fbpx
Articulos en Español

Voluntarios de Hombres Bautistas de Texas son testigos del peso de la guerra sobre la población civil israelí

Los voluntarios de TBM están preparando alrededor de 3.000 comidas al día en Israel, trabajando en asociación con el Proyecto de Voluntarios de Emergencia de Israel. (Foto de TBM)


ASHKELON, Israel (BP) – Un misil alcanzó el edificio de apartamentos de Leora en Israel, pero ella encontró protección en su “habitación de seguridad”.

Más tarde, uno de sus tres hijos adultos acudió a su apartamento con la ropa ensangrentada antes de marcharse de nuevo. Poco después regresó por segunda vez con la ropa ensangrentada y tuvo que cambiarse de nuevo.

La mujer israelí compartió su historia con Doug Hall, que formaba parte del segundo equipo de voluntarios de Hombres Bautistas de Texas (TBM) que ha cocinado comidas en Israel desde que comenzó la guerra.

“Hay un peso evidente de la guerra que se cierne sobre el país todo el tiempo”, dijo Hall. “Afecta a todo el mundo”.

Hall conoció a Leora cuando él y otros voluntarios llegaron a un hospital de Ashkelon, a unos 16 kilómetros al norte de Gaza, para entregar alimentos. Veintinueve voluntarios de TBM en dos equipos trabajaron en las primeras semanas de combates. Un tercer equipo de TBM llegó a Israel esta semana.

“Pasamos unos 30 minutos hablando” con Leora, dijo Hall.

El primer día de combates, un misil alcanzó la parte baja de su edificio de apartamentos y “arrasó un mercado que ella visitaba tres o cuatro veces al día”, añadió. Tras pasar unos 10 minutos en su habitación de seguridad, la mujer bajó a ayudar a los heridos.

El primer o segundo día, su hijo llegó con la ropa ensangrentada. Leora estaba “obviamente emocionada cuando hablaba de eso porque ves a tu hijo regresar, luego sale por la puerta y se va a participar en la pelea”, dijo Hall. “Y luego vuelve más tarde y dice: ‘Necesito más ropa’. Y vuelve a desaparecer”.

El hijo había estado “ayudando a heridos y moribundos sacándolos del peligro”, dijo Hall.

Tras los primeros días de conflicto, todos los hijos de la mujer del hospital estaban a salvo y ninguno de los miembros de su familia había resultado herido o muerto.

“Había ido a varios funerales de muchachos que estaban en el concierto que se vio en las noticias”, dijo Hall. “Sus hijos tenían amigos que estaban en ese concierto, así que ella fue a sus funerales”.

Siempre me sentí seguro, pero nunca a gusto”.

Los voluntarios de TBM no se involucran en las cuestiones que subyacen al conflicto. “Estábamos allí para proporcionar ayuda y esperanza a la gente de allí, fuera quien fuera, israelí, palestino, árabe; no importaba”, dijo Hall.

Aunque se encontraban en un lugar seguro, los voluntarios seguían vislumbrando la guerra.

“Oíamos los misiles”, dice Hall. “Oíamos los estampidos en el aire.

Una tarde, un equipo que se dirigía a Tel Aviv “vio la interceptación de un misil por la Cúpula de Hierro”, que consiste en que misiles israelíes interceptan misiles destinados a zonas pobladas.

Desde que regresó a Texas, Hall recibe a menudo preguntas sobre si se sentía seguro.

“Siempre me sentí seguro”, dijo. “Pero nunca me sentí a gusto, porque hay una presencia constante de la realidad de la guerra y del hecho de que durante siglos la guerra ha asolado la tierra”.

La guerra está siempre presente en la mente de las personas que viven en Israel y Gaza, mientras los voluntarios trabajan preparando hasta 3.000 comidas al día.

Hall relató las largas jornadas de trabajo a las que se enfrentan los voluntarios de los TBM. Se levantaban temprano, algunos a las 4:30 a.m., y tienen un devocional a las 6 a.m. Después de un tiempo de oración juntos, los voluntarios desayunaban y luego comenzaban a cocinar, lo que continuaba hasta las primeras horas de la tarde.

Tras un almuerzo ligero, los equipos israelíes y de TBM repartían los sándwiches y las comidas “allí donde nuestros socios israelíes dijeron que los necesitaban”, explicó.

“A veces no volvíamos hasta las 5:30 o 6:00 p.m., o incluso más tarde”, explica. Cuando había oportunidades de cocinar por la noche, los voluntarios no volvían hasta las 8:30 o 9:00 p.m..

‘Gracias por venir’

A medida que los estadounidenses se encontraban con personas que vivían en Israel, surgía un patrón en la respuesta que recibían. Hall recordó que una tarde estaba en un mercado cuando se le acercó una mujer con su hijo, la esposa de él y su bebé. El joven, de unos 18 o 19 años y militar, llevaba su arma.

Los voluntarios de TBM solían destacar en público, sobre todo cuando estaban juntos en grupo. La mujer le preguntó quién era y por qué estaba allí, cuenta Hall. “Le dije que éramos de una organización llamada TBM, y ella me miró y me preguntó: ‘¿Qué significa eso?

Hall explicó que TBM es una organización cristiana de voluntarios que ayuda a la gente siempre que hay un desastre o un problema.

“Y eso, se podía ver, se registraba, y ella alargó la mano, me tocó y me dijo: ‘Gracias por venir’”, continuó Hall. “Con cada persona como ella que nos encontrábamos, la conversación siempre terminaba: ‘Bueno, gracias por venir’”.

TBM está “proporcionando ayuda, ayuda inmediata con alimentos y esperanza” a la gente de Israel, y les emociona saber que “tienen un socio, un socio cristiano”, dijo Hall.

“Puede que nunca veamos la curación definitiva que normalmente buscamos”, continuó. Ahora mismo hay pocas oportunidades en Israel de realmente compartir el Evangelio con la gente, “pero surgen en conversaciones íntimas con diversas personas”, dijo.

“Ciertamente, proporcionamos la ayuda que todo el mundo está acostumbrado a ver que proporciona TBM y luego, por nuestras conversaciones, sé que lo verían como que caminamos a su lado y les proporcionamos también algo de esperanza, que no están ahí solos”.