- Baptist Press - https://www.baptistpress.com -

Los estudiantes de Boyce sirven como entrenadores de vida para los niños en adopción temporal

[1]

LOUISVILLE, Ky. (KT) – La Sociedad 10:18, una organización estudiantil en Boyce College, se asocia con Orphan Care Alliance, un ministerio con sede en Kentucky que equipa a los cristianos para cuidar de niños y familias vulnerables proporcionando entrenamiento de vida a los niños en el sistema de adopción temporal. Y debido a que los miembros de la Sociedad 10:18 son voluntarios, su ministerio es invaluable.

“Si eres un entrenador de vida, serás el único adulto no remunerado en la vida de este niño”, dijo Logan Prettyman, presidente de la Sociedad 10:18 y coordinador de entrenadores de vida de Orphan Care Alliance. “A sus terapeutas se les paga, a su personal se les paga, a sus padres adoptivos se les paga, y ellos están muy conscientes de eso”.

Los entrenadores de vida pueden amar y apoyar a los niños en adopción temporal de una manera única, específicamente porque su tiempo es voluntario, dijo Prettyman, y agregó que cree que una relación especial es “absolutamente necesaria” a la luz del trauma que experimentan los niños cuando son retirados de su hogar.

“Un entrenador de vida -que va a ser esa persona que busca desarrollarlos relacional y espiritualmente-, ellos saben que a esta persona no se le paga”, dijo. “No obtienen nada a cambio de eso. Simplemente me aman y quieren lo mejor para mí. (Los niños en adopción temporal) no tienen ninguna otra relación, excepto con un entrenador de vida, con quien pueden hacer eso “.

Después de un proceso de entrevista con el liderazgo de la Sociedad 10:18 y el personal de Orphan Care Alliance, los entrenadores de vida de Boyce College asisten a la capacitación y se empatan con un niño del mismo género que tiene entre 12 y 21 años, y aproximadamente seis años más joven que el voluntario.

[2]

“Doce es donde tus posibilidades de ser adoptado disminuyen enormemente y luego 21 es cuando entras en una vida independiente”, dijo Prettyman.

Si bien los entrenadores de vida en la Sociedad 10:18 se comprometen a pasar al menos un semestre con un niño, el objetivo es guiar a esa persona hasta que salga del sistema de adopción temporal.

“Queremos desarrollar sus habilidades generales, sus habilidades sociales, sus vidas espirituales y compartir el Evangelio con ellos con el propósito de su salvación, si podemos”, dijo Prettyman. “Realmente queremos que nuestros entrenadores de vida sean intencionales y persigan (el) desarrollo real de estos niños”.

Prettyman les da a los nuevos entrenadores de vida un diario para registrar las fortalezas, debilidades, metas que establecieron juntos y otra información de sus niños asignados para así facilitar las relaciones intencionales. Los entrenadores de vida pasan al menos una hora una vez a la semana con ese niño bajo las condiciones establecidas por cada hogar grupal u hogar temporal de crianza. Pero pueden optar por invertir más tiempo, si quieren.

El Evangelio y la experiencia personal con la adopción han dado forma a la pasión de Prettyman por el entrenamiento de la vida y el cuidado de aquellos que han roto relaciones con sus familias, o que han perdido a sus padres por completo.

Cuando era niño, Prettyman se inspiró en la historia de George Muller, un pionero del cuidado de los huérfanos en el siglo XIX en Bristol, Inglaterra, quien impactó las vidas de más de 10,000 huérfanos durante su vida. Además, la familia de Prettyman adoptó en Ucrania a tres de sus hermanos.

“Debido a que fuimos incorporados a la familia de Dios completamente por gracia, deberíamos tener corazones de gratitud por eso”, dijo Prettyman. “Y si tenemos corazones de gratitud y realmente mostramos los frutos del Espíritu, eso parece hacer lo mismo por aquellos que no han sido traídos a la familia de Dios, pero tampoco han sido traídos a ninguna familia”.

Para Prettyman, la seguridad de la adopción en Cristo debería llevar a los creyentes a “modelar su carácter de amor constante y fidelidad a otras personas, y especialmente a aquellos que no tienen padres biológicos que los cuiden”.

La Sociedad 10:18 en Boyce College comenzó como una organización estudiantil dedicada al cuidado de los huérfanos, pero desde entonces se ha expandido para incluir asesoramiento en las aceras fuera de una de las dos clínicas de aborto en Kentucky y una iniciativa que inicia conversaciones pro-vida en el campus de la Universidad de Louisville.

Prettyman dijo que la misión de la organización está determinada por Deuteronomio 10:18, el homónimo del grupo: “Él ejecuta justicia para el huérfano y la viuda. Ama al extranjero “.

“Somos la organización pro-vida que esencialmente quiere cuidar a las personas desde que están en el útero hasta que llegen a la tumba”, dijo. “Creo que el cuidado de los huérfanos es una gran manera de seguir cuidando a los niños vulnerables y sin voz y (siendo) pro-vida”.

Para obtener más información sobre cómo ser un entrenador de vida, visite orphancarealliance.com. Siga a la Sociedad 10:18 en Facebook e Instagram para obtener más información sobre sus ministerios.