fbpx
Articulos en Español

El terremoto del 2010 en Chile: ‘Lo vi venir’


SANTIAGO, Chile (BP) —Desde su apartamento en el 14º piso, Elliot Baze* miró por la ventana lo que normalmente es una vista hermosa de Santiago de Chile, y las Montañas de los Andes a su alrededor. Pero el horizonte se veía muy distinto esa noche. La electricidad se había ido — algo muy extraño en Santiago en ese tiempo — así que la única luz disponible era la de la luna llena.

“Luego, después de un lapso de 4 segundos, lo vi venir,” recuerda Baze, un misionero de la Junta de Misiones Internacionales, IMB, en Santiago, la capital de Chile.

“Había un brillo de explosiones que seguía acercándose más y más con mucha velocidad… y yo podía ver el movimiento de los edificios en la distancia. Entonces supe lo que habría de pasar. Dije ‘¡Oh, no!’ y en ese momento nos golpeó con furia.”

Mientras uno de los terremotos más fuertes que se hayan registrado golpeaba su edificio, Baze y su esposa Michelle* temían por sus vidas. “Pensé que el edificio estaba llegando a sus límites estructurales… Por unos 30 segundos pensamos que iba a colapsarse como el World Trade Center o solamente caerse. Realmente pensamos que íbamos a morir,” recuerda Baze. “[El terremoto] duró unos 90 segundos.”

Entonces, mientras intentaban evacuar, se dieron cuenta que estaban atrapados. La puerta del frente de su apartamento estaba atorada, bloqueando su única salida. La pareja empezó a desatornillar las bisagras de la puerta para poder quitarla y la empujaron hacia el pasillo con la ayuda de sus vecinos.

“Nunca lo hubiéramos logrado sin su ayuda,” dijo Baze.

Para algunos de los 61 misioneros de la IMB y sus 29 hijos, quienes estaban en Chile el 27 de febrero del 2010, los recuerdos de un temblor de magnitud 8.8 siguen agitando sus emociones incluso un año después. Muchos de los misioneros de la IMB en Chile habían estado en el país por menos de un año, algunos tan sólo un mes. Pero, con la ayuda de las oraciones y el apoyo financiero de los bautistas del sur, los misioneros de la IMB en Chile –asociados con los bautistas chilenos- rápidamente comenzaron a suplir las necesidades de los sobrevivientes del temblor.

Los esfuerzos de rescate de los bautistas duraron siete meses, involucrando más de 15 equipos de voluntarios bautistas del sur que trabajaron principalmente en construcción y distribución de alimentos por toda la zona del terremoto. Los voluntarios provenientes de Alabama, Arkansas, California, Connecticut, Carolina del Sur y Texas sirvieron junto con los misioneros y los cristianos chilenos en el esfuerzo de rescate.

Además, el psicólogo Dick Price, misionero de la IMB en Chile, quien anteriormente sirvió 20 años en la Fuerza Aérea de los EE UU, entrenó a 3,000 chilenos para usar las técnicas de consejería en tiempos de crisis y así ayudar a los sobrevivientes del terremoto a manejar el trauma causado por el desastre. Entre los voluntarios capacitados por Price estaban unos 40 profesionistas médicos chilenos y cerca de 500 empleados chilenos de la Fuerza Aérea, Milicia, policía e investigadores. También coordinó las sesiones de desahogo por el estrés de un trauma para más de 1,000 chilenos afectados por el desastre.

Al reflexionar sobre la manera en que Dios ha usado a los bautistas durante el año después del temblor, los misioneros de la IMB recuerdan a los bautistas del sur que sigan orando por los chilenos que todavía sufren debido al desastre.

“Muchos chilenos siguen viviendo en refugios temporales. Muchos perdieron sus casas y sus negocios. Muchos todavía no han encontrado un empleo. Oren por las familias que siguen sufriendo un trauma, la gente que todavía no vive una vida normal,” dijo Karen Clark, misionera de la IMB, cuyo esposo Charles coordinó el esfuerzo de rescate de los bautistas del sur en Chile. “Oren para que Dios provea los recursos que se necesitan para reconstruir sus vidas.”

Los Clark también pidieron a los bautistas del sur que oren por algunas de las congregaciones chilenas bautistas que perdieron sus iglesias en el terremoto. “Oren para que Dios les ayude a encontrar los medios para reconstruirlos mientras siguen ministrando a su comunidad,” dijo Charles Clark.
–30—
— Los nombres han sido cambiados. Esta historia le sigue a un reporte inicial publicado en Baptist Press en Español (http://www.bpnews.net/BPnews.asp?ID=34736) marcando el primer año desde que sucediera el terremoto en chile el 27 de febrero del 2010. María Elena Baseler es una escritora de la IMB residente en Latinoamérica. Tristán Taylor, también un escritor de la IMB residente en Latinoamérica, y contribuyó a esta historia. Las iglesias que se interesen en ayudar a Chile pueden contactar a Jerry y Paula Bowling, conectores catalíticos de la IMB para Chile, escribiendo a [email protected]

    About the Author

  • Por María Elena Baseler