- Baptist Press - https://www.baptistpress.com -

Refugiados sirios: balanceando la compasión y la seguridad

[1]

NASHVILLE (BP) — Con al menos 31 de los gobernadores de los EEUU en oposición al reasentamiento de los refugiados sirios en sus estados, luego de los ataques terroristas en París, los cristianos han tenido que discutir el balance apropiado entre la seguridad y la compasión en la política migratoria.

Varios medios de comunicación reportaron por lo menos un sospechoso terrorista en París que entró a Europa entre una oleada de inmigrantes el mes pasado, al identificarse falsamente como un refugiado sirio. Solamente 1,500 refugiados sirios han sido aceptados en los Estados Unidos desde el 2011, según reportó CNN, pero la administración de Obama ha acordado permitir 10,000 más en el 2016.

Entre los gobernadores en contra del reasentamiento continuo de sirios en sus estados están por lo menos dos bautistas del sur: Robert Bentley de Alabama y Nathan Deal de Georgia.

Bentley tuiteó que él “no será cómplice de una política que pone en peligro a los ciudadanos de Alabama.” Deal dijo en una carta del 16 de noviembre dirigida al Presidente Obama, “Aunque tenemos empatía por las adversidades que gente inocente enfrenta en Siria, los ataques terroristas en París nos concientizaron de la necesidad de escrutinio adicional de aquellos que clamen tener estatus de refugiado.”

La última vez que la Convención Bautista del Sur habló sobre inmigración fue en el 2011, cuando una resolución “sobre inmigración y el Evangelio” solicitó compasión por los inmigrantes y seguridad fronteriza. Los mensajeros presentes en la reunión anual de la CBS en Phoenix ese año adoptaron la resolución con el apoyo de un 70-80 por ciento de la mayoría, según calculó Baptist Press.

La resolución señaló que “nuestro Señor Jesucristo vivió su infancia como un inmigrante y refugiado” y subrayó las admoniciones en las Escrituras donde dice “mostrar compasión y justicia para el peregrino y el extranjero entre ustedes.” La declaración también “pid[ió] a nuestras autoridades gobernantes que den prioridad a los esfuerzos para asegurar las fronteras.”

[2]

De forma preeminente, los mensajeros “solicita[mos] a nuestras iglesias que sean la presencia de Cristo, en proclamación y ministerio, para todas las personas sin importar su país de origen o estatus migratorio.”

La resolución concluyó diciendo, “Afirmamos que aunque los bautistas del sur, como otros estadounidenses, pudiéramos estar en desacuerdo en la manera de lograr objetivos de política pública justos y humanos en relación con inmigración, sí estamos de acuerdo en que, si se trata del Evangelio de Jesucristo y de Su iglesia, el mensaje, en cada lengua y para cualquier persona, es para todo “el que quiera, venga” [Apoc. 22:17]

Paul Jiménez, presidente del Comité de Resoluciones de la CBS 2011, dijo a BP que los cristianos deben evitar las respuestas no bíblicas hacia los refugiados sirios, basadas en “miedo, enojo y aislamiento” por una parte y por la otra la “asistencia humanitaria sin la vigilancia debida.”

Los cristianos deben “felicitar y someterse al gobierno que ejecuta la justicia en contra del mal y protege a su pueblo,” dijo Jiménez, pastor de First Baptist Church en Taylors, C.N., en unos comentarios por escrito. “No en vano lleva la espada, pues está al servicio de Dios para impartir justicia y castigar al malhechor (Rom. 13:1-7). Mientras tanto, el amor de Cristo debe obligarnos a demostrar nuestra compasión por los individuos y familias asolados por la guerra. Nuestros actos de misericordia muestran el fruto del Evangelio en nosotros y un deseo de ver que el Evangelio alcance a todo pueblo.

“En tiempos como estos, las líneas de este marco son borrosas. Pero, debemos subrayarlas en colores fuertes para que el mundo vea nuestra fe en el Padre y refleje Su amor por la gente,” dijo Jiménez.

A inicios del mes, la Convención Bautista de Carolina del Norte adoptó una resolución para “impactar la perdición espiritual entre los inmigrantes.” La resolución del 3 de noviembre observó que “los bautistas de Carolina del Norte pueden no estar de acuerdo con las respuestas especificas de la política pública” ante las crisis migratorias, pero señaló la unidad en el “llamado a extender el amor y la compasión hacia aquellos que son vulnerables y alcanzar a todo pueblo con el Evangelio de Jesucristo.”

Jarrod Scott, un pastor de Carolina del Norte quien propuso la resolución, dijo a BP que la respuesta de los Estados Unidos ante los refugiados sirios debe lograr el balance entre la protección de los residentes de los EEUU contra el terrorismo y el amor por los refugiados que huyen de la guerra y el genocidio.

“Necesitamos más consideración antes que haya una reacción rápida, brusca para detener el reasentamiento,” dijo Scott, pastor de Green Pines Baptist Church en Knightdale, C.N. Clarificó que no estaba acusando a ningún gobernador de haber tenido una reacción inapropiada ante los ataques de París o los refugiados sirios.

Los cristianos nunca deben “operar solamente con base en el miedo,” dijo Scott.

“Es un tanto inconsistente para nosotros como una iglesia estar enviando misioneros a lugares donde están en riesgo, por la causa del amor y de compartir el Evangelio,” dijo Scott, “y luego… no estar dispuestos a recibir un grado del riesgo de alcanzar, en algunos casos, exactamente al mismo pueblo” cuando buscan un estatus de refugiados.

Scott reconoció, sin embargo, que los individuos, las iglesias y los gobiernos juegan diferentes papeles en el manejo de los refugiados.

Robert Jeffres, pastor de First Baptist Church en Dallas, está de acuerdo. Dijo a BP que “hay mucha confusión entre los cristianos sobre la respuesta correcta ante los refugiados sirios ya que mucha gente no entiende que aunque nosotros como cristianos tenemos una responsabilidad individualmente, el gobierno tiene otra responsabilidad.”

Los individuos, dijo Jeffress, deben “mostrar compasión por estos refugiados,” apoyar organizaciones de ayuda en crisis y llamar al gobierno a combatir el grupo terrorista ISIS. “Pero el gobierno tienen otra responsabilidad, y esa es la de asegurar nuestras fronteras.”

Citando Hechos 17:26, Jeffress dijo “tener una frontera segura no es un sentimiento anti cristiano. Y aunque nuestro gobierno ahora dice que podemos confiar en él para revisar a los refugiados que vengan a nuestro país desde Siria, muchos estadounidenses, como yo mismo y otros gobernadores, no creemos que el gobierno tenga la capacidad o esté dispuesto a hacer eso.”

Un video del 15 de noviembre en YouTube muestra a Jeffress respondiendo ante los ataques terroristas y fue visto más de 78,000 veces durante los primeros tres días en línea. En el video, él identificó al islam radical como la causa de los ataques y distinguió entre las responsabilidades de los individuos y de los gobiernos.

Russell Moore, presidente de la Comisión de Ética y Libertad Religiosa de la Convención Bautista del Sur, llamó a los cristianos a “recordar la dignidad humana” sin negar la seguridad fronteriza apropiada.

“El escrutinio de los refugiados es un aspecto crucial de seguridad nacional y debemos insistir que se haga,” dijo Moore a BP en unos comentarios por escrito. “Al mismo tiempo, los evangélicos debemos ser quienes llaman al resto del mundo a recordar la dignidad humana y la imagen de Dios, especialmente para aquellos que huyen de los asesinos yihadistas islámicos radicales. Debemos recordar la historia del Siglo XX, de los refugiados judíos del Holocausto y los refuseniks de la Unión Soviética que fueron ampliamente ignorados por la comunidad mundial.

“Podemos tener discusiones prudentes y desacuerdos sobre cómo mantener la seguridad,” continuó Moore. “Lo que no podemos hacer es ser demagogos ante este asunto, como muchos políticos lo están haciendo ahora mismo. Una generación completa de quienes huyen del genocidio estará preguntándose si hay una alternativa a la tóxica religión que han visto. ¿Escucharán a los evangélicos decir ‘Jesús te ama’ o ‘¿Quién es mi prójimo?’ Hay implicaciones masivas para ambas respuestas.”

Mientras las naciones debaten la respuesta política apropiada ante los refugiados sirios, la Junta de Misiones Internacionales continúa compartiendo el Evangelio entre ellos, y las organizaciones de ayuda en crisis como Baptist Global Response trabajan para ayudar a satisfacer las necesidades físicas de los refugiados.