fbpx
Articulos en Español

Creyentes mestizos motivan una pasión “fanática” por el discipulado


NOTA DEL EDITOR: En el otoño pasado, la Junta de Misiones Internacionales publicó el Informe estadístico anual 2007, el cual provee un reporte de cómo Dios continúa su obra alrededor del mundo. Esta historia explora de cerca las vidas que han sido transformadas por la labor de los misioneros Bautistas del Sur y sus socios bautistas en el extranjero.

RICHMOND, Va. (BP)–Diez diplomas enmarcados forman una fila en las tablillas de madera de una casa en Guayaquil, Ecuador. La luz del sol penetra en las paredes agrietadas de esta choza con techo de hojalata, donde los marcos dorados parecieran estar fuera de lugar.

Pero para Mónica y Medardo, estas piezas de papel representan su trayectoria espiritual: su bautismo, discipulado y compromiso a un matrimonio cristiano. Pronto agregarán otro certificado en la pared: uno por la plantación de una iglesia en su hogar.

La pareja y sus diplomas representan un esfuerzo de discipulado intensivo en Guayaquil llamado COSECHA. Guy y Linda Muse, oriundos de Texas y misioneros de la Junta de Misiones Internacionales, supervisan a un equipo de creyentes locales y trabajan con una red de 100 iglesias en medio de los guayas mestizos.

“Hemos entrenado a personas que han trabajado y han ido a ganar almas para Cristo, y lo siguen haciendo,” dice Muse. “Lo llamamos nuestra red de iglesias en casas guayas”.

“Algunas iglesias son tradicionales, otras son iglesias en casas — pero estas son personas con quienes trabajamos y nos relacionamos”.

Muse admite ser un poco “fanático” en cuanto al discipulado en medio de los mestizos. Durante más de 20 años, él y su esposa han vivido y ministrado en medio de esta etnia de 3,3 millones en Guayaquil, justo al norte de la frontera peruana.

“Comenzamos COSECHA en el año 2000, y ha sido ensayo y error,” afirma.

“Seguimos aprendiendo cosas, adaptando, cambiando, modificando, actualizando — hasta llegar a lo que hoy tenemos, con lo cual nos sentimos muy a gusto”.

Según el Informe estadístico anual 2007 de la IMB, 3.162 nuevos creyentes en Ecuador están involucrados en discipulado, y se iniciaron 43 iglesias nuevas. En el mundo entero, hay más de 1,2 millones de miembros de iglesia involucrados en discipulado. De ellos, 567.413 son nuevos creyentes.

Por medio del sostenimiento a los Bautistas del Sur, la Ofrenda de Navidad Lottie Moon ayuda a enviar misioneros, como los Muse, para animar y entrenar a los creyentes locales alrededor del mundo. Debido a estas contribuciones, más nuevos creyentes participan en el discipulado y ayudan a plantar iglesias.

Para Guy Muse, la plantación de iglesias se resume a: un seguimiento rápido, el bautismo, y a cultivar un esfuerzo de discipulado. Lo explica de la siguiente manera: si él o uno de sus compañeros de equipo llevan a alguien a Cristo hoy, dentro de 48 horas alguien comenzará a guiarlo por la primera lección de discipulado.

“Nos sentamos con el nuevo creyente, le ayudamos a elaborar su propia lista de familiares y amigos que no conocen al Señor,” comenta. “Luego le enseñamos a orar por la salvación de ellos”.

Durante las primeras semanas de discipulado individual, el equipo insta a los nuevos creyentes a invitar a sus familiares y amigos a unirse a ellos en el estudio bíblico. Al cabo de 8 a 10 semanas, se debería formar un nuevo grupo.

“Así se inician las iglesias en casas en Guayaquil,” explica Muse.

“¿En realidad la plantación de iglesias debería ser más complicada que eso? pregunta. “Si hacemos nuestra parte, Jesucristo promete hacer la suya y edificar su iglesia”.

Uno de los desafíos más grandes que Muse y su equipo han encontrado es convencer a las personas de cambiar su vida rutinaria de iglesia para ministrar fuera de lo que estamos acostumbrados. Muchos creyentes enfatizan el hecho de asistir a la iglesia, en lugar de hacer discípulos, a esto se refiere Muse al hablar de “iglesianismo”.

“La mayoría de las iglesias tradicionales con las que nos relacionamos simplemente no pueden superar el desafío de vivir su cristianismo fuera de las cuatro paredes del edificio de su templo,” sostiene Muse.

“Es mucho más fácil y conveniente simplemente asistir a la iglesia. Pero eso no es para nada lo que entendemos que dice el Nuevo Testamento. Dice que vayamos y hagamos discípulos”.

Para leer más historias y reportes de la obra en Guayaquil, visite hispanos.imb.org. Para leer más historias sobre misiones en otras partes del mundo, visite commissionstories.com.
–30–
FOTOLEYENDA / ENLACES:

HAGAMOS DISCÍPULOS –Guy Muse, a la derecha, conversa con dos creyentes locales que participaron en una clase de entrenamiento de discipulado. Durante más de 20 años, Muse y su esposa, Linda, han vivido y ministrado en medio de los 3,3 millones de guayas mestizos en Guayaquil, Ecuador. Por medio de un esfuerzo de discipulado intensivo, Muse espera que nuevos creyentes lleven su fe más allá de las paredes de la iglesia. (IMB) FOTO

ENLACE BP: http://media1.imbresources.org/files/46/4604/4604-24678.jpg
http://media1.imbresources.org/files/46/4604/4604-24680.jpg
http://media1.imbresources.org/files/46/4604/4604-24681.jpg

    About the Author

  • Por Shawn Hendricks