fbpx
Articulos en Español

EN PRIMERA PERSONA: Una perspectiva sobre la propuesta de enmienda de la SBC relativa a las mujeres en el ministerio pastoral


La Convención Bautista del Sur pronto considerará la acción final sobre una enmienda a la Constitución de la SBC que establece que una iglesia bautista del sur cooperante “afirma, nombra o emplea sólo a hombres como cualquier tipo de pastor o anciano según lo calificado por las Escrituras.

Se trata de una decisión significativa que plantea importantes cuestiones relacionadas con la teología, la política y la práctica bautistas y que tiene el potencial de afectar profundamente no sólo a la Convención Bautista del Sur, sino a toda la denominación bautista del sur.

Cuando el Comité Ejecutivo de la SBC remitió la enmienda a la Convención en 2023, lo hizo con la recomendación de que fuera rechazada. Esta sigue siendo la posición del Comité Ejecutivo y refleja mi posición también. He aquí algunas de las razones de nuestra posición, junto con algunas sugerencias para un camino a seguir.

Acuerdo fundacional

Los compromisos teológicos que subyacen a la enmienda propuesta reflejan mi creencia de que los pastores deben ser hombres. Cuando me enfrenté al reto de establecer el gobierno de la iglesia como plantador de iglesias, mis opciones se definieron por esas creencias. Instituimos el gobierno de la iglesia con sólo hombres en el papel de pastor/anciano/supervisor. Desde que dejamos el ministerio pastoral, nos hemos unido sistemáticamente a iglesias que mantienen esta norma de liderazgo.

Durante los últimos 20 años, he defendido esta norma como presidente de un seminario comprometido a enseñar de acuerdo con Fe y Mensaje Bautistas 2000 y no en su contra. Aunque he abogado por las mujeres en otras funciones, mi creencia y práctica constante durante 40 años ha sido limitar el liderazgo pastoral en las iglesias locales a los hombres. A pesar de que la enmienda propuesta refleja mis creencias y prácticas, mis preocupaciones sobre las siguientes implicaciones y consecuencias de su adopción me llevan a oponerme a ella.

Título o función

Una preocupación sobre la enmienda propuesta es si se aplica al título o a la función de pastor. ¿Significa que una mujer no puede usar el “título” de pastora o que una mujer no puede “ejercer” como pastora?

Si la cuestión es el título, entonces las iglesias con mujeres llamadas “pastoras” pueden cumplir la normativa simplemente cambiando su título por el de evangelista, ministra, directora, coordinadora o alguna otra palabra descriptiva. Esto crea el problema, sin embargo, de permitir que las mujeres que sirven como “pastoras docentes” se conviertan en “ministras docentes” y continúen funcionando de cualquier manera que su iglesia lo permita. Esto no parece cumplir el objetivo de la enmienda

Si la cuestión es la función, entonces el Comité de Credenciales de la SBC debe investigar las descripciones de trabajo, los documentos de gobierno de la iglesia, los registros de trabajo y las políticas del personal de las iglesias locales para determinar si una mujer está funcionando como pastora. Esto es insostenible debido al número de iglesias que deben ser evaluadas por un comité de voluntarios que se reúne una vez al mes. También coloca a la SBC en el papel de evaluar las operaciones internas de las iglesias locales -incluso si los pastores varones están “cualificados por las Escrituras”- un papel que nunca se pretendió que cumpliera.

Tensiones en torno a la autonomía

Los bautistas del sur creemos en la autonomía de la iglesia local – una consecuencia de nuestras convicciones sobre la competencia del alma, el sacerdocio de los creyentes y la suficiencia de Jesús para proporcionar acceso inmediato a Dios a cada individuo y congregación. Extendemos nuestra convicción sobre la autonomía también a las estructuras denominacionales. Ninguna iglesia tiene autoridad sobre ninguna otra iglesia, y ningún grupo denominacional tiene autoridad sobre ninguna iglesia ni sobre ningún otro grupo denominacional.

Sin embargo, las convenciones tienen el derecho y la responsabilidad de definir el alcance de su participación – en lenguaje histórico bautista, “estar en cooperación amistosa”. Una preocupación, mucho más amplia que la cuestión actual pero relacionada con ella, es el cambio que se ha producido en la SBC en los últimos 25 años sobre quién/qué constituye la SBC y qué define la cooperación amistosa. La Constitución de la SBC establece: “La Convención consistirá de mensajeros que sean miembros de iglesias bautistas en cooperación con la Convención”. Nótese estas cuidadosas e importantes distinciones – la Convención consiste de mensajeros, no de iglesias; y las iglesias están en cooperación, no en membresía.

Hace unos 25 años, el personal del Comité Ejecutivo de la SBC creó la primera lista pública de iglesias de la SBC como herramienta administrativa. Algunos la han interpretado erróneamente como una lista de “iglesias miembros”. Durante este mismo período, la Constitución de la SBC ha sido enmendada varias veces para añadir calificativos a lo que significa para una iglesia estar en cooperación con la SBC. Con el tiempo, el lenguaje de “membresía” se ha colado en nuestro vocabulario y documentos.

En generaciones anteriores, el Comité de Credenciales de la SBC evaluaba las credenciales de los mensajeros para asegurarse de que provenían de iglesias cooperantes. En años recientes, el papel del Comité de Credenciales ha sido redefinido como árbitro de si una iglesia es “miembro” de la SBC. Esto es más que un juego de palabras. El paso de definir la Convención como formada por mensajeros reunidos a formada por iglesias miembros es un cambio sustancial que está remodelando nuestra identidad.

Esto plantea dos cuestiones importantes. En primer lugar, ¿cómo se relaciona la enmienda con la autonomía de las iglesias locales? En segundo lugar, ¿qué ocurre cuando una iglesia es expulsada de la SBC por tener una pastora?

La SBC tiene el derecho y la responsabilidad de definir quién puede participar en su reunión anual – los mensajeros deben provenir de iglesias cooperantes. La SBC también tiene el derecho y la responsabilidad de definir las acciones de sus entidades. Estas decisiones reflejan la autonomía de la Convención y no infringen la autonomía de las iglesias locales.

Por otro lado, las iglesias tienen el derecho y la responsabilidad de determinar sus líderes y su estructura de gobierno. Las iglesias pueden tomar cualquier decisión de liderazgo que elijan. Pero, si se aprueba la enmienda, las iglesias que incluyan a mujeres en el liderazgo pastoral serán expulsadas de la SBC, ya sea por retiro voluntaria o por expulsión de la Convención. Esta es la tensión que se produce cuando la autonomía de las iglesias se cruza con la autonomía de la Convención. Históricamente, la Convención ha favorecido la autonomía de las iglesias locales y ha evitado acciones que pudieran implicar o intentar controlar a las iglesias (Constitución de la SBC, Artículo IV). Ese precedente también debe tenerse en cuenta en este caso.

En cuanto a la segunda pregunta, cuando una iglesia es retirada de la SBC (declarada “en no cooperación amistosa”) hay varias consecuencias sorprendentes. Los mensajeros de la iglesia no se reunirán (o serán “desbancados”) en la reunión anual. Los directivos que sean miembros de esas iglesias deberán cambiar su membresía eclesiástica o renunciar a las juntas directivas de las entidades de la SBC. La IMB no podrá nombrar misioneros y la NAMB no podrá financiar la plantación de iglesias patrocinadas por las iglesias excluidas. Los estudiantes de seminario respaldados por iglesias excluidas deben pagar una matrícula no perteneciente a la SBC (normalmente el doble de lo que paga un estudiante bautista del sur). Los empleados de entidades de la SBC que deban ser miembros de una iglesia bautista del sur deberán trasladar su membresía a otra iglesia o renunciar a su trabajo si su iglesia queda excluida. Los participantes de GuideStone en iglesias excluidas pueden perder su seguro de incapacidad (proporcionado a través de asociaciones con convenciones estatales) y pueden perder otros beneficios y protecciones de jubilación vinculados a la afiliación a la SBC. Estas prestaciones están definidas legalmente, y las exenciones no pueden concederse arbitrariamente.

Las iglesias excluidas pueden seguir asistiendo a la Reunión Anual de la SBC como invitadas, comprar en Lifeway, invertir a través de GuideStone y hacer donaciones a las causas de la Convención. En resumen, funcionan como lo hacen ahora las iglesias que no pertenecen a la SBC: presencia permitida, negocios aceptados, pero participación restringida.

Aspectos jurídicos

Algunas de las pérdidas mencionadas tienen implicaciones legales para todos los miembros y líderes de las iglesias excluidas, más allá de una mujer que tenga el título o la función de pastora. Algunos de estos cambios y sus resultados futuros (como la pérdida de cobertura por discapacidad y los cambios en los programas de jubilación) aumentan la probabilidad de litigios derivados de estas decisiones. Por estas razones, el Comité de Credenciales debe documentar cada paso de su proceso, preservar cada forma de comunicación y buscar orientación legal mientras toma sus decisiones. Si docenas de iglesias son excluidas o eliminadas de la SBC de manera contradictoria, el riesgo legal puede aumentar en consecuencia.

Una preocupación relacionada son las implicaciones de estas acciones en relación con el muro legal de autonomía que protege a la SBC de ser considerada responsable de las acciones de las iglesias. Si la SBC se involucra de forma tan intrincada en las operaciones internas de las iglesias -investigando y tomando decisiones sobre títulos, descripciones de puestos, responsabilidades de servicio y decidiendo las cualificaciones bíblicas apropiadas para los líderes de las iglesias locales-, puede estar contribuyendo a erosionar la protección legal que proporciona la autonomía. Algún abogado emprendedor con un juez cooperativo podría argumentar que una convención con tanto interés en el funcionamiento interno de sus iglesias también es responsable de sus otras acciones. Si eso ocurre, es posible que en el futuro aumenten los litigios entre iglesias y entidades.

Procesos y procedimientos de la Convención

Los procesos y procedimientos que se utilizarán para implementar la enmienda también pueden producir otras consecuencias no deseadas para la Reunión Anual de la SBC. El tiempo dedicado a escuchar la apelación y anunciar los resultados sobre la Saddleback Church durante la Reunión Anual de 2023 fue de poco más de 17 minutos. Si los informes de que hay cientos de iglesias de la SBC que tienen a una mujer con el título o la función de pastora son ciertos, entonces esas iglesias pueden ahora dominar las futuras reuniones anuales.

Si deciden no cumplir con el nuevo requisito constitucional, el Comité de Credenciales debe recomendar y el Comité Ejecutivo debe declarar que cada una de esas iglesias no coopera amistosamente. Una vez que esto ocurra, estas iglesias podrán apelar la decisión ante la SBC durante su próxima reunión anual antes de una votación final de expulsión. Aunque el tiempo se reduzca a 10 minutos por iglesia, si 25 de estas iglesias apelan cada año durante los próximos años, los procesos de apelación durarán horas, y la exclusión de las iglesias se convertirá en el centro de atención de la reunión anual de la SBC.

Precedentes

Todos estos procesos y procedimientos pueden ajustarse o corregirse, pero puede resultar difícil hacerlo al tiempo que se aborda el problema. Dado que se han establecido precedentes, puede resultar difícil no mantenerlos. La práctica de enmendar la Constitución para incluir cuestiones como la homosexualidad, los abusos sexuales y el racismo ha sentado un precedente que, para algunos, apoya la adopción de la enmienda actual. Pero la cuestión actual difiere de las anteriores en dos aspectos significativos.

Primero, las decisiones pasadas que estrecharon la definición de una iglesia cooperadora – homosexualidad (1992/1993), abuso sexual (2019/2021) y racismo (2019/2021) – tenían la intención de mostrar nuestra unidad en lugar de definir nuevas posiciones. Prácticamente todas las iglesias bautistas del sur apoyan esas posiciones, evidenciado por el pequeño número de veces que las iglesias han sido removidas por estas razones.

Desde que se adoptaron estas definiciones restrictivas, sólo 13 iglesias han sido expulsadas de la Convención por alguno de estos motivos (ocho por homosexualidad; cuatro por abusos sexuales; una por racismo). Además, cuatro iglesias fueron expulsadas por no cooperar en la resolución de estas cuestiones. Es decir, 17 iglesias en los últimos 32 años.

La enmienda actual es diferente. Impone una interpretación de nuestra declaración doctrinal que puede dar lugar a la exclusión de cientos de iglesias. Este conflicto en la Convención nacional probablemente se extenderá a las convenciones estatales, asociaciones y otras entidades bautistas, como colegios, fundaciones, etc. Todas ellas tienen sus propias constituciones, políticas de membresía, declaraciones doctrinales, normas de acreditación y requisitos legales que cumplir. Estas entidades denominacionales no son propiedad de la SBC, no están controladas por ella ni le rinden cuentas y, por lo tanto, deben lidiar con estas cuestiones de manera independiente e individual. En algunos de estos entornos pueden surgir conflictos significativos a medida que se desarrollan los debates. Esto no ha ocurrido con las otras cuestiones añadidas a la Constitución.

En segundo lugar, los temas anteriores (homosexualidad, abusos sexuales y racismo) tienen un componente moral definido. Son actos pecaminosos claramente condenados en la Biblia. Las mujeres que desempeñan funciones pastorales no entran en esta categoría. Los roles de liderazgo de género son un debate sobre la interpretación de la Biblia, no sobre someterse a su autoridad.

Fidelidad doctrinal

Los defensores de la enmienda propuesta pueden estar de acuerdo en que algunas de las preocupaciones mencionadas hasta ahora son válidas. Pero, para ellos, es un precio que merece la pena pagar para preservar la fidelidad doctrinal. No se los convencerá de que moderen su postura para mejorar la cooperación, evitar riesgos legales, proteger la política, mejorar la moral o preservar los recursos financieros. Aunque pueden lamentar los conflictos y contratiempos derivados de su posición, los consideran el coste de defender la fidelidad bíblica y una convención doctrinalmente más pura y teológicamente más alineada.

El debate sobre las mujeres en funciones pastorales se centra en interpretaciones bíblicas y teológicas sobre las posturas complementarias e igualitarias. Los bautistas del sur son decididamente complementarios. La discusión actual, sin embargo, se centra en lo que significa ser complementario y si este tema debe ser una prueba de compañerismo.

Algunos teólogos clasifican las cuestiones doctrinales en varios grupos. Mi descripción al respecto (véase mi libro de 2011 “The Case for Antioch”) incluye tres agrupaciones: convicciones, compromisos y preferencias. Algunos también las llaman doctrinas de primer, segundo y tercer orden o primarias, secundarias y terciarias.

Utilizando mi terminología, las convicciones son doctrinas que definen la fe cristiana. No se es cristiano si se niega una de ellas. Un ejemplo sería la resurrección corporal de Jesús. Son doctrinas por las que merece la pena morir. Los compromisos son doctrinas que definen el compañerismo, la cooperación o la unidad denominacional. Esto es lo que diferencia a un bautista de un metodista. Algunos ejemplos serían el bautismo por inmersión o la seguridad del creyente. Estas son doctrinas por las que vale la pena dividirse. Las preferencias son doctrinas que definen el compañerismo de la iglesia local. Ejemplos de éstas serían el gobierno de la iglesia o las prácticas de adoración. Estas son doctrinas que vale la pena debatir pero que también requieren deferencia entre los creyentes.

El aspecto doctrinal del debate actual sobre las mujeres en funciones pastorales se basa en una decisión importante: dónde situar las funciones de liderazgo de género en un continuo teológico. Para algunos, se trata de una doctrina de tercer orden, que deben decidir las iglesias locales sin tener en cuenta cómo funcionan otras iglesias. Para otros, el papel de la mujer en el liderazgo pastoral es una doctrina de segundo orden. Define lo que significa ser bautista del sur, al mismo nivel que el bautismo por inmersión o la seguridad del creyente. Y para algunos, es una doctrina primaria o una prueba de ortodoxia bíblica, lo que significa que revela si “crees en la Biblia” o no.

Mientras que la mayoría de los bautistas del sur están de acuerdo en que los cristianos pueden diferir sobre los roles de liderazgo de género (lo que significa que no son una doctrina primaria), la SBC está decidiendo ahora si los roles de liderazgo de género serán una doctrina secundaria en lugar de terciaria. Esta es una aclaración necesaria para algunos; un cambio importante para otros que creen que esto ha sido y debe seguir siendo una cuestión terciaria. Estamos decidiendo si los roles de liderazgo de género son una doctrina por la que vale la pena dividirse en lugar de una doctrina que vale la pena debatir.

Mientras que algunos pueden creer que la enmienda es necesaria para protegerse contra el deslizamiento cultural relacionado con el género y la sexualidad, tenga en cuenta las acciones de los mensajeros en 2023 – que utilizaron la declaración confesional para declarar que dos iglesias no estaban en cooperación amistosa debido a su postura sobre las mujeres que sirven en funciones pastorales. Esto sucedió basado en nuestras convicciones doctrinales sin la ayuda de la enmienda.

Conformidad doctrinal

Reconocer que vale la pena debatir algunas doctrinas, pero que no vale la pena dividirse por ellas, admite las diferencias teológicas que existen, y que siempre han existido, entre los bautistas del sur. Al adoptar esta enmienda, se impondrá un nuevo nivel de conformidad doctrinal en toda la SBC. Para los proponentes, la necesidad de esta enmienda surge de la convicción de que es necesario un mayor alineamiento doctrinal entre las iglesias bautistas del sur.

La mayoría de los pastores y miembros de las iglesias bautistas del sur ven la denominación a través del lente del contexto de su ministerio local y su sistema personal de creencias. Saben cómo interpretan la Biblia y creen que la mayoría de los bautistas del sur están de acuerdo con ellos, o deberían estarlo. Algunos no aprecian la amplitud de la diversidad teológica en la SBC o, si la entienden, la encuentran problemática o amenazante. Quieren una denominación con mayor conformidad doctrinal.

En los últimos 40 años, Dios me ha permitido tener una visión panorámica de la SBC. He predicado en cientos de iglesias, he hablado en una reunión importante de cada convención estatal y en docenas de reuniones de asociaciones de todo el país. Además, he hablado en iglesias y conferencias de muchos grupos étnicos o minoritarios de la SBC. Fui director ejecutivo estatal durante casi 10 años y trabajé con un conjunto diverso de más de 400 iglesias en el noroeste del Pacífico. Desde mi punto de vista, la diversidad doctrinal en las iglesias, asociaciones, convenciones estatales y entidades denominacionales de los bautistas del sur es mucho más significativa de lo que la mayoría de la gente cree.

Por ejemplo, he predicado en iglesias bautistas del sur que no permitían que hombres y mujeres (ni siquiera parejas casadas) se sentaran juntos en el mismo lado del santuario y en iglesias con mujeres en el liderazgo pastoral. He trabajado con pastores fundamentalistas, conservadores, moderados y liberales. Conozco profesores que son calvinistas y otros que son anti calvinistas. He oído a bautistas del sur describirse a sí mismos como anabautistas, reformados, carismáticos y todo tipo de combinaciones.

Tenemos iglesias en las que sólo se puede utilizar la versión Reina Valera. Algunas iglesias bautistas del sur aceptan la inmersión no bautista para la membresía, consideran a todos los asistentes como miembros, o rechazan cualquier forma de membresía – por lo tanto ya no insisten en la membresía regenerada de la iglesia. He consultado con iglesias que tienen una variedad de modelos de gobierno – pastor/diácono, pastor/anciano/diácono, dirigido por el personal, dirigido por ancianos, gobernado por ancianos y las que utilizan un enfoque de consejo de iglesia o junta directiva. Cuando se añaden a la mezcla las dimensiones multicultural y multirracial -incluyendo cómo los títulos y el vocabulario son moldeados por la cultura y el idioma- la diversidad doctrinal entre los bautistas del sur se vuelve casi demasiado amplia para describirla.

Parte de la genialidad de Fe y Mensaje Bautistas 2000 y de la política histórica de la SBC es su elasticidad. Hemos practicado una ortodoxia amplia, enfatizando la cooperación en lugar de la conformidad como sello distintivo de nuestro éxito. Al codificar una interpretación más estrecha de una parte de nuestra declaración confesional en nuestra Constitución, esto puede convertirse en precursor de acciones similares en otros asuntos. Muchas iglesias bautistas del sur no están alineadas a Fe y Mensaje Bautistas 2000 en temas como la membresía regenerada de la iglesia, las prácticas de la Santa Cena, el modo y propósito del bautismo, el gobierno democrático de la iglesia, las relaciones entre la iglesia y el estado, etc. Muchos bautistas del sur discrepan en doctrinas clave como la expiación o la escatología.

Algunas de estas cuestiones parecen más importantes que el debate actual, aunque la mayoría de los bautistas del sur parecen dispuestos a tolerar la diversidad en estas otras cuestiones. Será interesante ver si la aclaración de los parámetros sobre las mujeres en el liderazgo pastoral conduce a esfuerzos para imponer la conformidad en otras cuestiones doctrinales. Mi impresión es que esas iniciativas no serán bien recibidas por muchos bautistas del sur, incluidos muchos defensores de la enmienda actual.

Desvincularse discretamente

Aunque gran parte del debate sobre la enmienda propuesta se centra en las iglesias que abandonarán o serán excluidas tras su aprobación o rechazo, también me preocupan otras dos categorías de personas que podrían desvincularse de la SBC a causa de esta enmienda.

Varios pastores me han dicho que, aunque no están abandonando formalmente la SBC por esta cuestión, se están desvinculando discretamente. Están demasiado centrados en las exigencias del ministerio pastoral como para participar en luchas internas denominacionales por algo que no consideran que merezca la pena. Para algunos de ellos, el valor misionero añadido de permanecer en la SBC ha sido eclipsado por el conflicto de reputación que supone la asociación con nuestra marca. En resumen, para algunos, la SBC ya no merece la pena.

Mi preocupación final es el impacto potencial de esta decisión y el tono del debate sobre las mujeres en toda nuestra denominación. El foco de este debate se ha centrado en una frase de Fe y Mensaje Bautistas 2000 (enmendada en 2023) – “el oficio de pastor/anciano/supervisor está limitado a los hombres calificados por las Escrituras”. Se ha discutido muy poco el resto de la misma frase. La frase completa dice: “Aunque tanto los hombres como las mujeres están dotados para el servicio en la iglesia, el oficio de pastor/anciano/supervisor está limitado a los hombres calificados por las Escrituras”. Fe y Mensaje Bautistas 2000 (enmendada en 2023) claramente defiende que “las mujeres están dotadas para el servicio”.

Los bautistas del sur, incluyendo a los mismos mensajeros que votaron afirmativamente la enmienda propuesta el año pasado, también reconocieron y colocaron a las mujeres en importantes roles de liderazgo. Por ejemplo, en la Reunión Anual de la SBC de 2023, 79 nuevos misioneros -entre ellos 41 mujeres- fueron comisionados para el servicio y enviados a todo el mundo. En esa reunión, varias mujeres hablaron desde la plataforma, presidieron importantes comités y presentaron mociones como mensajeras. Mujeres ejecutivas y miembros del profesorado de entidades de la SBC subieron a la plataforma y fueron reconocidas por su liderazgo. Y, quizás lo más importante, muchas mujeres fueron elegidas como directivas de entidades de la SBC. En esas funciones, las mujeres comparten la autoridad última para dirigir las entidades de la SBC y, en varios casos, han ocupado la presidencia del consejo.

Las mujeres sirven y seguirán sirviendo a los bautistas del sur como fideicomisarias, ejecutivas, profesoras y directoras en nuestras entidades. Seguirán sirviendo como misioneras, líderes ministeriales y administradoras de programas de nuestras juntas misioneras. Las mujeres continuarán sirviendo como ministras, diaconisas, capellanas, consejeras, administradoras, gerentes de proyectos, presidentas de comités y líderes de equipos en las iglesias locales. Las mujeres están dotadas para el ministerio. Es difícil imaginar cómo podemos avanzar sin su significativa contribución. Debemos reconocer y celebrar los importantes papeles de liderazgo que las mujeres bautistas del sur desempeñan en nuestras iglesias y denominación.

Un camino hacia el futuro

Durante los últimos 40 años, he dejado de lado mis creencias personales y he cooperado con muchas iglesias y líderes que no comparten mis posturas sobre diversas cuestiones. He trabajado en cooperación amistosa con iglesias bautistas del sur a las que no me uniría como miembro. He cooperado con otros para la misión general de llevar el Evangelio a personas que no lo han oído. Muchos otros líderes han hecho lo mismo por mí en nombre de la cooperación. Estar en cooperación amistosa no es sólo dar a través del Programa Cooperativo. Requiere reconocer diferencias significativas al tiempo que trabajamos juntos -todo ello sin dejar de debatir y defender nuestras posiciones- en nuestra misión global y eterna de llevar el Evangelio a personas que nunca lo han oído.

Para demostrar este compromiso de cooperación, en lugar de aprobar la enmienda propuesta, sigamos el siguiente camino.

1. Utilicemos nuestros procesos actuales para responder a las iglesias que clara e intencionadamente operan fuera de nuestra declaración confesional, declarándolas “no en cooperación amistosa” cuando sea necesario.

2. Sigamos debatiendo la cuestión de los roles de liderazgo de género en las iglesias con el objetivo de persuadir a las iglesias a cambiar su posición o prácticas en lugar de eliminarlas de la SBC.

3. Convenzamos a la gente del papel único de los pastores y de la importancia de conservar ese título para funciones específicas. No todos los líderes eclesiásticos son pastores. Tenemos que hacer algo más que cambiar los títulos, tenemos que elevar el papel pastoral para que se eleve por encima de otras funciones de liderazgo en título, vocación, función y estatura.

4. Concentremos nuestra energía en las amenazas externas en lugar de en las batallas internas. El secularismo global y la persecución religiosa aumentan cada día. Estamos disipando energía y recursos en luchas internas cuando necesitamos permanecer unidos con tantos creyentes como sea posible para vencer a los verdaderos enemigos del Evangelio. Que Dios nos conceda la gracia de perseguir su misión eterna, juntos, a pesar de las diferencias reales que siempre han formado y formarán parte de nuestro movimiento.

    About the Author

  • Por Jeff Iorg