Articulos en Español

Reveses a la libertad religiosa es abordada por la ERLC


WASHINGTON (BP) — El año pasado marcó un revés para la libertad religiosa en los Estados Unidos, y el 2016 promete más desafíos para la muy querida libertad, de acuerdo a la entidad de política pública de la Convención Bautista del Sur.

Mucho del impacto en 2015 a la que es frecuentemente llamada como la “primera libertad” de EE.UU. llegó a través de los avances de parte del matrimonio del mismo sexo y de las políticas de no discriminación por la orientación sexual y la identidad de género. La lucha entre la libertad religiosa y la libertad sexual parece destinada a continuar este año y más allá.

El estatus de la libertad religiosa como “la próxima frontera de la guerra cultural” es “nada menos que trágico para nuestro orden constitucional,” dijo Andrew Walker, director de estudios políticos de la Comisión de Libertad Religiosa y Ética (ERLC). “Solamente a unos pocos años de dejar de ser un tópico reverenciado de consenso, la libertad religiosa es ahora con frecuencia temerosamente citada y descartada por cifras de los medios como una “licencia para discriminar.'”

Como resultado, Walker escribió el 28 de diciembre un artículo para el blog de Canon y Cultura de la ERLC, 2015 “será por largo tiempo recordado como un momento crucial para la libertad religiosa en la historia de EE.UU. y a menos que el curso sea reversado, la libertad religiosa continuará su descenso.”

Los eventos de 2015, le dijo el presidente de ERLC Russell Moore a Baptist Press, ofrecieron un recordatorio de la crucial naturaleza de la libertad religiosa y la significancia de buscar protegerla.

“Es mandatorio que la libertad de conciencia sea protegida tanto de la extralimitación del gobierno como de la presión de la conformidad de la cultura,” dijo Moore en comentarios escritos.

“Los cristianos en particular deben modelar la defensa de la libertad religiosa rechazando el proxenetismo enfurecido de algunos políticos y defendiendo a favor de todos, especialmente de los vulnerables y desarraigados,” dijo. “Solamente defendiendo la libertad religiosa para todos pueden los evangélicos personificar nuestra teología de lo que significa ser hechos a la imagen de Dios.”

Entre los desafíos a la libertad religiosa en 2016, escribió Walker, estarán:

— Una decisión de la Corte Suprema sobre la objeción de parte de organizaciones religiosas sin fines de lucro al mandato del aborto y anticonceptivos de la administración Obama;

— La elección de un nuevo presidente, cuyas designaciones judiciales “dictarán el futuro de la jurisprudencia de la libertad religiosa para las generaciones venideras;”

— El esfuerzo para obligar al Congreso a considerar “las causas problemáticas” tales como la Ley de la Igualdad, la cual establece “la orientación sexual” y “la identidad de género” como clases protegidas bajo la ley de derechos civiles.

La Ley de Igualdad, la cual fue introducida en 2015, es “la medida más arrolladora y anti libertad religiosa” que ha sido propuesta por los legisladores, dijo Walker. “Si este proyecto pasara, terminaría el debate público y designaría las creencias de cualquier individuo con una objeción moral y/o religiosa al estatus federal, en relación a una nueva ética sexual, como discriminatorias.”

Aunque hubo algunos desarrollos animantes para la libertad religiosa el año pasado, muchos fueron desconcertantes, dijo Walker en su análisis de las noticias de eventos sobresalientes en relación a la libertad religiosa.

La legalización del matrimonio del mismo sexo por parte de la Corte Suprema de EE.UU. fue “sin duda el mayor evento de la libertad religiosa del año,” escribió Walker. La mayoría de la corte alta mostró un “aprecio inescrupuloso por la libertad religiosa,” y la minoría fuertemente criticó el trato a la minoría de defensores del matrimonio tradicional, dijo.

El efecto de la decisión “en la cultura y en la libertad religiosa no puede ser exagerado,” y su “completo alcance” sigue incierto debido a que el país todavía está en la “secuela inmediata” del veredicto, escribió Walker.

Otros inquietantes desarrollos el año pasado en relación a la libertad religiosa, escribió Walker, incluyeron:

— Crecientes cargos de discriminación en contra de colegios superiores y universidades que reciben fondos federales mientras consideran los valores religiosos de los solicitantes;

— La amenaza del Departamento de Educación de EE.UU. de retirar los fondos federales a un distrito escolar de Illinois por rehusarse a permitir a un estudiante varón transexual usar los vestidores de las chicas;

— “El apasionado discurso a favor de los derechos de los gais” de Hillary Clinton a la campaña de Derechos Humanos en el cual endosó la Ley de Igualdad y prometió que ella, de ser elegida presidenta, eliminaría el financiamiento a las agencias que apoyan la adopción solamente por parte de familias heterosexuales;

— La propuesta del candidato presidencial republicano Donald Trump de terminar la inmigración musulmana y cerrar las mezquitas;

— La legislación de avenencia aprobada en Utah para proteger tanto los derechos de los gais como la libertad religiosa — una medida que Moore y Walker concluyeron que “ofrecía muchas concesiones que desfavorecen la libertad religiosa sin garantizar suficiente protección a cambio.”

Entre los desarrollos animantes del año pasado, escribió Walker, estuvieron:

— Las decisiones unánimes de la Corte Suprema — Reed v. Town de Gilbert y Holt v. Hobbs — que protegió los derechos de libertad de expresión de una iglesia y el ejercicio libre de religión de un prisionero, respectivamente.

— La derrota por parte de los votantes de Houston de una ordenanza aprobada por el Concilio de la Ciudad que hubiera expandido las protecciones de la ausencia de discriminación para abarcar la orientación sexual y la identidad de género.

Como “el más frenético evento de los medios,” Walker citó el encarcelamiento de la secretaria del condado de Kentucky, Kim Davis por rehusarse a cumplir la orden de un juez de emitir licencias de matrimonio a parejas del mismo sexo. En ese tiempo, Moore y Walker instaron a ambos lados de la disputa a buscar una avenencia satisfactoria. El nuevo gobernador de Kentucky, Matt Bevin desde entonces ha decretado una orden ejecutiva en un intento por lograr una solución.

El artículo de Walker puede ser leído en http://www.canonandculture.com/religious-liberty-in-2015-a-year-in-review/.

    About the Author

  • Por Tom Strode