Estados Unidos, de entre las 267,000 personas infectadas, según reportó el Centro de Recursos John Hopkins para el Coronavirus. En Texas, el COVID-19 ha infectado a unos 5,500 y causado la muerte de casi 100. El total de las víctimas en Dallas se acerca a las 20.