- Baptist Press - https://www.baptistpress.com -

EDITORIAL: Adoptados a la Familia de Dios: Gálatas 4:4-7E

[1]
[2]

NOTA DEL EDITOR: La columna First-Person (De primera mano) es parte de la edición de hoy de BP en español. Para ver historias adicionales, vaya a http://www.bpnews.net/espanol [3]

LAUREL, Md. (BP) — En estos días festivos de la Navidad cuando das y recibes los regalos recordemos que la razón principal por la cual se celebran las fiestas de Navidad es por el regalo que Dios le ha dado al mundo en la persona de Jesucristo. Estos versos claramente nos demuestran a un Cristo que es Salvador. Permíteme compartir cuatro simples verdades que encontramos en estos versos.

Primero, Dios envió a su Hijo (verso 4). A su debido tiempo Dios rompió las barreras de la historia y presentó al mundo un regalo en la persona de Jesucristo. Todos los hombres están bajo la maldición del pecado y la ley trae a la luz esta verdad. Jesús, tuvo un nacimiento virginal y nació como judío bajo la ley. Esto es significativo porque podemos observar que Jesús no vino al mundo a ignorar la ley sino a cumplir perfectamente la ley (Mateo 5:17).

Segundo, Jesús vino para redimir y adoptar (verso 5). Dos razones por la cual Jesús vino al mundo que afecta todas nuestras vidas de una manera positiva. Jesús vino a redimir. ¿Qué significa esta palabra? La palabra “redimir” quiere decir que Jesús tomó toda la maldición de la ley en su cuerpo por nosotros y las llevo como un esclavo a la cruz. De una manera negativa podemos decir que la palabra “redimir” dice: que somos rescatados de la maldición de la ley, del mercado de esclavitud, y de las garras del enemigo. Sin embargo, de una manera positiva, Pablo nos recuerda que Jesús nos libró de la esclavitud de la ley para que “recibiésemos la adopción de hijos. (verso5).”

Tercero, Jesús es ¡Abba, Padre! Estas palabras no son asociadas con los niños. Es más, esta es una palabra que aún se usa en el Medio-Oriente que expresa una intimidad familiar. Es la palabra que una persona usa en su relación con el Padre. Es una palabra que también aparece en documentos legales refiriéndose a la herencia de una persona después de la muerte de su padre.

Cuarto, somos herederos de Dios (Verso 7). Como hijos de Dios por adopción somos herederos de las riquezas de Dios. La promesa dada a Abraham y cumplida en la semilla profética de Jesús es para toda persona que por fe en El son hechos hijos de Dios.

Mi querido amigo, las fiestas de Navidad que estamos celebrando tienen un significado aún más importante que cualquier regalo que hayas recibido. Celebramos el nacimiento del Salvador del mundo.

Toda persona que conscientemente y por fe acepta a Cristo como Salvador – tiene la promesa de ser hecho “hijo de Dios” y como hijo también “herederos” de todo lo que pertenece al Padre. ¿Estás seguro que Jesús es TU Salvador?

¡Feliz Navidad!