fbpx
Articulos en Español

Jugadores cristianos son nombrados en el escándalo de los esteroides


NASHVILLE, Tenn. (BP)–Cuando el ex líder de la mayoría del senado, George Mitchell, dio a conocer su reporte el 13 de diciembre, identificó a 89 jugadores profesionales de béisbol quienes usaron drogas ilegales para aumentar su desempeño.

En esa lista se incluyeron algunos jugadores que profesan ser cristianos — entre los más notables se encuentran Andy Pettitte, Brian Roberts y Paul Byrd.

El hecho de que hombres de fe hayan estado presentes en el reporte no tomó por sorpresa a Rick Horton, ex pitcher de los Cardenales de San Luis y director en la zona de San Luis de los Fellowship of Christian Athletes.

“No solamente todos han pecado y están destituidos de la gloria de Dios, sino que continúan pecando después de haber establecido una relación con Cristo,” dijo Horton. “Es una batalla constante.”

Pettitte es un maestro de escuela dominical en su iglesia natal en Texas y es el autor de “Strike Zone: Targeting a Life of Integrity & Purity,” (Zona de intentos: enfocándose en una vida de integridad y pureza) publicado por Broadman y Holman. Después de que el reporte de Mitchell se dio a conocer, Pettite admitió haber la veracidad de la acusación de que había usado la hormona del crecimiento humano mientras se recuperaba de una lesión en el codo.

A través de su agente, Pettitte hizo una declaración afirmando que tomó la hormona por dos días en un intento de recuperarse más rápido de su lesión.

“Sentí la obligación de regresar lo antes posible a mi equipo,” dijo Pettitte en su declaración. “Por esta razón y sólo por esto probé la hormona del crecimiento humano por dos días. A pesar de que no iba en contra de las reglas del béisbol, no me sentí bien con lo que estaba haciendo y lo dejé.”

Además continuó: “si lo que hice fue una mala decisión de mi parte, lo siento.”

Igualmente, Roberts admitió haber usado esteroides una vez en el 2003.

“Inmediatamente me di cuenta que esto no reflejaba lo que valoro o algo que deseaba continuar haciendo,” Roberts declaró. “Nunca usé esteroides, hormona del crecimiento humano o ningún otro tipo de droga que mejore el rendimiento antes o después de ese incidente.

“Puedo honestamente afirmar delante de Dios, de mí mismo, de mi familia y de todos mis seguidores que los esteroides o cualquier tipo de droga que mejore el rendimiento nunca tuvieron nada que ver en lo que he trabajado tan fuerte en obtener en el béisbol,” él continuó.

Byrd, mientras tanto, llegó a ser noticia en octubre durante la serie por el campeonato de la liga americana cuando se dio a conocer que había comprado la hormona del crecimiento humano. Pero Byrd afirmó que lo hizo por una legitima receta médica de su doctor porque tenía una deficiencia de la hormona del crecimiento en la edad adulta.

“Tengo una reputación; habló en diferentes lugares; habló con niños; hablo en iglesias,” dijo Byrd en octubre. “No quiero que mis seguidores en Cleveland — y no quiero que las personas honestas y que se preocupan — piense que hice trampa, porque no lo hice. Esto es muy importante para mí.”

Aquellos que han sido acusados de usar drogas ilícitas caben en una categoría de tres explicó Horton. La primera es el jugador joven quien piensa que las drogas lo harán ser un mejor jugador. La segunda categoría son los jugadores lesionados quienes usan sustancias como la hormona del crecimiento humano para intentar recuperarse más rápidamente. La tercera categoría consiste de los jugadores más viejos quienes tratan de aferrarse a sus carreras.

“Los motivos no son homogéneos en cuanto a por qué lo están haciendo los muchachos,” dijo Horton. “Creo que esto es algo que tenemos que entender.”

Horton enfatizó que él no está excusando a los jugadores que hicieron trampa y que estaba claro que el uso de drogas para mejorar el rendimiento “está mal y es ilegal.

“Pero también lo está manejar a 85 millas cuando se permite 55 y conozco a gente que lo hace,” el continuó.

“El mundo de los deportes es tan competitivo y de corta duración que hay decisiones internas que se toman que son difíciles de entender para aquellos que no están ambiente,” añadió Horton.

Horton dijo que los jugadores cristianos son blanco fácil de la crítica porque están en la mira. Además dejo que naturalmente los seguidores que los toman como ejemplos a seguir se van a sentir defraudados de estas revelaciones. Algunos seguidores incluso tendrán problemas en perdonarles.

Sin embargo, Horton dijo que algunas veces la gente es culpable de exigir más de otros que lo que se exigen a sí mismos. Es importante que la gente se dé cuenta, que los jugadores cristianos de béisbol todavía son hombres que batallan en su caminar con Cristo.

“Es legítimo afirmar que estoy decepcionado, pero sí creo que tenemos que vernos en el espejo,” dijo Horton. “Creo que necesitamos tener una actitud de perdón por hermanos que cometen errores pequeños y grandes.”

Horton también dijo que esto ayuda a mantener en perspectiva asuntos como los esteroides.

“¿Es realmente tan horrible? ¿Es igual de malo que ser orgulloso o maltratar a nuestro prójimo?” preguntó Horton. “No tengo una respuesta, pero creo que vale la pena pensar en esto.”
–30–
Tim Ellsworth es el director de noticias y relaciones con la media de la Union University y editor de Baptist Press.

    About the Author

  • Tim Ellsworth
    Tim Ellsworth is associate vice president for university communications at Union University in Jackson, Tenn. BP reports on missions, ministry and witness advanced through the Cooperative Program and on news related to Southern Baptists’ concerns nationally and globally.Read All by Tim Ellsworth ›