fbpx
Articulos en Español

Dios sana y libera, reportan misioneros


HOUSTON (BP) — La familia zimbabuense podría ser comparada con la mujer con el flujo de sangre cuya historia se relata en Marcos 5:26. Con un hijo con un severo retraso en su desarrollo, la familia había gastado todo su patrimonio en busca de una cura, inútilmente.

El pequeño de 9 años parecía tener solamente 5. No podía hablar y se caía cuando trataba de caminar. Llevaba talismanes alrededor del cuello y la cintura, objetos de los curanderos tradicionales y doctores brujos que fueron incapaces de sanar.

Justo como la mujer descrita en los evangelios, la gracia salvadora de Dios proveyó la cura que prevaleció. En Zimbabue, esa gracia fue ofrecida por los misioneros Gregg y Donna Fort de la Junta de Misiones Internacionales, que guiaron a la familia a Cristo.

Los Fort compartieron su historia el día de la apertura de la reunión anual de la Convención Bautista del Sur junto con otros misioneros durante el reporte del Comité Ejecutivo, en un elogio al valor del dar de los bautistas del sur a través del Programa Cooperativo, la Ofrenda de Navidad Lottie Moon para las Misiones Internacionales y la Ofrenda de Resurrección Annie Armstrong para las Misiones Norteamericanas.

“[La familia] se preguntaba si el Dios que ahora adoraban podría ser capaz de sanar el cuerpo de su hijo. Cuando ellos nos lo trajeron, todavía tenía los amuletos alrededor del cuello y la cintura. Al padre se le había dicho que necesitaban quitárselos porque representaban el poder y la autoridad de nuestro enemigo Satanás,” relató Gregg Fort. “Observamos mientras se los cortaban, hacían un fuego y los quemaban. Luego nos reunimos alrededor de su hijo… e intercedimos ante el Dios que es más que capaz y observamos cuando, aunque hubo repetidos ataque del enemigo, [el hijo] fue restaurado completamente y devuelto a su familia.

“Hemos sido testigos de nuestro Padre reconciliando al perdido con él. El milagro del nuevo nacimiento ha estado acompañado por el enfermo que es sanado, el endemoniado que es liberado, nuevos creyentes que se convierten en el cuerpo de Cristo,” dijo Fort. “Las comunidades han sido transformadas y las tribus han visto la animosidad de los unos hacia los otros ser cambiada en amor que agrada a Dios y en interés.”

Cuando los misioneros contaron sobre la salvación de otros en campus universitarios y en ciudades en la iniciativa Envía Norteamérica de la Junta de Misiones Norteamericanas, el presidente del Comité ejecutivo, Frank Page animó a los mensajeros a dar diezmos y ofrendas como lo ordenó el Señor. Actualmente, el bautista del sur promedio da solamente cerca del 2.3 por ciento de su ingreso al Señor, y el dar promedio al PC de las iglesias es apenas un poco más del 5 por ciento de los recibos no designados, dijo Page.

“Si los bautistas del sur estuvieran realmente obedeciendo el llamado de Dios a diezmar, el cual Jesús confirmó, y dieran el 10 por ciento, por lo menos, y si las iglesias volvieran al patrón histórico de dar por lo menos el 10 por ciento a las misiones a través del Programa Cooperativo,” dijo Page, “amigos, veríamos un incremento dramático, un incremento dramático, de manera que podríamos enviar el doble, el triple de misioneros de los que mandamos ahora. Si los bautistas dieran solamente un 1 por ciento más, el próximo año veríamos $100 millones ir a sostener nuestros seminarios, nuestras juntas misioneras y todos los ministerios de la Convención Bautista del Sur.

“Tengo que decirles que esa posibilidad me emociona.”

Fort les dijo a los misioneros que la falta de dar podría facilitar la propagación de la herejía por parte de los falsos maestros.

“Tal y como Cristo fue encarnado en medio de nosotros, las misiones encarnadas es todavía hasta el momento la mejor manera de llevar el mensaje del evangelio de Jesucristo al mundo. Como bautistas del sur, permítanme desafiarlos con la realidad de que en Zimbabue, por ejemplo, aquellos que están proclamando una falsa esperanza o una teología liberal están moviéndose felizmente a áreas que nosotros dejamos vacantes, nos están superando, promoviendo una religión sin esperanza, con dioses que no pueden salvar,” dijo Fort.

“¿Nos atreveríamos a devolver parcialmente terrenos conquistados a mormones, a testigos de Jehová, a musulmanes? ¿Seríamos capaces de permitir a proponentes de teologías liberales colarse en medio de los convertidos a través de programas de entrenamiento y seminarios, para corromper a los mismos creyentes que elegimos llevar a la salvación en Cristo?

“Que el Padre cause que arda en nosotros un nuevo fuego, un deseo insaciable, y una inagotable determinación de clamar las naciones para él, y que él nos bendiga ricamente cuando juntos nos movamos para completar la tarea de alcanzar las restantes 3.400 etnias que no tienen testigos y en medio de las cuales no hay creyentes,” imploró Fort.

Fort es hijo del fallecido Milton Giles Fort y Wanna Ann Fort, quienes sirvieron muchos años como misioneros médicos en lo que es ahora Zimbabue. La Unión Femenil Misionera, en la celebración de su 125º aniversario, honró a la familia Fort por los más de 200 años de servicio misionero acumulativo prestado por los padres y tres de sus cinco hijos.

Ministerio Universitario Bautista

Keith y Paige Wieser, misioneros del Ministerio Universitario Bautista quienes sirven en la Universidad del Estado de Washington y en la Universidad de Idaho, les agradecieron a los mensajeros por su sostenimiento.

“Cada año sus oraciones y su sostenimiento financiero impactan significativamente la vida de los estudiantes universitarios. Debido a su apoyo a las misiones hay estudiantes de primer año en Pennsylvania y en New England que están oyendo el evangelio por primera vez,” dijo Keith Wieser. “Hay estudiantes de segundo año en Louisiana y en Georgia que están creciendo para ser misioneros eficaces. Hay estudiantes de penúltimo año en Arizona y en Canadá que están creciendo en su capacidad de convertirse en líderes de nuestras iglesias y en iniciadores de iglesias. Hay estudiantes de último año en Washington y en Minnesota que están siendo enviados a ponerse en marcha con el evangelio para afectar a nuestras ciudades y transformar nuestras culturas.”

Nuevos iniciadores de iglesias

Las ofrendas de los bautistas del sur capacitaron a Jeremy Westbrook a iniciar una iglesia exitosa en Marysville, Ohio, les dijo Westbrook.

“Debido a su inversión, estos cuatro años anteriores 123 personas han sido bautizadas para la gloria de Dios,” dijo Westbrook. “Bautistas del sur, cuando nos trasladamos a iniciar una iglesia en Marysville, ustedes estuvieron allí con nosotros. Y me siento feliz de decir que hace dos meses el domingo de resurrección en el cuarto aniversario de nuestra iglesia, más de 500 personas se reunieron ese domingo de resurrección a adorar a nuestro resucitado Salvador Cristo Jesús.”

Living Hope Church (Iglesia Esperanza Viviente) compró y renovó un nuevo campus para la iglesia, sin deuda, dijo Westbrook de su pastorado.
–30–
Diana Chandler es escritora del personal de Baptist Press.

    About the Author

  • Por Diana Chandler
    Diana Chandler es escritora y editora de asignación general de Baptist Press. BP reporta sobre misiones, ministerio y testimonio llevados adelante mediante el Programa Cooperativo y sobre noticias relacionadas con los intereses de los bautistas del sur nacional y mundialmente. Read All by Por Diana Chandler ›