fbpx
Articulos en Español

El gobernador de Missouri va a pelear que St. Louis sea ‘santuario’ del aborto


JEFFERSON CITY, Mo. (BP) — El gobernador de Missouri, Eric Greitens se ha comprometido a liderar una batalla para repeler un proyecto de ley aprobado por la Junta de Concejales de St. Louis que esencialmente hace a St. Louis una “ciudad santuario” para el aborto, con críticas que contienden que esto amenaza la libertad de religión de los ciudadanos y las instituciones que se oponen.
Conocida como Board Bill 203 (Proyecto de ley de la junta 203), coloca el embarazo y la salud reproductiva — incluyendo la decisión de abortar un niño — junto con las ya existentes categorías como raza, género, religión e incapacidad en la ordenanza antidiscriminatoria de St. Louis.
De acuerdo a LifeNews.com, el Derecho a la Vida de Missouri ha advertido que Board Bill 203 podría forzar a los propietarios a alquilar propiedades a los proveedores de abortos o a grupos defensores del aborto y a castigar a los empleados, incluyendo organizaciones religiosas, que rehúsen contratar a alguien que públicamente apoye el aborto.
“BB 203 intenta forzar a las iglesias y a otros a ser cómplices en la profunda maldad del aborto,” LifeNews.com reportó a Derechos a la Vida de Missouri como contendiente.
Greitens, quien dijo que quiere que Missouri sea líder en proteger la vida de los nonatos, compartió su compromiso de pelear la medida de St. Louis en una llamada telefónica con Don Hinkle, editor de la publicación noticiosa The Pathway de la Convención Bautista de Missouri y consejero de política pública de los bautistas del estado.
“Debemos proteger a las personas de fe y debemos proteger al nonato,” dijo Greitens, de acuerdo a un reporte del Pathway del 16 de febrero. “Debemos ganar esto y estoy orgulloso de liderar la batalla de este asunto.”
Greitens, un republicano que fue electo como gobernador en noviembre, no dijo cuáles pasos ha preparado para que se tomen, pero el Pathway señaló que se está redactando un proyecto de ley en la Asamblea General para anular o revocar Board Bill 203, que fue adoptado por la Junta de Concejales 17 a 10 el 10 de febrero.
Hinkle dijo que Board Bill 203 es “una ley maligna que debe ser derogada y le prometí al gobernador que los bautistas del sur de Missouri lo apoyarán en pelear esta vil acción que hace a St. Louis una ciudad de muerte y apunta a los más pequeños entre nosotros — los nonatos.”
El St. Louis Post-Dispatch citó a la auspiciadora del proyecto, Megan Green, quien representa al 15 distrito, cuando dijo que los empleadores “pueden tener sus propias creencias” pero “no deben poder imponer esas creencias a las personas o despedir a alguien debido a esas creencias.”
El arzobispo católico Robert Carlson describió la aprobación de Board Bill 203 como “un momento terrible para una ciudad con tan orgullosa historia,” reportó el St. Louis Post-Dispatch. Las leyes de la ciudad, dijo Carlson, “ahora activamente protegen y promueven el asesinato de los niños nonatos.”
En una audiencia sobre el proyecto del 18 de enero, Thomas Buckley, asesor general de la arquidiócesis, dijo que la arquidiócesis “no acatará y no podrá acatar esto,” y advirtió: “Iremos directamente a la corte federal.”
Noah Oldham, anciano de la Iglesia August Gate y coordinador para la ciudad de St. Louis de ENVIA de la Junta de Misiones Norteamericanas, asistió a la audiencia del 18 de enero para testificar en contra del proyecto de ley, pero el tiempo expiró antes de que pudiera hablar. Entonces él habló individualmente con varios miembros de la Junta de Concejales, y los urgió a defender la vida.
“¿Vamos a ser santuario para todas las personas,” dijo Oldham al recapitular sus comentarios en una entrevista a Pathway, “independientemente de lo que ellos crean — pero también independientemente de su poder? Roe v. Wade, hace 44 años, legisló que la condición de persona está basada en poder: si no se tiene la habilidad de vivir por sí mismo afuera del vientre, entonces no se tiene el derecho de ser llamado persona. Eso es discriminación. St. Louis necesita ser una ciudad que sea santuario para todas las personas, inclusive para los nonatos.”
Oldham dijo que les recordó a los funcionarios de la ciudad su “mutuo punto en común — esto es, servir a las personas de esta ciudad que tengan necesidades.”
“Y creo,” dijo, “que no hay nadie en mayor necesidad que las mujeres en crisis de embarazo y sus hijos nonatos. Y creo que si trabajamos juntos — los funcionarios de la ciudad, la iglesia local … y todos los otros pro vida (organizaciones y) centros de embarazo alrededor de St. Louis — verdaderamente podríamos cuidar a estas madres, podríamos mantener sus conciencias limpias, les podríamos permitir dar vida, podríamos ser una ciudad santuario para todos…e inclusive podríamos respetar la libertad religiosa de los cristianos.”
Oldham le dijo al Pathway que, en el actual panorama político, “realmente hay una puerta abierta para pelear contra el aborto en este país” — esto es, si los pro vida sacan ventaja de la oportunidad.
“Creo que Dios, en las Escrituras, nos llama a alzar la voz por aquellos que no tienen voz y a manifestarse por aquellos que están oprimidos,” dijo. “Y creo que no hay nadie más vulnerable en este mundo que el niño nonato.”
De acuerdo al Post-Dispatch, legislaciones similares han sido aprobadas en el Distrito de Columbia, Boston y el estado de Delaware.

    About the Author

  • Por el Missouri Pathway y el personal de BP
    Adaptado de un reporte del Pathway (www.mbcpathway.com), publicación de noticias de la Convención Bautista de Missouri. Art Toalston, editor senior de Baptist Press contribuyó en este reporte. Read All by Por el Missouri Pathway y el personal de BP ›