- Baptist Press - https://www.baptistpress.com -

La amenaza del virus del Zika detona conversaciones sobre el aborto

[1]

NASHVILLE (BP) — En los Estados Unidos y en América Latina el aborto ha entrado en la discusión sobre la manera en que se debe combatir el virus del Zika.

Ya que los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades en los EEUU anunciaron en abril que la infección del Zika durante el embarazo puede causar “microcefalia y otros serios defectos cerebrales” en el bebé nonato, algunos partidarios del derecho al aborto, incluyendo a algunos miembros del Congreso, han sugerido la ampliación del acceso al aborto para las mujeres infectadas con el virus del Zika.

Pero Donna Harrison, directora ejecutiva de la American Association of Pro-Life Obstetricians and Gynecologists (AAPLOG), dijo a Baptist Press que el Zika, además de la amenaza real que posee, se ha convertido en “una oportunidad que la gente a favor del aborto está agigantando fuera de proporción para intentar asustar a la gente para que cambie las leyes del aborto.”

Harrison, una doctora que reside en Michigan, dijo, “El empujón para cambiar las leyes del aborto no se basa en la ciencia, y no se basa en el amor por la humanidad. Se basa simplemente en el hecho de que algunas personas quieren que se permita el aborto a nivel mundial. Nosotros, como médicos hipocráticos, no creemos que le das tratamiento a una persona causándole la muerte.”

[2]

Citando un estudio de la Polinesia Francesa, Harrison dijo que parece ser que las mujeres embarazadas corren el riesgo de tener bebés con microcefalia solamente si contraen el virus del Zika durante el primer trimestre. E incluso entonces, el riesgo de microcefalia fetal entre las mujeres infectadas es del 1 por ciento.

La microcefalia es una condición en la cual el cerebro no se desarrolla apropiadamente, dando como resultado una cabeza de tamaño menor al normal y discapacidades severas en algunos casos. En los adultos, el Zika generalmente provoca síntomas leves o ningunos.

Un artículo de Associated Press puso el riesgo de microcefalia fetal entre mujeres embarazadas infectadas “entre el 1 y el 29 por ciento.” La página de internet del CDC declara, “Si una mujer embarazada está expuesta, no sabemos qué tan probable es que contraiga el Zika. Si una mujer embarazada está infectada, no sabemos de qué manera el virus afectará su embarazo.”

El CDC ha reportado una “transmisión activa del virus del Zika” en por lo menos 48 países y territorios que van desde las islas en el Pacífico Sur hasta Latinoamérica y África, y ha activado su Centro de Operaciones de Emergencia al nivel máximo de alerta.

Aún así, Harrison concluyó, “La histeria alrededor del Zika es como una producción hecha para la televisión — o ¿debería decir, hecha para la producción de una legislación? Es importante que las mujeres entiendan cuál es el riesgo, pero también es importante que las mujeres no estén aterrorizadas por lo que no es el riesgo.”

En los Estados Unidos, el Senado y la Cámara de Representantes están trabajando para articular una respuesta para la petición del Presidente Obama de $1.8 billones en fondos de emergencia para el Zika. Las propuestas de ley aprobadas por ambas cámaras contienen lenguaje que prohíbe el uso de fondos federales para hacer abortos — una realidad que provocó la objeción de las representantes demócratas Diana DeGette, Louise Slaughter, Jan Schakowsky y Barbara Lee.

Las cuatro congresistas pro aborto dijeron en una declaración, según el diario The Hill, “Al incluir… lenguaje que niega el acceso al aborto para las mujeres que están recibiendo Medicaid, las mujeres sirviendo en el ejército y los Cuerpos de Paz, empleados federales y otros, se da continuidad a las políticas discriminatorias que niegan a las mujeres los servicios vitales de cuidado de la salud reproductiva con base en sus ingresos, su seguro médico y dónde trabajan.”

[3]

Dee Redwine, la directora regional de Planned Parenthood Global para Latinoamérica, dijo que la restricción de las leyes del aborto en la mayoría de los países del Sur y Centro América inhiben una respuesta adecuada ante el Zika.

“Los gobiernos no pueden, por un lado, desanimar los embarazos, y a la vez limitar sus compromisos y fondos para la planificación de la familia y el acceso seguro y legal al aborto,” dijo Redwine, según LifeSiteNews.

En febrero, Ilyse Hogue, la presidenta de NARAL Pro-Choice America, envió una carta a los entonces candidatos presidenciales Ted Cruz, Marco Rubio y Donald Trump llamándoles a “dejar a un lado… las objeciones ideológicas y apoyar una cobertura universal para anticonceptivos hasta que entendamos mejor el virus del Zika y podamos controlar su contagio.”

Cuando BP preguntó a un vocero de NARAL si “la cobertura universal para anticonceptivos” incluiría métodos de control de la natalidad que los grupos pro vida típicamente consideran abortivos, contestó que se trata de “un concepto amplio” que “no necesariamente” especifica “el tipo particular de anticonceptivos que se escogería usar.”

Harrison, de AAPLOG, dijo que incluso si las versiones actuales de la legislación de los EEUU prohibieran que se usen los fondos del Zika para hacer abortos, no prohíben que el gobierno “apoye el aborto” como una respuesta ante el Zika o el contrato de organizaciones que provean abortos para asegurar el cuidado prenatal de una mujer infectada con el virus del Zika.

AP reportó que hasta ahora los oficiales del CDC “se han negado a discutir el asunto de los servicios de aborto” en conexión con el Zika.