fbpx
Articulos en Español

Llamadas a línea directa de tráfico de personas subió 24% en 2015


NEW YORK CITY (BP) — Las víctimas del tráfico humano buscan ayuda en número elevados, de acuerdo a un grupo que opera un centro nacional de llamadas telefónicas y textos.

Más de 1.600 sobrevivientes del tráfico humano consiguieron ayuda en 2015 — un incremento de 24 por ciento en relación a 2014, de acuerdo a Polaris, organización sin fines de lucro en contra del tráfico humano. La línea directa también recibe llamadas de amigos preocupados, familia y transeúntes que presencian incidentes de tráfico humano.

“Desde la empleada doméstica forzada a trabajar por poca paga que requiere albergue de emergencia hasta la joven a la que se le hace vender sexo en línea en contra de su voluntad que nos envió un texto en busca de apoyo en crisis, los sobrevivientes de tráfico humano están contactando la línea directa nacional más que nunca,” dijo Bradley Myles, director ejecutivo de Polaris.

El contacto con la línea directa nacional puede ser hecho por texto al 233733, escribiendo “help” o “info,” o por teléfono al 1-888-373-7888.

El sitio web del Centro Nacional de Tráfico Humano (NHTRC por sus siglas en inglés) operado por Polaris es https://traffickingresourcecenter.org.

El reporte anual 2015 de Polaris ofrece conocimiento del problema que es difícil de cuantificar. La disparidad entre los estimados de las víctimas de tráfico humano y el número de casos confirmados ha incentivado un debate acerca de si el problema ha sido exagerado. Las agencias probablemente encuentren un número mayor de víctimas — los servicios policiales y sociales locales — no son uniformes en su recolección de datos y reportes. Y el anonimato del internet protege a los proxenetas del proceso judicial mientras amplía su alcance a los compradores.

El internet también hace invisibles a las víctimas para todos excepto para sus proxenetas y clientes — hasta que hacen una llamada o envían un texto pidiendo ayuda.

“Dado el hecho de que las víctimas de tráfico humano normalmente no se identifican, es probable que siempre haya una marcada diferencia entre los estimados y el número de casos confirmados,” dijo el defensor anti-tráfico Raleigh Sadler en comentarios a Baptist Press.

“Sin embargo, a través de la provisión de herramientas por medio de las cuales cualquiera puede aprender cómo identificar y responder a víctimas potenciales del tráfico humano, Polaris espera disminuir esta disparidad. Su sitio web y el número directo nacional han sido invaluables en empoderar cada día a las personas para realmente contribuir hacia el fin del tráfico humano,” dijo Sadler, director de ministerios de justicia de la Asociación Bautista del Área Metropolitana de New York y líder del movimiento Deja Ir a mi Pueblo que ayuda a las iglesias en la ciudad de New York y más allá a combatir el tráfico humano.

En 2015, el Centro Nacional de Recursos del Tráfico Humano de Polaris recibió 21.947 llamadas, 1.535 peticiones en línea, 1.275 correos electrónicos y 1.472 mensajes de texto en su BeFree Textline (línea de texto sé libre). El tráfico humano se realizó en todos los 50 estados. El principal lugar para el tráfico de sexo fue la fachada comercial de burdeles mientras la principal industria para el tráfico de trabajo fue el trabajo doméstico. En total desde 2007, 25.696 casos de tráfico han sido reportados a través de la línea directa.

Una mayor publicidad cuenta en parte para el incremento de las llamadas. Treinta estados ahora requieren que los negocios como los clubes nocturnos, moteles y estaciones de camiones muestren los números directos nacionales de tráfico humano en lugares prominentes. En un número de estados, no hacerlo puede llevar a multas tan altas como $5.000.

Investigadores de la Universidad Cristiana Texas, la Universidad Northeastern y el Colegio Comunitario Colorado publicaron un reporte en enero que encontró que requerir que el número de NHTRC fuera puesto en áreas públicas fue la forma más efectiva de incrementar los arrestos relacionados al tráfico humano. Los investigadores también encontraron que casi cada aspecto de la inversión en el tráfico humano — desde entrenamiento a los encargados de cumplir la ley hasta formar un grupo de trabajo — tuvo un impacto significativo en el incremento de los arrestos estatales para el crimen.

Las organizaciones anti-tráfico han tratado de hacer los números de la línea directa más visibles durante años. Un esfuerzo se ha enfocado en poner jabones en moteles y clubes nocturnos. La envoltura del jabón pregunta: “¿Está usted siendo forzado/a a hacer algo que no quiere hacer?” e incluye una línea directa de tráfico.

A Theresa Flores, 49 años, sobreviviente del tráfico sexual, se le ocurrió la idea del jabón.

Theresa fue drogada y violada en la escuela secundaria por un compañero de clase y los primos mayores de este. La traficaron durante más de dos años amenazándola con revelar humillantes fotos de su violación si ella les decía a sus padres o llamaba a la policía. El abuso terminó solamente después de que la familia de Theresa se trasladó a otro estado. Como muchas otras víctimas del tráfico sexual, Theresa no sabía adónde ir o a quién llamar.

Aunque los expertos están cerca de entender tanto el ámbito del tráfico humano como lo que funciona para combatirlo, la opinión pública continúa en conflicto.

“La gente siente que el tráfico humano es abrumador, pero el nivel de preocupación de la gente no es igual,” dijo Amy Farrell de la Universidad Northeastern. “En general, ellos creen que es algo terrible, pero no saben cómo arreglarlo y piensan que debe ser el problema de alguien más.”

Para obtener información de cómo identificar y responder a los potenciales abusos del tráfico humano, vea el recurso en inglés “Reconozca las señales” de Polaris en https://polarisproject.org/recognize-signs.

    About the Author

  • Por Gaye Clark/WORLD News Service
    Gaye Clark escribe para el Servicio de Noticias WORLD, una división de WORLD Magaine [URL=http://www.worldmag.com][www.worldmag.com][/URL]. Usado con permiso. El editor sénior de Baptist Press, Art Toalston contribuyó en este artículo. Read All by Por Gaye Clark/WORLD News Service ›