fbpx
Articulos en Español

EDITORIAL: Cómo liderar aprendiendo


Se veía como una conexión fácil de hacer. Había encontrado una bocina musical de auto con dos alambres de cobre desnudos saliendo de ella. Recordé que yo había visto un cable de alimentación que también tenía dos cables.

Pensé que sería una solución simple conectar los dos cables de la bocina por los dos hilos del cable y. . . conectarla a la toma eléctrica. Fue entonces cuando llegó el chasquido fuerte y las chispas. Y fue entonces cuando me enteré de la diferencia entre la corriente alterna (AC) y corriente directa (DC). Aprendí que no se puede sustituir uno por el otro.

También aprendí que siempre tengo que seguir aprendiendo. Esto es tan cierto para los ingenieros eléctricos como lo es para los pastores y líderes de la iglesia.

Echemos un vistazo a algunos de los principios de aprendizaje de liderazgo que podemos obtener de la experiencia de Moisés con su suegro.

¿Qué estás haciendo?”

Moisés pasó gran parte de su tiempo al igual que muchos pastores y líderes de hoy. Mira cómo describe su horario para un día típico:

“El pueblo viene a mí para consultar a Dios. Cuando tienen asuntos, vienen a mí; y yo juzgo entre el uno y el otro, y declaro las ordenanzas de Dios y sus leyes” Éxodo 18:15-16.

¿La descripción de Moisés de sus días suena como la suya?

Escuchar las preguntas, problemas y conflictos de la gente para luego dar la instrucción según Dios no es sólo emocionalmente y espiritualmente exhaustante, puede ser también físicamente agotador. Sin embargo, ahí estaba Moisés – desde el amanecer hasta la puesta del sol – enseñando la resolución de conflictos, dando dirección y ayuda a su pueblo a aprender lecciones de vida (Ex 18:13).

Yo podría haber respondido diciendo: “No puedo hablar ahora, ¿no ves que estoy ocupado aquí?” O, “¿Por qué no dejas de hacer preguntas y me ayudas?!” Pero, incluso cuando se trataba de cuestionar su trabajo, Moisés permitió ser interrumpido.

¿Estás dispuesto a permitir que alguien interrumpa tu trabajo y te haga preguntas acerca de tu trabajo o ministerio? Quién – como el suegro de Moisés- tiene permiso para preguntarte “¿Qué estás haciendo?”

Si no tienes a alguien a tu alrededor haciéndote preguntas, ora para que Dios te muestre a alguien en tu vida que pueda ayudarte a aprender haciéndote preguntas incómodas.

“Lo que estas haciendo no es bueno”.

Como si no fuera suficiente interrumpir a Moisés durante su duro trabajo, Jethro tiene la audacia de darle una no solicitada evaluación de su obra – “Lo que estas haciendo no es bueno” (Ex 18:17).

Jethro no dijo: “No eres bueno”. Él dijo: “Lo que estas haciendo no es bueno”. No fue un ataque personal dirigido a Moisés. Si quieres ser un líder que siempre está aprendiendo, no debes tomar todas las observaciones sobre tu trabajo como un ataque personal contra ti.

Ayudar a la gente era bueno. Dar la dirección de Dios era bueno. La resolución de conflictos era buena. Pero, la manera en que Moisés estaba haciéndolo no era buena.

Los líderes aprenden a través de la corrección. Cuando alguien trata de corregirte, hay que entender que probablemente no están atacando tu visión, tus planes o tu propósito. Ellos están tratando de ayudarte a lograr una mejor manera.

Si usted no está dispuesto a evaluar si “lo que está haciendo está mal”, entonces usted y las personas a las que servimos “se desgastaran así mismos” (Ex. 18:18).

“Escúchame y te voy a dar un consejo”.

Jethro era uno de esos maravillosos colegas que todo buen líder quiere – él no señalaba un problema, el venía con una solución!

Él dijo a Moisés que encontrara líderes que pudiera colocar sobre grupos de mil, de cien, cincuenta y de diez. Estos líderes fueran a hacerse cargo de la mayor parte de los casos y problemas que las personas tenían. Sólo los casos difíciles irían a Moisés.

¿Qué hay de ti? ¿Está dispuesto a aprender un nuevo método? ¿Estás dispuesto a aprender acerca de la nueva estructura organizativa?

“Moisés escuchó. . . y lo hizo”.

De verdad no has aprendido algo hasta que lo has puesto en práctica. La Biblia nos dice que Moisés escuchó a su suegro e hizo todo lo que dijo.

Como líder de aprendizaje, ¿tienes algo en tu cabeza o en tu corazón que necesita ser implementado? ¿Qué estás esperando?

¿Cuál sería el resultado si Moisés el líder estuviera dispuesto a seguir aprendiendo? “Si esto hicieres, y Dios te lo mandare, tú podrás sostenerte, y también todo este pueblo irá en paz a su lugar” (Ex 18:23).

Moisés era enseñable y fue capaz de experimentar su llamado, soportar la tensión y ver la satisfacción de su servicio a su pueblo.

Si usted y yo permanecemos enseñables, podemos hacer lo mismo.

    About the Author

  • Jesse Rincones
    Jesse Rincones es el director ejecutivo de la Convención Bautista Hispana de Texas y Pastor Principal en Alliance Church, Lubbock.Read All by Jesse Rincones ›