- Baptist Press - https://www.baptistpress.com -

El panorama de la música eclesiástica se reorganiza a medida que cierran las grandes editoriales

[1]

NASHVILLE (BP) – Cuando anunció el mes pasado que cerraría, Brentwood Benson se convirtió en la última de una serie de importantes editoriales de música eclesiástica que cerraron sus puertas. El año pasado fue testigo de la quiebra de Lorenz Corp., que había comprado el gigante de música coral Word Music en el 2017. Después, hace unos meses, Lifeway envió su última caja de nuevas ofrendas corales para las iglesias.

Si bien varias empresas todavía ofrecen copias impresas de partituras, el panorama se ve muy diferente al de hace unos años. Y si la industria editorial de música religiosa había experimentado un paso o dos de declive en el siglo XXI, la pandemia de COVID-19 la redujo toda una octava.

“Creo que COVID probablemente fue el último clavo en el ataúd para muchos de nuestros editores porque de repente no se reunieron los coros, no había necesidad de música nueva, los compositores estaban sentados a un lado sin nada que hacer”, dijo Kenny Lamm, estratega de ministerios de adoración para la Convención Estatal Bautista de Carolina del Norte.

El líder de alabanza Kirk Kirkland, quien también ha trabajado como arreglista y vocalista de grabación tanto para Lifeway como para Brentwood Benson, dijo que los cierres son un duro golpe para las iglesias pequeñas que no tienen personal de música a tiempo completo o mucho tiempo para ensayar. La serie Ready to Sing de Brentwood Benson ha sido un elemento básico durante mucho tiempo para los coros de iglesias pequeñas.

“[Era] uno de los mejores recursos de música eclesiástica del mercado, y sus ventas lo demostraron”, dijo Kirkland, líder de alabanza de la Iglesia Bautista Judson en Nashville. “Para que eso desaparezca, sé que va a impactar a la iglesia. … ¿Dónde van a conseguir lo que necesitan? Hay otras editoriales que existen, pero esos lugares a los que esas iglesias tradicionalmente han ido para obtener lo que necesitan están desapareciendo rápidamente”.

[2]

Daniel Semsen es uno de los pocos editores pequeños e independientes que intentan llenar este vacío. Él y su esposa Christy habían estado creando nuevos productos para Word Music cuando se enteraron el año pasado de que la empresa matriz de Word se declaraba en quiebra y su contrato había terminado. Semsen, líder de alabanza en Village Church en Burbank, California, sabía que las iglesias aún necesitarían los productos que ofrecen estas compañías, por lo que fundó Semsen Music, una editorial solamente digital, donde las iglesias pueden descargar e imprimir sus propias copias.

“Nos importa el coro, la manera en que el coro de la iglesia da la oportunidad a las personas de pertenecer a un lugar, de que las personas se unan en la adoración. Esa es nuestra pasión y nuestro corazón”, dijo Semsen.

“Queremos entrar en este espacio donde estaban estos editores gigantes para poder proporcionar recursos a personas como nosotros.

“Tenemos un gran amor por al coro. No queremos que desaparezca. Necesitamos nueva música. No queremos simplemente obtenerlo de Praisecharts o usar música antigua. Queremos música bien elaborada que se ajuste a un determinado propósito. Música tipo interpretación. No solo la armonía de cuatro partes de una canción de adoración. [Piezas] como las que Word y Lifeway y Brentwood Benson han estado ofreciendo durante décadas “.

El director de Lifeway Worship, Brian Brown, dijo que los cambios son inevitables.

“Brentwood Benson sirvió en gran medida a iglesias pequeñas y medianas, y muchas de ellas entraron en COVID con coros, y están saliendo de COVID sin coros”, dijo Brown.

Citó un estudio de la Universidad de Duke que muestra que para el 2012, menos de la mitad de todas las iglesias tendrían un coro, un número que solo se ha reducido desde entonces.

“[Lifeway está] haciendo mucho, mucho menos en el espacio coral, porque la práctica de la iglesia ha cambiado”, dijo Brown. “Tenemos que enfocar nuestros recursos para servir a la mayoría de las iglesias con los recursos limitados que tenemos”.

Sin embargo, no es que Lifeway haya dejado de proporcionar coros por completo.

La gente está usando coros como grandes equipos de alabanza, dijo Brown. Así que Lifeway ha comenzado a agregar líneas de notas para bajo a las listas vocales de las canciones de adoración para que puedan ser utilizadas por grupos de cuatro partes. Y Lifeway continuará publicando piezas específicamente para coro, pero será solo en formato digital, sin producto físico. Las iglesias tendrán que descargar e imprimir las partituras por sí mismas, o entregar una tableta a cada cantante, algo que Brown dijo es una tendencia pequeña pero creciente.

Adquirir música digitalmente ya era algo común, pero se aceleró durante la pandemia. Ahora es la norma, dijo Brown, y agregó: “Las iglesias que se habían resistido han tenido que aceptarla”.

Independientemente de las tendencias, todas las personas con las que Baptist Press habló para esta historia dijeron que un coro puede ser una parte efectiva de un servicio, atrayendo a la congregación a la adoración.

“Pienso en las personas que entran a la iglesia y ven a cinco hermosos jóvenes dirigiendo la adoración”, dijo Samsen. “Creo que tal vez haga falta una conexión allí. A diferencia de entrar a una iglesia y ver allí a 40 o 100 personas de diferentes edades y orígenes. Todos los diferentes tipos de culturas adorando juntos. Ves a un joven de 15 años adorando con una persona de 75 años. … Personas que se ven completamente diferentes unas de otras, adorando juntas. Creo que es poderoso. … La gente tiende a unirse para cantar con la gran masa de gente que ya está cantando en el escenario. El coro es una parte importante de la adoración porque les dice a todos, ‘vengan y canten con nosotros’”.

Kirkland, que usa el término “equipo de adoración para el grupo grande” en lugar de “coro”, dijo que presentar a todo tipo de personas en el grupo es parte integral de la adoración en Judson.

“Quien está en la plataforma debe reflejar a la congregación”, dijo Kirkland. “Todos los que están sentados deberían poder ver a alguien que se parezca a ellos en la plataforma”.

Lamm está de acuerdo en que hay algo único e insustituible que un coro puede agregar. Organizó un coro masivo para una de las sesiones de la reunión anual de la Convención Bautista del Estado de Carolina del Norte el otoño pasado y dijo que el servicio fue “una de las mejores noches de adoración que he experimentado”, y agregó que marcó el tono para el resto de la reunión.

“Alguien dijo que cuando entraron, pudieron sentir la presencia del Espíritu de Dios”, dijo. “Trabajé con [el coro] en aprender a adorar a Dios con todo su ser y no solo del cuello hacia arriba. Fue una transformación asombrosa. Esto se derramó aún más en la congregación para así encender ese fuego de la adoración”.