fbpx
Articulos en Español

El alcalde de Los Ángeles estudia la creación de zonas de seguridad en los lugares de culto tras las protestas en una sinagoga

Eldar Avital, de 12 años, izquierda, se une a partidarios proisraelíes para condenar una protesta violenta que ocurrió durante el fin de semana frente a la sinagoga Adas Torah, mientras miembros de la comunidad judía se reúnen en el Centro Simon Wiesenthal, el lunes 24 de junio de 2024, en Los Ángeles. (Foto AP/Damián Dovarganes)


LOS ANGELES (RNS) — La alcaldesa de Los Ángeles, Karen Bass, declaró el miércoles 26 de junio que está estudiando la idea de establecer zonas de seguridad alrededor de los lugares de culto en respuesta a la protesta propalestina que tuvo lugar el domingo en una sinagoga pero dijo que la imposición de normas sobre las máscaras en las manifestaciones públicas – en este momento – probablemente no se sostendría en los tribunales.

Hubo manifestantes propalestinos que llevaban la cara cubierta el domingo, y el lunes, en una rueda de prensa, Bass dijo que examinaría una serie de cuestiones, como la exigencia de permisos para las protestas y la regulación de “las personas que llevan máscaras en las protestas”.

El apoyo a la restricción de cubrirse la cara en las protestas se produce en un momento en que los legisladores estatales quieren criminalizar las máscaras -mediante el uso de leyes antiguas- en respuesta a las protestas propalestinas, según un análisis del Washington Post.

“Me comprometí a hacer un seguimiento con nuestro abogado de la ciudad sobre este tema con la posibilidad de que podamos hacer una ordenanza. En este momento, no creemos que resista el escrutinio judicial, pero seguimos estudiándolo”, declaró Bass durante una reunión informativa sobre seguridad celebrada el miércoles con la Alianza Judía de Seguridad.

Bass no dio más detalles sobre cómo serían las zonas barrera.

Entre los asistentes a la reunión estaban el rabino Noah Farkas, presidente de la Federación Judía de Los Ángeles; Jeffrey Abrams, director regional de Los Ángeles de la Liga Antidifamación; y Aubrey Farkas Harris, del Servicio de Seguridad Comunitaria. Steve Lurie, comandante de la policía de Los Ángeles, también estuvo presente, así como Jesse Gabriel, asambleísta de California, y Katy Yaroslavsky, concejala de Los Ángeles, que hablaron sobre la obtención de fondos para proteger los lugares de culto de la ciudad.

La convocatoria del miércoles se produce tres días después de que un duelo de protestas -entre manifestantes propalestinos y partidarios de Israel- se saldara con altercados y una detención frente a la sinagoga Adas Torah, en el barrio de Pico-Robertson, de mayoría judía, según Associated Press.

El presidente Joe Biden, el gobernador Gavin Newsom, Bass y otros líderes condenaron la violencia y dijeron que atacar un lugar de culto era inexcusable. “Intimidar a los fieles judíos es peligroso, inconcebible, antisemita y antiestadounidense”, dijo Biden en una declaración en X.

Los grupos Voz Judía por la Paz, IfNotNow LA y el Movimiento Juvenil Palestino han salido en apoyo de los manifestantes propalestinos, que según ellos no tenían la sinagoga como objetivo, sino que se manifestaban contra un evento inmobiliario celebrado dentro de la sinagoga que promocionaba “todos los mejores barrios anglosajones de Israel”. El Movimiento Juvenil Palestino celebró una rueda de prensa el martes 25 de junio frente al Ayuntamiento de Los Ángeles y afirmó que los manifestantes propalestinos también fueron objeto de violencia.

Abrams, en la sesión informativa del miércoles, dijo que a pesar de la estrecha relación entre la Alianza Judía de Seguridad y los líderes de la ciudad, “no significa que no seamos críticos y que no podamos hacer más”.

En cuanto a la postura del alcalde sobre la regulación de las máscaras, Farkas dijo: “Vamos a probarlo”.

“No es algo de lo que debamos tener miedo, y debemos exigirles responsabilidades (a los dirigentes municipales) para intentar llevarlo al límite”, dijo Farkas.

Lurie, que es el enlace judío de la policía de Los Ángeles, dijo que la policía estaba al tanto del evento del domingo, así como de los manifestantes que planeaban estar allí, pero “nuestras estimaciones de cuántos, y el nivel de fuerte crítica que predijimos, no eran correctos”, dijo. También dijo que ha aumentado el número de coches de policía que vigilan el barrio.

Durante la sesión informativa, algunos expresaron su frustración por el hecho de que no se hubieran producido más detenciones el domingo. Lurie dijo que la policía debe “encontrar un equilibrio entre la protección de la Primera Enmienda y la disuasión o detención de actividades ilegales”. También señaló que la policía estaba revisando las grabaciones de vídeo del domingo para “evaluar y aprender de la posibilidad muy real de que tal vez hubo algunas oportunidades perdidas allí para detener a algunas personas”.

Lurie señaló que bloquear la entrada a cualquier negocio es ilegal en Los Ángeles, pero dijo que no existe un “código municipal especial para los lugares de culto”.

“El acto de bloquearlo, para mí, me parece que nos estamos adentrando en un terreno en el que esa acción concreta podría considerarse un delito de odio. Vamos a estudiar cuáles podrían ser los criterios de archivo para ello”, dijo Lurie.


De Religion News Service, suministrado por The Associated Press. No puede volver a publicarse.