- Baptist Press - https://www.baptistpress.com -

Hombre encuentra redención 40 años después de robo

[1]

ALABASTER, Ala. (BP) — Hace cerca de 40 años un muchacho fue capaz de entrar a la caja de monedas de una máquina expendedora un miércoles en la noche en la Iglesia Bautista Siluria en Alabaster, Alabama. Él y dos amigos agarraron un buen puñado de monedas de 25 centavos.

Cuatro décadas después todavía tenía cargos de conciencia. La culpa lo llevó a una de las más sorprendentes llamadas telefónicas que Michael Brooks dijo nunca haber recibido como pastor.

“Yo estaba aquí solo,” dijo sobre la noche de este diciembre pasado, “y contesté el teléfono y la persona al otro lado de la línea dijo: ‘¿Puede decirme quién es su pastor?'”

Brooks, pastor de la Iglesia Siluria, dijo que inmediatamente pensó que era una llamada de beneficencia.

“Tenemos muchas de esas en diciembre,” dijo.

[2]

Pero el hombre — que había bloqueado su identidad y ubicación del identificador de llamadas de Brooks — no llamó para pedir algo.

En vez de eso el hombre al otro lado de la línea llamaba para contar la vieja historia de décadas de lo que había tomado. Dijo que quería pagar retribución por la deuda que Brooks ni siquiera se había dado cuenta que tenía.

El hombre compartió cómo unos pocos años después del incidente de la máquina expendedora había llegado a la fe en Cristo y que su familia se fue de Siluria.

Él le dijo a Brooks que sabía que estaba mal robar y que no debía haberlo hecho. Y que quería enviar un cheque por correo a la iglesia para resarcir lo que había hecho.

“Eso siempre le había molestado todos esos años. Era algo que realmente lo oprimía,” dijo Brooks. “No quería que su identidad fuera revelada pero dijo: ‘Quiero que usted se sienta en libertad de compartir la historia de la manera que usted crea conveniente. Tal vez mi historia ayude a otros que estén enfrentando decisiones sobre lo correcto y lo incorrecto en sus vidas.'”

Cuando el cheque llegó el día de Nochebuena de 2014 — por $1,000 — Brooks decidió compartir la historia con la congregación durante el culto especial de esa noche.

Esa noche él habló acerca del perdón ofrecido a través del nacimiento de Cristo. Y luego compartió la historia del hombre que envió el cheque.

Contó la historia del pecado inconfeso del hombre que había tomado lugar allí en el edificio de la iglesia y que persiguió al hombre durante años.
Brooks entonces sacó el cheque del bolsillo, el cheque que había llegado esa misma tarde.

“La gente se quedó sin aliento,” dijo. “Yo me sentí de la misma manera — simplemente me maravillé cuando llegó.”

El miembro de la iglesia, Allen Massey dijo que estaba atónito por el gesto y la cantidad.

“Es irreal que alguien haga algo así estos días,” dijo. “No sé cuánto tomó, pero lo que devolvió es una cifra astronómicamente mayor.”

La mayoría de la gente, dijo, dejaría que algo así pasara porque lo habían hecho siendo niños.

“Solamente muestra cómo el Señor trabaja en la vida de la gente,” dijo Massey. “Él lo hizo bien delante de Dios e hizo lo correcto.”

Brooks dijo que el Espíritu Santo influenció profundamente al hombre — quien es un exitosos hombre de negocios en otro país — para hacer lo que hizo Zaqueo en la Biblia y restituir lo incorrecto que había hecho antes de ser cristiano.

“Sé que la restitución es un principio bíblico, pero aun estoy asombrado de lo que pasó. Todos lo estamos,” dijo Brooks. “Dios le permitió mostrar la sinceridad de su compromiso retribuyendo el dinero que había tomado equivocadamente hacía 40 años.”

Cuando hablaron por teléfono, Brooks le preguntó qué le gustaría hacer con el dinero.

Le dijo a Brooks que le gustaría que fuera al ministerio de niños.

Se convirtió en un anticipo para un proyecto de un campo de juego que la iglesia recientemente había propuesto.

“Fue un regalo de Navidad para nuestros niños,” dijo Brooks. “El hombre le ofreció a nuestra iglesia dos cosas esta Navidad — un regalo y una historia de la gracia de Navidad.”

Y nadie — excepto por Brooks y el tesorero de la iglesia — sabe quién es el benefactor.

“Él dijo que quería pasar en algún momento, y espero que lo haga,” dijo Brooks. “Me encantaría poder oír más de su historia. Él habló acerca de la dirección del Señor, que él sentía que realmente el Señor quería que hiciera esto. Qué manera de honrar lo que Dios puso en su corazón. Todavía estamos maravillados.”