- Baptist Press - https://www.baptistpress.com -

Los ministerios bautistas del sur en la frontera continúan y se preparan para una posible afluencia de migrantes

El PASO, Texas (BP) – El 7 de julio, la Asociación Bautista de El Paso (EPBA) inauguró oficialmente su centro para migrantes en Scottsdale Baptist Church, el último paso en la historia del ministerio migrante en esta ciudad fronteriza. Pero es lo que se vislumbra en el horizonte lo que preocupa al director ejecutivo de EPBA, Larry Floyd.

A fines de julio, él espera otra afluencia de migrantes debido al programado final del Título 42, una política promulgada por la administración Trump en marzo de 2020 para limitar estrictamente el acceso de migrantes debido a la posible propagación del COVID-19. A pesar de deshacer muchas de las políticas fronterizas de la administración anterior, el presidente Joe Biden ha mantenido el Título 42 en su lugar por ahora.

Floyd y los que trabajan con él no se meten en la política de la situación más de lo necesario, sino que se centran en las necesidades inmediatas frente a ellos. Eso incluye proporcionar duchas, ropa limpia, kits de higiene y un testimonio evangelístico en el centro de migrantes, así como trabajar con agentes de la Patrulla Fronteriza y el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE).

“Este es un ministerio centrado en Cristo”, dijo. “Presentamos el Evangelio y ofrecemos oración. El alivio de desastres a través de la Convención de los Bautistas del Sur de Texas ofrece duchas y comidas preparadas en la cocina de Scottsdale Baptist. También hay un centro de computadoras con Wi-Fi gratuito donde los migrantes pueden conectarse con un patrocinador que les proporcionará un lugar para quedarse”.

[1]

Actualmente, el centro de migrantes de EPBA recibe alrededor de una docena de migrantes al día, señaló Floyd. En agosto esas cifras podrían subir más de 100 por día.

Aproximadamente a 360 millas al sureste en Del Rio, Texas, Shon Young se preparó para otra ronda de alimentación de agentes de la patrulla fronteriza hoy (15 de julio). Un equipo de misiones estudiantiles de la Iglesia Harmony Baptist en Ada, Okla., ayudó a preparar la parrilla para hamburguesas y hot dogs, así como kits de refrigerios que contienen carne seca, paquetes de agua con sabor, notas de agradecimiento e invitaciones a la iglesia. Gran parte del tiempo de Young recientemente se ha dedicado a ayudar a alimentar a aproximadamente 350 agentes de la patrulla fronteriza estacionados cerca de esta ciudad de solo 36,000 habitantes.

Floyd y Young fundaron City Church Del Río en 2015. Cuando Floyd se fue como pastor para unirse a la EPBA en 2019, Young permaneció como pastor asociado de misiones y jóvenes. Ese mismo año, se formó una coalición de iglesias del área en medio de pedidos de ayuda de la patrulla fronteriza y se les asignaron áreas específicas para servir. Se le pidió a City Church que se concentrara en los migrantes que fueron liberados después del procesamiento y necesitaban ayuda para comunicarse con un patrocinador, generalmente un familiar o amigo que vive en los Estados Unidos.

“Nuestra ciudad es algo pequeña y no hay muchas opciones de viaje”, dijo Young. “Sólo hay dos autobuses y un par de vuelos fuera de Del Río. Por lo general, los inmigrantes tienen un número de contacto de un patrocinador, así que empezamos allí y les ayudamos a ponerse en contacto”.

Viajar se realiza en autobús, avión e incluso en una camioneta Uber de tres horas hasta San Antonio. Los costos generalmente son cubiertos por el patrocinador y el migrante, aunque en algunos casos extremos la iglesia ha brindado asistencia.

[2]
Juvenal González, catalizador de plantación de iglesias para la Asociación Bautista de San Diego, ayuda con una estación de alimentación en Tijuana. Hasta 600 personas se presentan diariamente cerca de la frontera para comer, ducharse y un lugar para dormir. Foto cortesía de Juvenal González

Juvenal González, residente de Tijuana, supervisa el ministerio en el lado mexicano de la frontera en su papel de catalizador de la plantación de iglesias para la Asociación Bautista de San Diego. Todos los días, conduce a los EE. UU. para recolectar alimentos y traerlos de regreso a iglesias de la asociación como Calvary Baptist en Tijuana para preparar comidas para los migrantes. Además, las iglesias también ofrecen duchas y un lugar para dormir. Recientemente, un equipo de misiones de Carolina del Sur los ayudó durante una semana y media.

“Nuestra principal preocupación son los niños”, dijo González. “Ofrecemos estas comidas seis días a la semana para hasta 600 personas al día. Duermen en las calles, así que les llevamos arroz y frijoles, carne de res y pollo, lo que sea que podamos ofrecerles”.

[3]

Send Relief no tiene actualmente una respuesta coordinada continua a las necesidades fronterizas, dijo Josh Benton, vicepresidente del ministerio Norteamericano, pero participa activamente en la provisión de recursos y asistencia a medida que se solicitan.

“Nos estamos conectando con esas iglesias, asociaciones y estados para aprender más sobre sus necesidades, ya sea comida, voluntarios u otra cosa”, agregó.

Uno de los mayores desafíos en las discusiones sobre el ministerio de fronteras, dijo Young, se refiere a lo que se ve en las noticias. Los migrantes con los que trabaja no son narcotraficantes ni pandilleros. Quieren entrar en la sociedad y contribuir. Es más, la mayoría de los migrantes provienen de Venezuela, Cuba y Haití, no de México. Floyd se hizo eco de esa observación y señaló que la mayoría de los migrantes que ve son de Haití.

Young dijo que el punto de vista cercano que obtiene aclara los conceptos erróneos del ministerio fronterizo.

“Cuando alguien pasa tiempo aquí, cambia un poco su perspectiva. Ve las necesidades obvias de quienes entran a nuestro país. Están pasando por crisis y situaciones que los están llevando a la frontera”, dijo.

“Hay mucha gente involucrada: agentes que trabajan muchas horas, iglesias, grupos humanitarios, la enfermera del hospital que da a luz al bebé de un migrante. Es como una situación de triaje en un hospital. Averigua qué necesita la gente y adónde debe ir”.