- Baptist Press - https://www.baptistpress.com -

Dejen de robarle a mi suegra

[1]

ONTARIO, Calif. (BP) – Mi suegra es una fiel bautista del sur de 88 años que vive de unos ingresos fijos en un modesto centro de jubilados. Ama al Señor, su iglesia y a los bautistas del sur. Toda la vida ha sido defensora del Programa Cooperativo y entiende que, como miembro contribuyente de una iglesia bautista del sur, es una financiadora principal del Seminario Gateway. Ella refleja esa comprensión cuando a menudo pregunta: “¿Cómo va mi seminario?”

Mi suegra no es una persona rica. Su donación mensual a su iglesia es un generoso porcentaje de sus ingresos, pero no estaría en la lista de grandes donantes de nadie. Sin embargo, su tipo de donación es la columna vertebral del Programa Cooperativo. Este ingenioso mecanismo de financiación no depende de unos pocos peces gordos para financiar nuestro trabajo. Depende de millones de personas que dan pequeñas cantidades que, sumadas, marcan una gran diferencia. Decenas de millones se destinan a las misiones, al ministerio, a la educación y a otras causas porque los bautistas del sur leales hacen miles de pequeñas donaciones constantemente.

En cada orientación de nuevos estudiantes en Gateway, hago una presentación sobre el Programa Cooperativo y su impacto en nuestros estudiantes. Como parte de esa presentación, cuento la historia de mi suegra y luego digo algo así:

“Si están recibiendo una matrícula con descuento en Gateway debido al Programa Cooperativo, tienen la obligación de promover el Programa Cooperativo y pagarlo a la siguiente generación. A medida que ganen influencia como líderes de iglesia, es su responsabilidad contribuir a la siguiente generación de la manera en que una generación anterior ha invertido en ustedes.

Si piensas de manera diferente, escucha con atención. Si piensas: ‘El Programa Cooperativo es una burocracia anticuada y no pienso promoverlo en el futuro,’ entonces ten la integridad de dejar de recibir el beneficio del Programa Cooperativo ahora. Renuncia a la tasa de matrícula del Programa Cooperativo para los estudiantes bautistas del sur y paga el precio completo.

[2]

Ven, mi suegra, y millones de bautistas del sur leales como ella, cuentan con ustedes como sus futuros líderes de la iglesia. Están invirtiendo en ustedes, manteniendo el precio de su educación lo más bajo posible, para que puedan convertirse en ministros o misioneros. También cuentan con ustedes para llevar la bendición a las generaciones futuras.

Si no piensan hacerlo, muestren algo de integridad. ¡Dejen de robarle a mi suegra! Dejen de tomar del Programa Cooperativo y paguen la tarifa completa de la matrícula, a menos que se comprometan a promoverlo como un mecanismo principal de donación a las misiones en el futuro.”

Este discurso suele sobresaltar a un grupo de nuevos estudiantes. No están acostumbrados a un discurso directo sobre la financiación de la denominación. Podría preocuparles que este enfoque directo desaliente el interés y la lealtad al Programa Cooperativo. En realidad ocurre lo contrario. En casi todas las orientaciones para nuevos estudiantes, los alumnos se acercan a mí en el descanso después de mi discurso y me agradecen que haya sido sincero con ellos. A menudo me preguntan cuál es la mejor manera de dirigirse a los líderes de su iglesia para aumentar sus donaciones al Programa Cooperativo. Y esta es la respuesta más interesante: los estudiantes que no pertenecen a la SBC piden orientación sobre cómo su iglesia puede empezar a dar a través de este increíble mecanismo de financiación de las misiones.

Aunque no sean estudiantes nuevos en Gateway, es probable que se hayan beneficiado del Programa Cooperativo. Si han pagado la matrícula con descuento en un seminario de la SBC, han asistido a una universidad bautista financiada por el PC, han sido parte de una plantación de iglesias de la NAMB apoyada por el PC, han participado en un viaje misionero para ayudar a un misionero de la IMB dependiente del PC, han obtenido nuevos conocimientos en un evento de capacitación de la convención estatal financiado por el PC, han enviado a sus hijos a un campamento bautista del sur, han confiado a sus jóvenes adultos al BCM en una universidad, o han disfrutado de los beneficios de cualquiera de estos como miembros de una iglesia bautista del sur, ustedes han sido receptores directos del Programa Cooperativo. Por lo tanto, tienen la obligación de retribuirlo asegurándose de que existan las mismas oportunidades para la próxima generación. Si toman del Programa Cooperativo, tienen la obligación de darle a él también – incluso más generosamente de lo que han recibido.

Tenemos una generación menguante que construyó y sostuvo el Programa Cooperativo. Tenemos una generación emergente que ha sido bendecida por la generosidad de la generación anterior. Si ustedes son líderes emergentes, ahora es su turno de utilizar esta increíble herramienta de financiamiento para asegurar la fortaleza financiera de las misiones, el ministerio y la educación de los bautistas del sur en todo el mundo. La generación anterior quiere que ustedes disfruten de su generoso apoyo, pero también que extiendan esa bendición a las generaciones futuras.