- Baptist Press - https://www.baptistpress.com -

EDITORIAL: “Cuando la ansiedad nos ataca”

[1]

NOTA DEL EDITOR: La columna First-Person (De primera mano) es parte de la edición de hoy de BP en español. Para ver historias adicionales, vaya a http://www.bpnews.net/espanol [2]

NASHVILLE, Tenn. (BP) — Diciembre debería de ser uno de los meses de más regocijo del año. Sin embargo, la realidad nos dice que hoy en día los tiempos han cambiado y para un gran segmento de la población, diciembre es uno de los meses más difíciles, dependiendo de las circunstancias de cada familia. Al acercarnos a las fiestas navideñas, lo que debería ser un tiempo de gozo, paz y tranquilidad se torna intempestivamente en una etapa de ansiedad y empezamos a correr en todas las direcciones, nuestra vida se torna una vorágine buscando el regalo perfecto, la mejor promoción en el mercado, el aparato electrónico de moda, somos un torbellino “decorando” la casa “perfecta” y sin darnos cuenta caminamos junto a la intranquilidad y el desasosiego se vuelve nuestro compañero cuando irónicamente decimos “tiempo de paz”.

En medio de un ambiente con gran auge comercial, por si fuera poco surgen los grandes desacuerdos y debates acerca de cómo celebrar o llamar a esta tradicional fiesta con raíces judeo-cristianas y que de alguna manera se ha paganizado y nosotros le hemos abierto la puerta de nuestros hogares a un mensaje consumista alienante, que nos saca o nos desvía del camino y nos lleva a un barranco de ansiedad y depresión emocional-espiritual donde el enemigo nos atrapa desenfocándonos de la verdadera celebración que es el nacimiento del Hijo de Dios hecho hombre.

Se ha puesto a pensar que para nosotros los cristianos ni siquiera debiera ser un debate él: ¿Que es correcto? ¿”Merry Christmas” (Feliz Navidad)? o ¿”Happy Holidays” (Felices Fiestas)? Tristemente lo mencionado refleja tiempos confusión, que pretenden hacer del mes de diciembre un mes cualquiera sin ningún significado espiritual para la humanidad. La verdad es que todo esto alimenta la ansiedad y se vuelve desmesurada, que provoca, depresión e intenta matar la alegría y el contentamiento de celebrar la vida en cualquier época del año.

El apóstol Pablo en el contexto de una sociedad pluralista, dominada por Roma, señala claramente en el capítulo 4 de Filipenses, la necesidad de no perder la alegría de la vida y embarcarse en el tren de la preocupación, ya que tarde o temprano se descarrilara. El consejo bíblico aquí es que no estemos “Ansiosos” más bien nos conectemos con Dios en oración y descansemos en El … y la paz que sobrepasa todo entendimiento invadirá nuestras vidas. Que hermosa terapia espiritual nos ofrece la Palabra de Dios para esta época de tanta ansiedad y afán.

[3]

Aquí, algunos consejos prácticos para enfrentar la ansiedad:

¿Cómo los Cristianos pueden superar o vencer la Ansiedad?:
— Primero: Recibiendo el regalo perfecto de la navidad, a Jesús, el Mesías Prometido, el Emanuel (2 Corintios 5:17)
— Segundo: Orando a Dios Correctamente (Filipenses 4:6-7)
— Tercero: Pensando Correctamente (Filipenses 4:8)
— Cuarto: Viviendo Correctamente (Filipenses 4:9)