fbpx
Articulos en Español

Pese a que gane, Trump puede enfrentar ‘un camino muy difícil’


[[email protected]@180=“[L]egiones de cristianos conservadores simplemente no votarán por [Trump].” — Thomas Kidd]WASHINGTON (BP) — Donald Trump y Hillary Clinton continuaban dominando las primarias de los partidos políticos el martes (15 de marzo), pero el heterodoxo gane del billonario no elimina la posibilidad de que enfrente una disputada convención para ganar la nominación republicana o el reto de un tercer partido aun si se convierte en el abanderado del partido.

En las votaciones en cinco primarias, la exprimera dama y exsecretaria de estado ganó cuatro entre los demócratas y tuvo una estrecha ventaja en otra. Trump ganó tres estados y mantuvo una estrecha ventaja en un cuarto. En ambos casos, Clinton y Trump aventajaron en carreras ajustadas en Missouri con casi todos los votos contados. Trump perdió solamente en Ohio, donde el gobernador del estado — John Kasich — ganó todos los 66 delegados en el formato el ganador se lo lleva todo.

Mientras Clinton tiene una cómoda ventaja en el camino a los 2.383 delegados requeridos para la nominación demócrata, el camino de Trump para los necesarios 1.237 delegados republicanos es más desafiante. Él ha ganado solamente 47 por ciento de los delegados hasta ahora, pero necesitaría ganar 54 por ciento de los faltantes para asegurarse la nominación antes de la convención, de acuerdo al sitio web FiveThirtyEight.

El comentarista bautista del sur Bruce Ashford dijo que Trump “enfrenta un muy difícil camino…para ganar categóricamente.”

Si ningún candidato alcanza los 1.237 delegados requeridos en la convención republicana, muchos delegados estarían libres en una segunda votación para cambiar su voto.

El académico y autor bautista Thomas Kidd señaló una creciente realidad acerca de la candidatura de Trump — muchos evangélicos y conservadores ya han prometido no votar por él o por el nominado demócrata, quien será un defensor de los derechos al aborto no importa quién salga elegido.

Si Trump gana la nominación republicana, “legiones de cristianos conservadores simplemente no votarán por él,” dijo Thomas Kidd, distinguido profesor de historia de la Universidad Baylor. “Si hubiera un enfrentamiento Clinton vs. Trump, ellos no votarían por presidente, o escogerían una tercera opción conservadora.”

La resistencia a Trump — incluyendo el uso de la etiqueta #NeverTrump en tuit — ha producido promesas de no votar con base en su inconsistencia e inclusive ásperas posiciones políticas en algunos asuntos, sus discursos llenos de insultos y un estilo de vida marcado por el adulterio. También han surgido preguntas en relación a algunos de sus negocios empresariales.

La controversia sobre el billonario se intensificó en los días antes de las primarias del 15 de marzo que se expandió hasta incluir su retórica en contra de los manifestantes en sus mítines y su rechazo a condenar la violenta respuesta de algunos de sus seguidores.

Ashford, preboste y profesor de teología y cultura del Seminario Teológico Bautista Southeastern, dijo: “En las semanas venideras, será interesante ver hasta qué punto Trump es afectado por la violencia en sus mítines y las agudas preguntas que han surgido acerca del récord de sus negocios y su carácter personal. Parece que Trump no perderá ningún apoyo de su base conservadora pero puede perder apoyo del electorado general.”

Los estadounidenses, dijo el presidente del Seminario Teológico Bautista Southern, R. Albert Mohler Jr. “enfrentan la realidad de que el favorito de la nominación presidencial republicana, alguien que nunca ha tenido una oficina electoral previamente, es alguien que está compitiendo en una plataforma que incluye posiciones que habrían sido anatema para cualquier ciclo previo de votantes republicanos. Él tiene una posición que los republicanos han evitado o repudiado.

“Al presentarse con una mezcla peligrosa de populismo y xenofobia, también ha recurrido a lenguaje y tácticas en la campaña que habrían sido una vergüenza para cualquier partido político estadounidense importante hasta el ciclo 2016, donde eso debería ser una vergüenza,” dijo Mohler en la edición de su podcast del 16 de marzo, “The Briefing.”

Con la contienda de Missouri todavía por ser resuelta, Trump tiene un total de 646 delegados, el senador Ted Cruz de Texas 397 y Kasich 142, de acuerdo al New York Times. El senador Marco Rubio de Florida tiene 169 delegados, pero él suspendió su campaña el martes en la noche después de perder en su propio estado ante Trump. El conteo de delegados en los cuatro estados hasta el martes era de 162 para Trump, 79 para Kasich y 27 para Cruz.

Con sus cuatro ganes confirmados, Clinton aventajó al senador Bernie Sanders de Vermont, 333-232, e incrementó su conteo de delegados a 1.599. Sanders, quien se describe a sí mismo como socialista, tiene 844 delegados. Mucha de la ventaja de los 755 delegados de Clinton está basada en su ventaja 467-26 en los súper delegados demócratas.

La contienda republicana ha presenciado la partida de dos candidatos favorecidos por un gran número de evangélicos, el famoso cirujano Ben Carson y Rubio. Carson suspendió su campaña el 4 de marzo y avaló a Trump una semana después.

“Muchos conservadores cristianos están desilusionados de ver a Marco Rubio abandonar la contienda, por supuesto, pero el tiempo no era el correcto este año para su relativamente optimista candidatura,” dijo Kidd en comentarios escritos a Baptist Press.

Kidd sospecha que “la mayoría de los evangélicos que apoyaban a Rubio ahora se fusionarán alrededor de Ted Cruz y, en menor grado, a John Kasich,” dijo.

“Aunque Cruz vendrá a ser ahora el principal abanderado para los cristianos conservadores, algunos evangélicos están preocupados por su estridente tono en relación a los inmigrantes, lo cual remeda la virulencia de Trump sobre ese asunto,” le dijo Kidd a BP. “La gran pregunta ahora es si el añadido apoyo a Cruz le puede dar suficiente impulso para prevenir que Trump asegure una mayoría de los delegados de la convención republicana y posicione a Cruz para desbancar a Trump en la convención.”

Ashford señaló el gane de Kasich y la pérdida y partida de Rubio de la contienda como las principales historias de las primarias del 15 de marzo.

La victoria de Kasich que probablemente “asegure el debate de la nominación” continuará en la votación de la convención, le dijo a BP. Aunque él piensa que la suspensión de la campaña de Rubio “probablemente favorezca a Kasich más que a Trump o a Cruz,” Ashford dijo que el gobernador de Ohio “tendrá que enfrentar los desplegados ataques de Trump y probar a los votantes que él puede hacer los cambios en Washington que los votantes esperan.”

En la contienda demócrata, parece que Sanders “enfrenta un camino casi imposible a la nominación,” dijo Ashford.

Las siguientes primarias para ambos partidos son el 22 de marzo en Arizona y Utah. Los demócratas tienen una reunión electoral el mismo día en Idaho.

    About the Author

  • Por Tom Strode