fbpx
Articulos en Español

Nueva creyente motivada a través del servicio a otros


SPRING VALLEY, Calif. (BP) — Tina Flores recuerda cada detalle de su bautizo en New Seasons Church.

Su experiencia en la iglesia bautista del sur en Spring Valley, California, fue muy diferente de la rociada que recibió siendo una niña en la iglesia donde su familia iba en las fiestas y ocasiones especiales. Flores, ahora ya una esposa y madre, aprecia que su bautizo ocurrió después de su profesión pública de fe en Jesús como su Señor y Salvador.

“Me bautizaron cuando tenía unos 4 ó 5 años en la religión católica, pero no había sido bautizada como cristiana,” dijo Flores. “Esto es algo que yo decidí hacer. Decidí ser verdaderamente lavada de mis pecados y verdaderamente dar mi vida a Cristo, y eso fue lo que pasó.”

Su hijo preadolescente, Peter, fue bautizado dos años después que su madre.

“Le pregunté si entendió lo que significa y me dijo, ‘Sí, Mami. Significa que quiero vivir de la manera que vivió Cristo y no de la manera en que viven todos los demás.'”

Eugene, el esposo de Flores, también fue bautizado, atraído a la iglesia debido al creciente compromiso de Tina para servir como voluntaria.

“De hecho él estaba pasando por una etapa muy dura en cierto tiempo. Realmente no entendía lo que yo estaba haciendo y por qué estaba aquí tanto tiempo… literalmente me metí de lleno [en el servicio cristiano],” dijo Flores. “Estaba ahí tanto como podía y mis hijos estaban junto a mí, sirviendo, mientras mi esposo estaba en casa.”

A.B. Vines, el pastor de New Seasons, explicó a Eugene el concepto de servicio y le ofreció a este padre y esposo la salvación en Cristo.

“Por esto tu esposa está aquí,” le dijo Vines, “porque le dio su vida a Cristo y a ella le encanta servir—y Dios nos puso aquí como Sus siervos.”

Su hijo menor, Anthony, también asiste a la iglesia con su familia.

La chispa de la afinidad de Flores con el evangelismo comunitario se encendió en su primera visita a New Seasons.

Un día cuando ella y Anthony, entonces un niño pequeñito, fueron a recoger a Peter a la escuela Bancroff Community frente a New Seasons Church, los tres asistieron al programa de refrigerio después de la salida de la escuela. Cuando salía de la iglesia, notó un letrero que decía, “No vaya a la iglesia, sea la iglesia.”

“Creo que significa que no somos sólo un edificio, eres la iglesia que está dentro de ti,” dijo Flores. “Realmente quería demostrarle a mi hijo que a pesar de los tiempos difíciles de ahora, estamos bendecidos, porque tenemos un techo sobre nuestra cabeza y tenemos ropa en nuestra espalda.”

Ella y Peter participaron en un esfuerzo evangelístico de limpieza del barrio; tan sólo dos semanas después, le preguntó si podían regresar a la iglesia “el domingo, como lo hacen los otros.”

“Terminé trayendo a mi hijo. Para mí, era asombroso, desde el primer minuto que entré el campus. La gente era… amable y me abrazaba…,” dijo Flores. “Admito que llegó un punto donde no me sentía muy cómoda, porque yo decía, ‘OK, ¿por qué me abrazan estas personas? No te conozco.’ Era algo gracioso; es decir, fue algo lindo, pero no estaba acostumbrada a que alguien se me acerque y me abrace. Normalmente me dan un apretón de manos.”

Flores ha estado asistiendo a New Seasons desde entonces, diciendo, “No puedo imaginarme otro lugar en donde yo pudiera estar.”

Cuatro años después, Flores es la recepcionista y asistente administrativa de New Seasons; ella sirve como voluntaria en los ministerios para mujeres y de asistencia alimenticia; y tiene frecuentes oportunidades de testificar sobre Cristo.

“Literalmente pasé de ser tan sólo una madre en la comunidad a servir de tiempo completo aquí,” dijo. “No puedo imaginar que pueda hacer otra cosa que ser una sierva de Dios.”

En su relación con Jesús, dijo, “En todo lo que hago siempre quiero asegurarme que lo estoy haciendo para hacer feliz a Dios y no a mí misma. Entre más tengo una relación con Él, más profundo le conozco, y quiero que esté más orgulloso de mí.

“En un punto dije que quería que mi abuelo [Frank Pérez] estuviera orgulloso de mí o que mis hijos estuvieran orgullosos de mí. Y ahora, sin que me importe nada más, siempre quiero que Dios esté orgulloso de mí. Y definitivamente eso fue lo que cambió en mí.”

En el ministerio Sisters Walking by Faith Together en New Seasons, Flores ayuda a preparar alimentos y comparte de Cristo con las mujeres sin hogar que viven en una residencia de transición. Muchas de ellas son adictas al alcohol o a las drogas.

“No sólo servimos comida y hacemos nuestra labor. Nos quedamos con ellas y hablamos con ellas y les preguntamos si tienen alguna petición de oración,” dijo Flores. “De hecho nosotros vamos al centro de la ciudad a verlas. Compartimos a Cristo con ellas. Realmente es una oportunidad maravillosa porque… muchas de estas mujeres, no se sabe dónde estarán mañana.”

Cada semana, Flores ayuda en el programa de alimentos de New Seasons. Prepara y sirve alimentos para los residentes locales que llegan al salón de convivencia de la iglesia. Se les invita a los visitantes a sentarse a la mesa y los voluntarios de la iglesia les sirven una comida caliente.

“Cada semana, yo y otras personas aquí podemos también servir a la comunidad, demostrarles… quien es Cristo realmente,” dijo Flores. “Siempre digo, ‘Les servimos como si estuvieran en nuestra propia casa porque están en nuestra propia iglesia.'”
–30–
Diana Chandler es una escritora de Baptist Press.

    About the Author

  • Por Diana Chandler
    Diana Chandler es escritora y editora de asignación general de Baptist Press. BP reporta sobre misiones, ministerio y testimonio llevados adelante mediante el Programa Cooperativo y sobre noticias relacionadas con los intereses de los bautistas del sur nacional y mundialmente. Read All by Por Diana Chandler ›