fbpx
Articulos en Español

Moore da la bienvenida a la Oficina para las Sociedades Religiosas en la Casa Blanca


WASHINGTON (BP) – El líder bautista del sur de ética y libertad religiosa, Russell Moore, recibió con agrado la noticia de que la más reciente administración presidencial también incluirá una oficina para ayudar a las organizaciones religiosas a servir a los estadounidenses en cooperación con el gobierno.

El presidente Biden estableció la Oficina de Sociedades Religiosas y de Vecinos de la Casa Blanca por orden ejecutiva el domingo (14 de febrero). La orden del nuevo presidente se produjo 20 años después de que el presidente George W. Bush inaugurara una oficina de este tipo en la Casa Blanca en la segunda semana de su primera administración. Desde entonces, cada presidente también ha autorizado una oficina religiosa de alguna u otra forma.

Moore había trabajado hace aproximadamente un año con varios académicos y líderes en un esfuerzo convocado por la Brookings Institution “para pensar en el legado y el futuro del trabajo” de una oficina religiosa en la Casa Blanca, dijo en comentarios escritos.

“Casi todos concordamos que debería existir la oficina como un importante punto de conexión entre el gobierno y las comunidades de fe y que la oficina basada en la fe debería ser revitalizada y dirigida por quienes tienen influencia en una administración presidencial con credibilidad ante  el mundo exterior”, dijo Moore, presidente de la Comisión de Ética y Libertad Religiosa. “Estoy agradecido de ver que el presidente Biden está restableciendo esta vital oficina”.

La oficina tendrá la responsabilidad principal en la administración “de establecer políticas, prioridades y objetivos en relación con el esfuerzo integral del Gobierno Federal para reclutar, equipar, habilitar, empoderar y expandir el trabajo” de las organizaciones religiosas y seculares que sirven a sus comunidades. De acuerdo con la orden ejecutiva de Biden, lo hará “a la vez que preserva nuestros compromisos constitucionales fundamentales que garantizan la protección igualitaria de las leyes y el libre ejercicio de la religión y que prohíben el establecimiento de la religión”, dijo la orden.

Inicialmente, la oficina se asociará con organizaciones religiosas y otras organizaciones que sirven a la comunidad para enfocarse en la pandemia de COVID-19, la recuperación económica, el racismo sistémico, las comunidades históricamente desfavorecidas, el pluralismo y el desarrollo global y el trabajo humanitario, según un boletín informativo de la Casa Blanca.

En un comunicado, Biden, quien es practicante de la fe católica, dijo que restableció la oficina “para trabajar con líderes de diferentes religiones y orígenes que están al frente de sus comunidades en crisis y que pueden ayudarnos a sanar, unirnos y reconstruir. Todavía tenemos que pasar por muchas noches difíciles. Pero los superaremos juntos y con la fe guiándonos a través de las tinieblas y hacia la luz”.

La directora ejecutiva de la oficina será Melissa Rogers, quien también dirigió la oficina del 2013 al 2017 en la segunda administración del presidente Obama. Rogers, antigua miembro de Brookings Institution, también se ha desempeñado como directora del Centro de Religión y Asuntos Públicos en la Escuela de Divinidad de la Universidad de Wake Forest, directora ejecutiva del Foro Pew sobre Religión y Vida Pública y consejera general del Comité Conjunto Bautista para Libertad religiosa

La Casa Blanca también anunció que Josh Dickson será el subdirector de la oficina religiosa. Dickson se desempeñó como director nacional de participación en la fe en la campaña presidencial de Biden y dirigió el Centro para Asociaciones Religiosas y de Vecinos del Departamento de Comercio durante la administración Obama. Trey Baker, quien fue el director de participación afroamericana de la campaña de Biden, servirá como enlace de la oficina religiosa con las comunidades negras, incluidas las comunidades religiosas negras.

Rogers, con quien Moore dijo que ha trabajado durante años, “se ha ganado su buena reputación en todo el ámbito político por su experiencia, inteligencia, habilidad e integridad”, dijo. “Colaboraremos con la Oficina de Asociaciones Religiosas en una variedad de temas en los que las personas de fe pueden servir a los vulnerables en nuestras comunidades”.

Bush creó la primera oficina de este tipo en el 2001, y la nombró la Oficina de Iniciativas Comunitarias y Religiosas de la Casa Blanca. También estableció centros comunitarios y basados ​​en la fe en cinco departamentos federales. El objetivo de la oficina de Bush era eliminar las barreras que enfrentan las organizaciones religiosas y de otro tipo cuando trabajan con el gobierno para ayudar a los necesitados, permitiéndoles competir por fondos federales para brindar servicios sociales.

En el 2009, Obama cambió el nombre de la entidad por el de Oficina de Asociaciones Religiosas y de Vecinos y amplió su tarea dándoles cuatro prioridades, incluyendo el apoyo a la “paternidad responsable”, abordar el embarazo entre adolescentes y la reducción de “la necesidad del aborto”.

El presidente Trump restableció la oficina como la Iniciativa de Fe y Oportunidades de la Casa Blanca unos 15 meses después de asumir el cargo. En noviembre del 2019, nombró a Paula White, considerada por muchos cristianos evangélicos conservadores una predicadora del “evangelio de la prosperidad”, como jefa de la iniciativa.