fbpx
Articulos en Español

ELECCIONES 2008: Una propuesta de ley mantendría la legalidad del aborto incluso si se derogara Roe vs Wade


WASHINGTON (BP)–Por años, los antiabortistas han sostenido sus miradas en cambiar a la Suprema Corte de los EE UU, con la esperanza de que al alinear unos jueces conservadores se pudiera derogar Roe vs Wade, el fallo que en 1973 legalizó el aborto a nivel nacional.

Pero ¿qué tal si algún día la Suprema Corte deroga Roe vs Wade, y el aborto sigue siendo legal de todas maneras?

Ese es el objetivo detrás de la Ley de la Libertad de Elección, una propuesta de ley en la Cámara y en el Senado la cual aseguraría que el aborto siga siendo legal incluso si algún día se deroga Roe vs Wade en la Suprema Corte del país. Igual de problemática para la causa a favor de la vida, la propuesta de ley llevaría al derrocamiento de casi todas las restricciones del aborto que hay en los libros, incluyendo la prohibición federal de los abortos de nacimiento parcial así como las leyes de notificación a los padres y los periodos de espera. Además, casi seguro forzaría al público a financiar el aborto a voluntad.

La propuesta de ley pudiera sonar muy amplia e incluso exagerada para los conservadores sociales, pero aún así tiene una oportunidad legítima de ser aprobada — si no lo logra en esta sesión del Congreso, entonces será en la próxima.

Fue presentada por primera vez en el Congreso en 1989 y parecía estar a punto de ser aprobada cuatro años después cuando el Presidente Clinton — quien la había apoyado durante su campaña — asumió el cargo. Pero nunca salió del Congreso y por los últimos 15 años no ha tenido una verdadera oportunidad de tener éxito sino hasta ahora.

La propuesta de ley en el Senado (S. 1173) tiene 19 copatrocinadores, mientras que la propuesta de ley en la Cámara (H.R. 1964) tiene 109 copatrocinadores. Ambas propuestas de ley fueron presentadas el 19 de abril del 2007 — un día después de que la Suprema Corte sostuviera la prohibición federal del aborto de nacimiento parcial.

“La atención siempre se enfoca en los nombramientos de la Suprema Corte y en las posibilidades de derogar Roe vs Wade,” dijo a Baptist Press Douglas Johnson, director legislativo para National Right to Life. “Pero el Congreso, al adoptar algo así, provocaría un corto circuito en todo el proceso. Roe vs Wade casi se convertiría en algo irrelevante.”

Johnson la llama la pieza legislativa más radical a favor del aborto que él jamás haya visto.

La propuesta declara que “cada mujer tiene el derecho fundamental de elegir dar a luz a un hijo” y “ponerle fin a un embarazo” y que “un gobierno” — es decir, el gobierno federal o cualquier gobierno estatal o local — no puede “negar o interferir con el derecho de una mujer para elegir (A) tener un hijo; (B) ponerle fin al embarazo antes de ser viable; o (C) ponerle fin al embarazo después de ser viable cuando sea necesario para proteger la vida o salud de la mujer.”

El vocabulario en la propuesta que aparentemente forzaría a los contribuyentes a pagar por abortos a voluntad declara que un gobierno no debe discriminar a las mujeres “en la regulación o provisión de beneficios, instalaciones, servicios o información” acerca del aborto. Se presume que el vocabulario se aplicaría a Medicaid y hospitales militares.

“Es una medida muy extrema,” dijo Johnson. “Es una propuesta de ley que legalizaría de nuevo el aborto de nacimiento parcial, forzando a los contribuyentes a pagar por abortos a voluntad y virtualmente invalida toda limitante al aborto a nivel estatal y federal. Estos efectos radicales a favor del aborto continuarían incluso si se deroga Roe vs Wade, ya que la propuesta de ley realmente está completamente desconectada de ella.

“El ‘interferir con’ se trata del vocabulario más amplio que pudieras encontrar. No sólo cubre la prohibición del aborto — cubre cualquier tipo de barrera, cualquier tipo de impedimento, cualquier tipo de tardanza. Así que, claramente, ‘interferir’ sería algo que la corte ha sostenido con Roe vs Wade, tal como los breves periodos de espera. No hay distinción entre los menores de edad y los adultos, y claramente todos los procedimientos requeridos para notificar a los padres con un pase judicial o sin él, serían inválidos bajo esta ley.”

Las palabras de Johnson pudieran sonar simplemente como la terrible predicción de un partidario a favor de la vida, pero los abortistas que apoyan la propuesta reconocen que no sólo “codificaría” Roe vs Wade sino que también conllevaría a la anulación de las restricciones estatales y federales sobre el aborto. Planned Parenthood, el mayor proveedor nacional de abortos, declara en su página en internet que la Ley de la Libertad de Elección “invalidaría las leyes actuales y futuras que interfieran con o discriminen en contra” del aborto legalizado. La Organización Nacional para las Mujeres — la cual apoya la propuesta de ley — dice en su página de internet que la propuesta de ley “derogaría la decisión de la Corte” en el fallo sobre el aborto de nacimiento parcial y “suplantaría las leyes que restringen el derecho al aborto, incluyendo las leyes que prohíben el financiamiento público del aborto” y las leyes que requieren un periodo de espera antes de obtener un aborto.

Los antiabortistas también dicen que es casi seguro que la tasa de abortos aumente si se adopta la propuesta de ley. Eso pasó en Maryland, donde se aprobó a nivel estatal la Ley de la Libertad de Elección a inicios de la década de 1990 y ha experimentado un aumento continuo de su tasa de abortos. En 1995 la tasa de abortos en Maryland era de 25.6 por cada 1,000 mujeres en edad reproductiva, y en el 2005 había aumentado ya a 31.5 por cada 1,000 mujeres. Durante ese mismo periodo, la tasa nacional de abortos disminuyó del 22.5 en 1995 al 19.4 en el 2005.

“Una explicación del declive en la tasa nacional de abortos es el aumento del número de leyes enfocadas en el asunto del aborto en cada estado…,” escribió Tom McClusky de Family Research Council en un artículo que examina el impacto de la propuesta de ley. “La promulgación de una Ley de la Libertad de Elección a nivel federal sería una pesadilla federalista, aboliendo cientos de leyes estatales que han sido promulgadas a través de la iniciativa estatal y legislativa y referéndums electorales… Irónicamente, la Ley de la Libertad de Elección removería cualquier concepto de ‘elección’ en la ecuación, al eliminar el derecho de cada estado y de los ciudadanos de los EE UU para expresar su opinión en el debate.”
–30–
Michael Foust es el editor asistente de Baptist Press.

    About the Author

  • Por Michael Foust