fbpx
Articulos en Español

“Inconveniente” en vuelo da lugar a oportunidad para dar testimonio del Evangelio

Michael Cabell llegó a la reunión anual de la CBS en Anaheim, aunque en un vuelo diferente al que tenía previsto. “Para ser sincero, me frustró que la compañía aérea cancelara mi vuelo. Ahora ves lo que el Señor estaba haciendo.” Foto de Robin Cornetet


ANAHEIM, Calif. (BP) – El “inconveniente” del vuelo de Michael Cabell durante su viaje a Anaheim dio lugar a una conversación evangélica con una pareja que pasaba por el peor día de su vida.

Hace dos meses, Cabell reservó un vuelo a Anaheim para participar en la Convención Bautista del Sur. La semana pasada, su vuelo fue cancelado. Se le reembolsó el boleto y reservó un vuelo en otra compañía aérea. Admitió estar un poco enfadado por el cambio de vuelos y luego le dijeron que cambiara de asiento, lo que hizo a regañadientes.

Cabell, asistente del director ejecutivo y tesorero de la Convención Bautista de Kentucky (KBC), se encontró en una fila sin nadie sentado a su lado. Una siesta sería su recompensa por las molestias.

Sin embargo, en el último momento, una pareja se acercó a su fila y se sentó a su lado. Dijo que parecían “exasperados” mientras colocaban sus objetos y se sentaban a su lado. Le explicaron que su vuelo desde Massachusetts se había retrasado dos horas y que tuvieron que correr por el aeropuerto para coger ese con destino a California. Su mujer había sido operada de cáncer hacía unos meses y, como es lógico, estaba agotada.

No pasaría mucho tiempo hasta que Cabell, que fue el pastor de la Versailles Baptist Church desde 2013 hasta que aceptó el puesto con la KBC a principios de año, entendiera que había una razón por la que su vuelo había sido cancelado y por la que estaba sentado al lado de estas dos personas. Dios lo había puesto allí.

“Fue una de las cosas providenciales en las que el Señor estaba trabajando”, dijo. “Para ser sincero, me frustró que la compañía aérea cancelara mi vuelo. Ahora ves lo que el Señor estaba haciendo”.

Las lágrimas corrían por los rostros de la pareja cuando él empezó a aconsejar a Bartolo y a Ana, que se dirigían a su casa en California desde Massachusetts, donde habían vivido durante dos años. Le contaron que su hija de 27 años y su yerno habían sido atropellados por un coche esa mañana mientras revisaban el buzón en su propio jardín. Su hija murió al instante y su yerno quedó en coma. Él había intentado apartar a su esposa del coche que circulaba a gran velocidad, y que ella no llegó a ver. La nieta de 4 años de la pareja mayor estaba en la casa durmiendo, y más tarde fue recogida por una tía.

Cabell los escuchó atentamente y, durante las cuatro horas de vuelo, hablaron de su hija, de su dolor y del Señor. El padre hablaba inglés, pero la madre sólo hablaba español. Cabell dijo que su español es pobre, pero que era lo suficientemente bueno para mantener la comunicación entre los tres.

“Acababan de recibir la peor noticia de su vida”, dijo. “Mi sensación era que no eran creyentes. Mi pregunta principal fue: ‘¿Tienen ustedes alguna creencia religiosa? No sabían cómo responder a eso. Habían asistido a una iglesia católica en algún momento, pero no parecía ser una parte importante de su vida. Era un momento de angustia y necesidad. Estaban abiertos a escuchar el evangelio.”

Les dijo que era un ministro bautista y ellos dijeron que habían asistido a una iglesia bautista hacía dos semanas por primera vez. Tenían previsto volver a asistir a la iglesia la mañana del accidente de su hija.

“Estaban llorando por esta trágica pérdida”, dijo Cabell. “De manera pastoral, intenté ayudar a consolarlos y estuve abierto a compartir el Evangelio. No oraron para recibir a Cristo como Salvador, pero estaban interesados”.

Le pidieron su número de teléfono y él les dio su tarjeta de visita de KBC con sus números. También le preguntaron si le podían dar sus números de teléfono, y así lo hizo él.

Cabell oró inmediatamente por ellos y les pide a los demás que hagan lo mismo mientras la pareja atraviesa esta trágica situación.

Mientras tanto, Cabell dijo que la frustración por la cancelación del vuelo estaba lejos de su mente. Había sido utilizado por el Señor y estaba agradecido por haber sido puesto en esa posición, por mucho que hubiera cambiado su agenda personal.

“Demuestra la ternura del Señor hacia ellos el hecho de que pusiera a un pastor a su lado en el día más difícil de su vida”.

Pidió que oraran por la familia y por él, ya que espera volver a hablar con ellos por teléfono.

    About the Author

  • Mark Maynard/Kentucky Today
    Mark Maynard writes for Kentucky Today, www.kentuckytoday.com, where this article first appeared. Kentucky Today is a news resource of the Kentucky Baptist Convention. Read All by Mark Maynard/Kentucky Today ›