fbpx
Articulos en Español

La Indy ‘post-evangélica’ es amable, pero tarda en acoger a la Iglesia, según un representante de la asociación

Catedral de rito escocés en el centro de Indianápolis. Los Discípulos de Cristo, las iglesias católica, presbiteriana y no confesional colorean el paisaje del centro de la ciudad. iStock


INDIANAPOLIS (BP) – Era uno de los plantadores de iglesias más talentosos, hábiles y educados que el Estratega de Misiones de la Asociación (AMS) Chris Kellermeyer había conocido. Pero el joven ya no está en el ministerio pastoral, ni en Indianápolis ni en ninguna parte.

“Él tenía un gran plan al llegar, investigó mucho sobre dónde iba a plantar una iglesia”, dijo Kellermeyer, recordando una conversación antes de que el plantador de iglesias tirara la toalla. “Él dijo: ‘Sabes Chris, con todo el esfuerzo, tiempo, dinero que hemos gastado aquí. Me dijo que, si hubiera hecho esto en Texas, ya seríamos una mega iglesia. … Pero estamos luchando’”.

El plantador renunció a plantar una iglesia por un trabajo administrativo en educación cristiana, dijo Kellermeyer.

Los mensajeros a la Reunión Anual de la Convención Bautista del Sur de 2024 en junio y los voluntarios para la campaña evangelística Crossover se encontrarán en un centro de Indianápolis sin ninguna iglesia bautista a poca distancia.

La Iglesia Living Faith, a unos tres kilómetros del Centro de Convenciones de Indianápolis, es la única iglesia del centro entre las 90 que cooperan con la Asociación Bautista Crossroads donde sirve Kellermeyer.

La Iglesia Wesleyana, la Iglesia Cristiana y la Iglesia Metodista Libre tienen sus sedes en Indianápolis. En el suburbio de Plainfield se encuentra la Sociedad Islámica de Norteamérica, la mayor organización musulmana del país.

Incluso existe la Primera Iglesia del Cannabis, un grupo que se reúne los miércoles pero que no puede incluir la marihuana en sus ritos -como sugiere su nombre- porque la marihuana es ilegal en Indiana.

Los Discípulos de Cristo, iglesias católicas, presbiterianas y no confesionales colorean el paisaje del centro de la ciudad que Kellermeyer describe como “un poco post-evangelio”.

“La mayoría de la gente, tal y como te la encuentras, no entiende lo que es el Evangelio”, afirma Kellermeyer. “Aquí no tenemos una larga historia de cristianismo generacional. Hay un fuerte sentido del deber y de hacer lo correcto. Somos gente sencilla, pero no sentimos la misma pasión por nuestras iglesias que en el sur”.

Pero una vez que se adhieren a la iglesia, suelen hacerlo por completo, afirma Kellermeyer.

Roger Kinion, un pastor del área que lidera el alcance de Crossover el 8 de junio, centra el alcance en las comunidades circundantes para incluir más congregaciones bautistas del sur. Living Faith participará, así como el Metro Baptist Center, una organización bautista del sur que ofrece el Evangelio junto con suplir necesidades temporales.

Kinion también describe a los lugareños como amables, pero percibe que no sienten una necesidad del Evangelio, lo que sugiere que podría ser un fenómeno a nivel nacional. Al mismo tiempo, no encuentra oposición externa al Evangelio.

“Simplemente no les interesa la vida eclesiástica”, afirma Kinion. “Entablar una conversación espiritual no es tan difícil. Convertirla en algo específico sobre Jesús, la salvación o la necesidad de estar conectado a una iglesia que enseña y predica la Biblia… ahí los pierdes”.

Kinion ha encontrado una familia acogedora en su pastorado, la Iglesia Bautista del Calvario de Greenfield, a unos 24 kilómetros de Indy Loop, término que hace referencia a la carretera interestatal 465 o USS Indianapolis Memorial Highway que rodea Indy.

Calvary Greenfield es una de las docenas de iglesias que participan en Crossover, y algunas de ellas acogen varios programas.

Kinion pastorea una comunidad que emigró de Kentucky cuando la producción de carbón disminuyó en la década de 1960, dijo, y trajo consigo sus raíces eclesiásticas.

Con una asistencia semanal media de 130-140 personas, la de Kinion es una de las mayores congregaciones bautistas del sur de Indiana, que cuenta con 430 congregaciones en todo el estado para atender a una población de unos 6,8 millones de habitantes. En comparación, Tennessee, con una población de 7 millones, tiene más de 3.000 iglesias bautistas del sur.

Kinion está orando por un avivamiento.

“Mi esperanza es que veamos una chispa de avivamiento”, dijo Kinion, “que veamos toda la región del centro de Indiana cambiada por el Evangelio. Y me encantaría ver que eso suceda durante el Crossover mientras vemos fuegos encendidos en los corazones de las personas y mientras vienen a las iglesias y traen amigos a las iglesias, y comienzan a ver un cambio en la comunidad”.

A nivel estatal, Indiana tiene un gran paisaje rural que hace que dos tercios de las iglesias del estado estén agrupadas en tres de las 14 asociaciones del estado, dijo Scooter Kellum, líder del equipo de movilización de iglesias y líderes de la Convención Estatal de Bautistas en Indiana (SCBI).

El resto de las iglesias, unas 150, están repartidas entre 11 asociaciones del estado, que el Centro de Extensión para el Desarrollo Rural de Purdue describe como 44 por ciento rural y 35 por ciento mixto rural/urbano. Según el centro, sólo una quinta parte del estado es decididamente urbana.

El gran paisaje rural es una distinción importante que hace que la plantación de iglesias en Indiana sea diferente a la de otros estados, dijo Keller.

“Todavía necesitamos más iglesias en Indianápolis. Es un gran lugar para plantar iglesias”, dijo Keller. “Estamos tratando de averiguar cómo llegar a las zonas rurales alrededor de nuestro estado, pero luego todavía tenemos pendiente Indianápolis”.

Alrededor de una cuarta parte de las 90 iglesias de la Asociación Crossroads que sirven Indy se plantaron en los últimos cinco años, según la asociación, y Keller le gustaría ver un éxito comparable en todo el estado.

Keller está encantado de que el estado acoja la reunión anual.

“Creo que nosotros, como estado, tenemos la oportunidad de servir a nuestras iglesias de una manera que ayude a los bautistas del sur a avanzar en asociación con el Evangelio”, dijo, “de una manera que otros estados podrían no tener la oportunidad de hacerlo”.

Cita el personal revitalizado de la SBCI, la nueva visión y los nuevos socios centrados en la difusión del Evangelio. Él mismo lleva 20 meses en su puesto, y el director ejecutivo Ryan Strother fue contratado a finales de 2021.

“A medida que volvemos a comprometer a nuestras iglesias”, dijo Keller, “están viendo hacia dónde nos dirigimos, no dónde hemos estado todo el tiempo”.

    About the Author

  • Por Diana Chandler

    Diana Chandler es escritora y editora de asignación general de Baptist Press. BP reporta sobre misiones, ministerio y testimonio llevados adelante mediante el Programa Cooperativo y sobre noticias relacionadas con los intereses de los bautistas del sur nacional y mundialmente.

    Read All by Por Diana Chandler ›