- Baptist Press - https://www.baptistpress.com -

Redefinir una temporada ganadora

[1]MARSHALL, Ill. (BP) -En mi  último año de fútbol norteamericano, éramos horribles. Nuestra meta de pretemporada para ganar cada semana cambió a una meta para ganar una sola vez. Lo cual hicimos – el juego final de la temporada.

Como líderes de la iglesia, puede ser fácil ver todas las pérdidas de esta pandemia y pensar que necesitamos bajar el listón de lo que hace que el ministerio de la iglesia sea exitoso. Necesitamos ganar solo una vez.

Pero en lugar de bajar el listón, ¿qué pasa si lo elevamos para permitir nuevas oportunidades que esta temporada nos ha dado? Esta pandemia nos ha quitado mucho, pero una cosa que nos ha dado es todo tipo de oportunidades para mirar la iglesia y el ministerio con nuevos ojos. ¿Cómo podemos adaptarnos para alcanzar mejor a las personas y hacer discípulos? Si vamos a encontrar el éxito, tenemos que redefinir cómo será el éxito en el futuro cercano. Aquí hay cuatro ideas:

Deje las viejas formas que no funcionaron. Muchas veces, los métodos que ayudaron a nuestras iglesias a alcanzar a las personas en el pasado se convierten en los mismos obstáculos que nos impiden alcanzar a las personas hoy en día. Cuando vine a nuestra iglesia en 2007, todavía hacíamos que los invitados se pusieran de pie. Supongo que funcionó en un momento. Pero hoy, esa práctica aleja a la gente.

[2]

En muchos sentidos, la pandemia ha proporcionado un viaje gratis al cambio. El mundo entero ha cambiado y la gente sabe que las iglesias tienen que adaptarse. No desperdiciemos esta oportunidad. Aquí hay un principio a considerar: No revivas lo que no estaba vivo. Si algo que hicimos antes de COVID no funcionó para hacer discípulos, no lo restablezcas. ¿Por qué lo haríamos? Deje las viejas formas que no funcionaron.

Haga que el compromiso, no la asistencia, sea el objetivo. A ninguno de nosotros nos gusta admitir esto, pero la asistencia ha sido durante mucho tiempo la gran métrica de éxito del ministerio. Todos preguntan: “¿Cuál es su asistencia?” No estoy en contra de la asistencia. Los números representan personas, pero la asistencia no muestra a cuántas personas realmente estamos alcanzando. La asistencia solo nos muestra cuántas personas se están presentando.

El líder de una iglesia, Dan Reiland, escribe: “La asistencia siempre será importante, pero el compromiso será la nueva regla de medida”. Nuestro objetivo no es que las personas se presenten en el edificio o en línea. Nuestro objetivo es involucrarlos en el proceso de convertirse en discípulos.

Cualquiera puede asistir a algo, pero el discipulado real comienza cuando la gente se involucre. Asistir es simplemente participar; comprometerse es involucrarse. ¿Comprometerse a qué? Creciendo como discípulo. Compromiso significa asegurarse de que nuestro pueblo no solo venga, sino que dé el siguiente paso para crecer como seguidores de Jesús.

Haga que las reuniones y el contenido sea sobre equipar. Probablemente la parte más difícil de COVID para mí fue la pausa en reunirnos. No pudimos reunirnos en persona durante meses. E incluso un año después, la iglesia promedio tiene sólo un 37 por ciento que se reúnen. Eso debería molestarnos, porque fuimos hechos para reunirnos. Pero reunirnos no es un éxito en sí mismo.

La creación de contenido es clave en estos días. Ya sean servicios de transmisión, podcasts o redes sociales, el gran objetivo parece ser crear más contenido. El contenido es necesario, pero crear contenido en sí mismo no es la meta.

Más bien, las reuniones y el contenido solo tienen éxito cuando  preparan a las personas para el ministerio. Si las personas no están equipadas cuando nos reunimos, les estamos fallando. Si las personas no están equipadas para servir cuando publicamos contenido, estamos fallando en nuestra misión. Las Escrituras dicen que la iglesia existe “para equipar a los santos para la obra del ministerio” (Efesios 4: 11-12).

[3]

Regrese a la prioridad de la Gran Comisión. Durante años, nos hemos centrado en hacer que las personas vuelvan a la evangelización, a que compartan su fe y hagan discípulos. Después de todo, eso es lo que Jesús nos dejó aquí para hacer. Es la misión de cada iglesia y cada creyente.

Creo que Dios ha usado esta pandemia para recordarnos las cosas simples de la vida. La gente vació sus calendarios y de repente pasó mucho tiempo con la familia. Incluso los calendarios de eventos de nuestra iglesia estaban completamente vacíos.

Tal vez sea porque Dios quería que recordemos un mensaje simple: Ve y ayuda a las personas a seguir a Jesús. Dios ha destruido los calendarios de nuestra iglesia llenos de cosas para aquellos que ya son salvos. ¡Llenémoslo ahora para llegar a nuevas personas!

[4]