- Baptist Press - https://www.baptistpress.com -

Recibe aplausos la corte por el fallo sobre la prohibición de reuniones de alabanza dentro de los edificios en California

NOTA DEL EDITOR: Este artículo fue actualizado después de haberse publicado por primera vez.

WASHINGTON (BP) – Los líderes bautistas del sur y los defensores de la libertad religiosa elogiaron la decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos a fines del 5 de febrero que rechazó la prohibición de California sobre las reuniones de adoración dentro de los edificios en la mayor parte del estado.

En una opinión de 6-3, el tribunal superior detuvo la prohibición de California de tener cultos en interiores durante el Nivel 1, la categoría del estado asignada al mayor riesgo de transmisión de COVID-19, y la sustituyó por un límite del 25 por ciento del cupo del lugar de reunión. La mayor parte de California está clasificada como Nivel 1, lo que resulta en una prohibición casi estatal del culto corporativo en interiores y la restricción más extrema en el país.

Los jueces, sin embargo, se negaron a bloquear la prohibición estatal de cantar y recitar en grupo en los servicios celebrados en el interior de un predio. Dijeron que las iglesias involucradas en la demanda tienen la libertad de ofrecer nueva evidencia en la corte federal de que California no está aplicando la prohibición de cantar y recitar de manera neutral.

[1]

Russell Moore, presidente de la Comisión de Libertad Religiosa y Ética de los Bautistas del Sur (ERLC, en inglés), describió el fallo como “razonable y bueno”.

“La decisión respeta los derechos constitucionales inviolables de la libertad religiosa, así como el papel legítimo del gobierno en la lucha contra un virus mortal”, dijo en una declaración escrita. “Garantiza que las iglesias no sean penalizadas por ser religiosas en lugar de ser miembros de la industria comercial o del entretenimiento.

“Espero que ahora todos los estados se centren en trabajar con las comunidades religiosas y no en contra de ellas en nuestro objetivo común: cuidar a los enfermos, proteger a los vulnerables y poner fin a esta pandemia”.

Rolland Slade, pastor principal de Meridian Baptist Church en El Cajón, Ca. y presidente del Comité Ejecutivo de la CBS, expresó su gratitud por la decisión de la Corte Suprema y por las iglesias “que se mantuvieron firmes” al desafiar las restricciones.

“Mi posición desde el principio ha sido que los funcionarios estatales de salud pública deben trabajar con las comunidades de fe para proporcionar pautas seguras para el culto continuo en interiores”, dijo Slade a BP en comentarios escritos. “Como líderes, no pondríamos voluntariamente en peligro a nuestros feligreses. Nuestro papel es no causar daño.

“A la luz del fallo, espero entablar conversaciones con nuestros funcionarios locales de salud pública para reabrir los lugares de culto y satisfacer las necesidades espirituales de nuestra comunidad”.

La Convención Bautista del Sur de California (CSBC, en inglés) acogió el tan esperado alivio.

[2]

“Ya era hora”, dijo Terry Barone, líder del equipo de comunicaciones de la CBSC a Baptist Press en comentarios escritos. “Al principio, la CBSC dejó constancia en una carta a nuestro gobernador de que las iglesias son ‘una parte esencial del tejido del estado de California y nuestra nación’. Sin embargo, las voces del sector religioso fueron casi ignoradas.

“La decisión de la Corte Suprema ciertamente es bienvenida y les da a nuestras iglesias una dirección clara para avanzar para reunirse en persona una vez más, aunque las iglesias aún deben seguir las pautas estatales para el culto en interiores”, dijo Barone.

David Cortman, vicepresidente de litigios de Alliance Defending Freedom en Estados Unidos, dijo que el tribunal superior “está reforzando lo que ha afirmado en órdenes anteriores: el trato desigual es ilógico e inconstitucional. El gobernador [Gavin] Newsom tiene el deber de respetar la Primera Enmienda, por lo que no puede destacar los servicios de adoración de la iglesia y otras reuniones religiosas por culpa de las draconianas restricciones del COVID-19 que muchas actividades seculares no han enfrentado en California “.

Liberty Counsel, que representa a una de las iglesias que entabló la demanda, acogió con satisfacción el fallo. “Una pandemia no es excusa para violar la Constitución”, dijo el presidente de Liberty Counsel, Mat Staver. “Hasta el día de hoy, California había impuesto las restricciones más severas a los lugares de culto. Ya no.”

En respuesta a la decisión de la Corte Suprema, la administración de Newsom emitió el 6 de febrero nuevas pautas para celebrar cultos en interiores, que permiten una capacidad del 25 por ciento en los condados donde la transmisión de COVID-19 está designada como generalizada o sustancial y el 50 por ciento de la capacidad de cupo en los condados donde se considera moderada o mínima.

“Continuaremos haciendo cumplir las restricciones que la Corte Suprema dejó en su lugar”, dijo el portavoz de Newsom, Daniel López, según The Sacramento Bee.

El fallo del tribunal superior es el último de una serie de decisiones judiciales en respuesta a las impugnaciones de las iglesias y otros organismos religiosos de las directivas estatales y locales destinadas a proteger la salud pública durante la pandemia de COVID-19. Algunas de esas restricciones, como la de California, han tratado a las iglesias y otras comunidades de culto religioso de manera desigual en comparación con muchas empresas, han señalado la CELR y otras organizaciones defensoras de la libertad religiosa.

Escribiendo para la corte, el presidente del Tribunal Supremo John Roberts dijo que la “determinación actual de California, de que el número máximo de seguidores que pueden reunirse para adorar con seguridad dentro la catedral más cavernosa es cero”, parece no reflejar experiencia o discreción, sino una apreciación o consideración insuficiente de los intereses en juego.”

El juez asociado Neil Gorsuch, acompañado por los jueces asociados Clarence Thomas y Samuel Alito, dijo en otra opinión que también revocarían la prohibición estatal de cantar y recitar en grupo en el culto corporativo, alegando que California ha violado la protección de la Primera Enmienda del libre ejercicio de la religión.

El estado “ha impuesto abiertamente regulaciones más estrictas a las instituciones religiosas que a muchas empresas”, escribió Gorsuch. “California ya no pide a sus estudios de cine, centros comerciales y manicuristas que esperen” a que se levante una prohibición temporal.

“A medida que esta crisis entra en su segundo año, y se acerca una segunda Cuaresma, una segunda Pascua y un segundo Ramadán, es demasiado tarde para que el Estado defienda medidas extremas con reclamos de exigencia temporal, si es que alguna vez pudo”, escribió. “Redactar regulaciones estrictamente personalizadas puede ser difícil. Pero si Hollywood puede albergar una audiencia de estudio o filmar un concurso de canto mientras ni una sola alma puede entrar a las iglesias, sinagogas y mezquitas de California, algo ha salido muy mal “.

En una opinión concurrente, la nueva jueza asociada Amy Coney Barrett, junto con el juez asociado Brett Kavanaugh, dijo que el caso no demostraba si la prohibición de cantar se aplica en general o favorece algunas categorías. “Por supuesto, si un corista puede cantar en un estudio de Hollywood pero no en su iglesia, las regulaciones de California no pueden considerarse neutrales”, escribió.

Los jueces adjuntos Elena Kagan, Stephen Breyer y Sonia Sotomayor no estuvieron de acuerdo con la decisión del tribunal.

Escribiendo para los disidentes, Kagan dijo que el tribunal superior “desvía los juicios de los expertos sobre cómo responder a una pandemia furiosa” ordenando al estado “debilitar sus restricciones sobre las reuniones públicas haciendo una excepción especial para los servicios de adoración”. La mayoría lo hace a pesar de que las políticas del Estado tratan un culto religioso tan favorablemente como las actividades seculares (incluidas las asambleas políticas) que, según la evidencia médica, presentan el mismo riesgo de transmisión del COVID “.

La acción de la Corte Suprema se produjo después de que la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito en San Francisco falló en contra de ambas iglesias del sur de California que habían desafiado la aplicación de la prohibición de Newsom sobre los servicios de adoración dentro de un predio. Un panel de tres jueces concordó unánimemente el 22 de enero con la respuesta negativa de un juez federal de otorgar una solicitud de una orden judicial de la Iglesia Pentecostal Unida de South Bay en Chula Vista, mientras que otro panel de tres personas aplicó esa decisión en su fallo del 25 de enero en contra de Harvest Rock. Church en Pasadena y su red afiliada, Harvest International Ministry.

Sin embargo, un panel del Noveno Circuito otorgó una orden judicial preliminar en diciembre contra Nevada porque los límites de asistencia en lugares de culto son más estrictos que los impuestos a entidades seculares como casinos, boleramas, tiendas minoristas y restaurantes.

A fines de noviembre, la Corte Suprema bloqueó la aplicación de las restricciones pandémicas de Nueva York sobre las reuniones religiosas, y descubrió que “señalan a las casas de culto para recibir un trato especialmente severo”. Desde entonces, los jueces han aplicado esa opinión en otras órdenes.

Los líderes bautistas del sur elogiaron las pautas emitidas en mayo del 2020 por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) federales para restaurar las reuniones de adoración en persona. La guía recordó a los funcionarios estatales y locales que deben tener en cuenta el derecho de libertad religiosa de la Primera Enmienda cuando instituyan políticas de reapertura. No se debería pedir a ninguna iglesia u otro grupo religioso que promulgue “estrategias de mitigación” más estrictas que las solicitadas a “entidades o actividades en una situación similar”, según los CCPE.

[3]