- Baptist Press - https://www.baptistpress.com -

Problemas financieros dan como fruto la plantación de una iglesia

[1]

AUSTIN, Texas (BP) — High Pointe Baptist Church estaba teniendo problemas financieros cuando llegó Juan Sánchez a ser su pastor justo hace unos 10 años.

Sánchez y los miembros de High Pointe decidieron que si Dios permitía que la iglesia creciera “no íbamos a construir un auditorio, si no que plantaríamos iglesias.”

La iglesia de Austin se comprometió a alcanzar a la gente más allá de sus cuatro paredes para asegurarse que no iban a quedarse con el dinero y estaban modelando la práctica de ofrendar con sacrificio y por fe, dijo Sánchez a Southern Baptist TEXAN, el periódico de la Convención de Bautistas del Sur en Texas (SBTC, por sus siglas en inglés).

Su primera aventura en la plantación de iglesias se dio con un puñado de hispanos a quienes predicaba Sánchez cada domingo antes del servicio matutino. Contrataron a alguien para ser el líder del grupo y se convirtió en una iglesia independiente hispanohablante.

[2]

Mientras seguía creciendo High Pointe, la iglesia se dio cuenta que una cantidad grande de los miembros estaban manejando desde Elgin, Cedar Park y Leander, poblaciones que estaban a 30 minutos de la iglesia.

“Si teníamos gente manejando desde esas distancias hasta High Pointe, entonces estaba claro que había una necesidad de iglesias que predicaran el Evangelio allá,” dijo Sánchez. “Así que para cuidar bien a nuestros miembros y plantar iglesias que prediquen en Evangelio donde nuestros miembros pensaban que no había una a la que pudieran asistir, solamente comenzamos a decidir que a largo plazo necesitábamos plantar iglesias en los lugares de dónde venían nuestros miembros para que no manejaran desde tan lejos.”

El liderazgo desarrolló una estrategia de plantación de iglesias que incluye contratar a alguien en el personal en un papel de asistente pastoral para que aprenda quiénes son, sus intereses, cómo están estructurados, cómo se gobiernan y cuál es su filosofía de ministerio—”para que aprendan cuál es nuestro ADN,” dijo Sánchez.

En el segundo año, el residente que plantará la iglesia desarrolla un equipo base de miembros que estén de acuerdo en comenzar una nueva congregación. El equipo estudia lo que significa ser una iglesia, estudia una declaración de fe y un pacto de la iglesia, estudia cómo vivir juntos como una iglesia, y estudia cómo desarrollar una cultura de evangelismo y discipulado.

“Realmente sólo se trata de capacitarlos para que entiendan de qué se trata y los compromisos que se esperan de ellos,” dijo Sánchez.

En el tercer año, hacen el lanzamiento. En el 2011, High Pointe lanzó Covenant Life Fellowship en Elgin, enviando a 30-35 personas en un equipo base, y esa iglesia pudo llegar a ser autosustentable para el segundo año.

Para los miembros de la iglesia que estaban manejando desde el noroeste de Austin — principalmente de Cedar Park y Leander — High Pointe se convirtió en Ben Wright, quien había servido en el personal de la iglesia durante varios años como un pastor asociado.

[3]

“Ben ya conocía nuestro ADN, así que saltamos directamente al segundo año, donde se desarrolla el equipo base,” dijo Sánchez. “El siguiente paso era plantar la iglesia. Se plantó en febrero (2016), tuvo su primera reunión pública a inicios de marzo y el Señor ya los ha bendecido abundantemente.”

Wright, ahora el pastor de Cedar Pointe Church en Cedar Park, dijo que la población en esa área está creciendo significativamente ya que la gente se muda allí de todas partes del mundo para trabajar en el sector de la tecnología en Austin. “La plantación de iglesias ni siquiera ha comenzado a seguirle el paso a esta necesidad,” dijo.

Las naciones están mudándose al noroeste de Austin, dijo Wright al periódico TEXAN, y “Hay una oportunidad de alcanzar a la gente con el Evangelio, quienes tendrán los medios de llevar el Evangelio a los países que son difíciles de alcanzar.”

Wright dijo que está agradecido con los líderes de High Pointe por “arriesgarse a enviar a un montón de gente sólida, fiel, por la causa del Evangelio.” High Pointe no es “una iglesia rica ni mucho menos, y tengo un respeto tremendo por Juan como líder de esta iglesia para que actúe en fe por una causa infinitamente mayor que los intereses de su propia iglesia.”

Sánchez comparó la plantación de iglesias con casarse o tener hijos. La gente quiere esperar hasta estar listos, pero nunca lo estarán, dijo.

“Si estás esperando hasta estar listo para plantar una iglesia, nunca plantarás una iglesia,” dijo Sánchez. “Requiere fe. Requiere sabiduría. No quieres hacerlo sin reflexión. Tienes que calcular el precio a pagar.”

Parte de calcular el precio a pagar es lo financiero, dijo, y otra parte es dejar ir a valiosos miembros de la iglesia para comenzar un nuevo crecimiento.

“Si fuéramos a esperar hasta que estemos listos financieramente y en el liderazgo, nunca lo haríamos,” dijo Sánchez. “Así que tenemos que orar por ello, la iglesia tiene que estar de acuerdo, y por fe tenemos que dar el paso y hacer la obra del Señor.”