- Baptist Press - https://www.baptistpress.com -

Los líderes bautistas del sur condenan el asalto al capitolio de Estados Unidos

WASHINGTON, DC (BP) – Los líderes bautistas del sur condenaron a los manifestantes que irrumpieron en el Capitolio de Estados Unidos el miércoles (6 de enero), ocupando cámaras legislativas y oficinas de varios legisladores. Los líderes de la SBC pidieron la paz y llamaron a los cristianos a la oración.

“Las transiciones pacíficas de poder han marcado a nuestra República desde el principio”, publicó en Twitter el presidente de la SBC, JD Greear. “Es parte de honrar y someternos a los líderes ordenados por Dios, ya sea que fueran nuestra elección o no. Te necesitamos, @POTUS [1] para condenar a esta multitud. Sigamos adelante juntos. Orando por seguridad “.

Ronnie Floyd, presidente y director ejecutivo del Comité Ejecutivo de la SBC, dijo que estaba “profundamente afligido por la destrucción y la violencia en el Capitolio de los Estados Unidos. La transferencia pacífica del poder es un sello distintivo de la democracia estadounidense, y hoy vimos lo contrario de la paz. Esto no es lo que estamos llamados a ser como estadounidenses, y seguramente no es esto a lo que estamos llamados a ser como cristianos.

“Sigamos orando por Estados Unidos”.

[2]

Asimismo, Russell Moore, presidente de la Comisión de Libertad Religiosa y Ética de la SBC, condenó un “ataque de turbas”.

“Este ataque de la turba contra nuestro Capitolio y nuestra Constitución es inmoral, injusto, peligroso e inexcusable”, tuiteó el presidente de la Comisión de Ética y Libertad Religiosa, Russell Moore. “Lo que le ha sucedido a nuestro país es trágico y podría haberse evitado”.

La brecha en el Capitolio se produjo cuando los miembros del Congreso estaban en el proceso de certificar los votos del colegio electoral en la victoria electoral de Joe Biden. Por su seguridad, los legisladores fueron llevados a otra parte.

Los disturbios se produjeron después de que miles de partidarios del presidente saliente, Donald Trump, llegaron a los terrenos del Capitolio después de una manifestación anterior en el Ellipse.

“Nunca nos rendiremos. Nunca cederemos ”, proclamó Trump ante una multitud estridente. Más tarde, después de que los manifestantes ya habían entrado en el Capitolio, Trump tuiteó su apoyo a la policía y las fuerzas del orden del Capitolio e instó a los manifestantes a permanecer en paz. Cuarenta y cinco minutos después, Trump hizo otro llamado a la paz y al respeto de la ley y el orden.

Albert Mohler, presidente del Southern Baptist Theological Seminary, culpó al presidente saliente.

“Lo que estamos viendo en Washington ahora es la refutación de nuestro compromiso estadounidense, una forma de anarquía desatada que es el enemigo de la libertad ordenada, y el presidente Trump es responsable ahora de desatar el caos”, dijo Mohler. “Ore para que Dios nos libere de esto”.

[3]

Mohler se opuso a la candidatura de Trump en 2016, pero respaldó la candidatura a la reelección de Trump, a pesar de lo que describió como las deficiencias de carácter del presidente, debido a las políticas promulgadas, en particular en relación con cuestiones pro-vida, y a los jueces designados durante su administración.

Las encuestas mostraron que Trump fue apoyado por una enorme mayoría de evangélicos autodenominados durante las elecciones de 2016 y 2020.

Desde las elecciones del 3 de noviembre, Trump ha afirmado, como lo hizo nuevamente el miércoles por la tarde, que las elecciones fueron “robadas”. La multitud de partidarios de Trump que se reunió el miércoles en Washington esperaba que no se certificara el voto del colegio electoral. El mes pasado, animando a los partidarios a que se presentaran, Trump prometió que la protesta sería “salvaje”. Dirigiéndose a los partidarios el miércoles cerca de la White House, dijo: “Nuestro país ha tenido lo suficiente y no lo soportaremos más”.

Poco después, los manifestantes irrumpieron en el Capitolio.

“La violencia nunca es la respuesta”, tuiteó el presidente del Southwestern Baptist Theological Seminary, Adam W. Greenway. “Dios tenga piedad de nosotros y ayúdenos a todos”.

Jason K. Allen, presidente del Midwestern Baptist Theological Seminary, calificó la escena en el Capitolio como “una de las más dolorosas y preocupantes” que había presenciado en el país, y tuiteó: “@realDonaldTrump, por favor, pida a sus seguidores que se retiren. Oro por la seguridad de nuestros funcionarios electos y de quienes los protegen “.

Rick Warren, pastor de Saddleback Community Church, se hizo eco de esos sentimientos.

“El quebrantamiento armado de la seguridad del capitolio detrás de una bandera confederada es anarquía, traición criminal no estadounidense y terrorismo interno”, dijo. “El presidente Trump debe decirle claramente a sus seguidores que“ perdimos. Vete a casa ahora.”


George Schroeder, vicepresidente asociado de noticias de la convención del Comité Ejecutivo de la SBC, contribuyó a este informe.