- Baptist Press - https://www.baptistpress.com -

La WMU anuncia plan de jubilación voluntaria dada la crisis financiera causada por la COVID-19

BIRMINGHAM, Ala. (BP) — Como respuesta ante la bajas ventas debido a la pandemia de la COVID-19, la Unión Femenil Misionera (WMU) anunció hoy (Aug. 5) que ofrece un plan de jubilación voluntaria para su personal.

“Hemos trabajado increíblemente duro durante los últimos años para ‘adaptar’ nuestra organización con base en las proyecciones de ingresos,” dijo Sandy Wisdom-Martin, directora ejecutiva de la WMU nacional. “Con dos difíciles recortes de personal y reducciones del presupuesto, nuestra meta fue básicamente simplificar y poner recursos limitados donde pudieran causar el mayor impacto para el Reino.”

Durante los últimos cuatro años, la WMU ha cortado el 34 por ciento de su presupuesto, el cual será de $5.2 millones a partir de octubre para el ciclo 2020-2021. Las ventas de currículos para los grupos misioneros es la forma principal de ingresos de la WMU. Sin embargo, con tanta incertidumbre relacionada con la pandemia, muchas iglesias no están comprando estos recursos.

“Este año estábamos estratégicamente preparadas para crecer y luego la COVID-19 golpeó nuestro vibrante ministerio con una fuerza que no habíamos visto en décadas recientes,” dijo Wisdom-Martin.

[1]

Cuando las iglesias suspendieron los servicios en persona y por todo el país muchos tuvieron que quedarse en casa al iniciar la pandemia, la WMU respondió rápidamente al mover al internet las lecciones de abril y mayo de los grupos GA y RA, creando recursos misioneros gratuitos para que las familias usaran durante el verano, proveyendo estudios bíblicos PTSD gratuitos y recursos para pastores, lanzando un nuevo podcast con entrevistas que inspiran y muchas otras cosas más. Aunque estos esfuerzos ayudaron a satisfacer las necesidades, no remplazan los ingresos perdidos por la falta de ventas mientras las iglesias luchan al no saber cómo planificar los recursos necesarios.

Con la baja en los ingresos y la incertidumbre sobre cuándo pudiera mejorar la situación, era necesario presentar un presupuesto balanceado para el ciclo 2020-2021.

“Valoramos a todos nuestros empleados,” dijo Wisdom-Martin. “Cada uno hace contribuciones significativas y estamos buscando ser tan generosos y benévolos como sea posible. Después de del periodo de consideración para aquellos que califican para la oferta de jubilación voluntaria ésta se cerrará el 21 de septiembre, y determinaremos cuál será el déficit que queda en el presupuesto y procederemos desde ahí.”

Wisdom-Martin enfatizó que, aunque la pandemia ha tenido un impacto significativo en el modelo de ministerio de la WMU, la crisis no les tomó por sorpresa.

“Incluso en medio de estos días tan difíciles, confesamos que Dios es nuestro sostenedor y proveedor,” dijo. “Creo que Él tiene una esperanza y un futuro para la WMU. Esta crisis ha afectado negativamente nuestro prepuesto final, pero ha ampliado positivamente nuestra misión.

“Los cambios en nuestra cultura y en la comunidad de la iglesia traen oportunidades que podemos explorar como compromisos misioneros de maneras nuevas y diferentes. La gente está abierta el evangelio como nunca; este no es el tiempo para retirarse si no para proclamar a Cristo con valentía.”

La Unión Femenil Misionera (WMU) es una auxiliar de la Convención Bautista del Sur fundada en 1888. Es la mayor organización protestante de misiones para mujeres en todo el mundo. Con sede en Birmingham, Ala., la WMU no forma parte del presupuesto del Program Cooperativo y no recibe fondos de la Ofrenda de Resurrección Annie Armstrong o de la Ofrenda de Navidad Lottie Moon. La WMU se apoya en las ventas de revistas y productos, en las contribuciones caritativas y algunas inversiones.

[2]