fbpx
Articulos en Español

En el Domingo de los Graduados, hay que mirar hacia adelante, dicen los líderes

iStock


NASHVILLE (BP) — Durante el próximo mes, las iglesias celebrarán el acontecimiento anual conocido como Domingo de Graduados. Esos días pueden incluir mesas de fotos en el vestíbulo, graduados con sus togas y birretes, una comida para los graduados y un sermón del pastor de jóvenes, dejando a los padres preguntándose sobre la ciencia que hay detrás de la velocidad del tiempo.

Esos elementos nos llevan a reflexionar sobre el pasado. Aunque la nostalgia no tiene nada de malo, ¿qué pasaría si se vislumbrara el futuro del alumno?

“Mi filosofía es tratarla como una oportunidad más para comisionar que para reconocer”, dijo Chris Trent, catalizador de NextGen de la Junta de Misiones Bautistas de Georgia.

“Es una gran oportunidad para centrarse en el envío de los muchachos”.

Trent organiza una llamada Zoom semanal para ayudar a los líderes estudiantiles a dialogar sobre maneras eficaces de discipular a los estudiantes.

Su homólogo de la Convención Estatal de Bautistas de Indiana está de acuerdo.

Scooter Kellum sirve como líder del equipo de Capacitación y Movilización de Líderes, que incluye los ministerios de niños, jóvenes y universitarios. Anteriormente sirvió durante siete años como estratega del ministerio estudiantil de la Junta Estatal Bautista de Misiones de Alabama.

Como se considera que las graduaciones marcan la finalización de algo, es lamentable que la mayoría de los adolescentes también lo vean como el momento en que dejarán de asistir a la iglesia. Kellum abogó por un cambio de enfoque en un reciente artículo para Alabama Baptists.

Enviados con un propósito

“El envío es lo contrario de la graduación”, afirma. “No es un signo de conclusión. Es la esencia misma del envío con un propósito o una vocación. Deberíamos enviar a nuestros jóvenes de 18 años de nuestros ministerios de juventud al campo de misión, dondequiera que sea, con el propósito de que vivan su fe, lleven a otros a Cristo y enseñen y formen a otros para el bien del reino”.

La forma de hacerlo puede ser tan variada como el número de iglesias de la Convención Bautista del Sur.

First Baptist en Kerrville, Texas reconocerá a cada estudiante y dará un breve recuento de su tiempo en el ministerio estudiantil. Eso incluye su testimonio y servicio ministerial. Pero también incluye una mirada a lo que viene.

“Creo que es importante reconocer y celebrar los logros de nuestros alumnos de último curso de secundaria en su transición de la juventud a la edad adulta”, afirmó Andrew Williams, ministro de Juventud.

“No se trata de buscar elogios por un trabajo ‘bien hecho’, sino de fomentar su credibilidad dentro de nuestra iglesia y reconocer su crecimiento como personas y discípulos”.

Daniel Buckhannan tenía una exitosa carrera en publicidad con una compañía de camiones antes de que él y su familia comenzaran a asistir a Northport Baptist Church (Alabama) hace nueve años. Él y su esposa participaron en un estudio de “Mi Experiencia con Dios”y empezaron a buscar dónde podían servir.

Buckhannan se convirtió en maestro de sexto grado de la Escuela Dominical y respondió al llamado al ministerio en enero de 2023, cuando se convirtió en el pastor de estudiantes de la iglesia.

Aunque a Buckhannan le encantan los aspectos tradicionales de la iglesia, algunas partes del Domingo de Graduación serán diferentes este año. Por ejemplo, se celebrará a los estudiantes de último año, pero no con sus togas y birretes puestos.

“Queremos que se trate más de sus próximos pasos”, dijo. “Vamos a presentarlos y a orar por ellos. Se han enviado cuestionarios para que podamos compartir a dónde los está llevando Dios”.

El Domingo de Graduados también suele ser un día que incluye a estudiantes que no han estado activos en el ministerio durante algún tiempo. El consejo de Trent a los pastores de estudiantes es que no se obsesionen con ello.

“En mis 30 años de ministerio, eso no ha cambiado”, dijo.

El tipo de Domingo de Graduados que sugiere Kellum no sería para todos los estudiantes de último año, sólo para los que son creyentes y están comprometidos con el ministerio.

“Creo que todos los graduados deben tener la oportunidad de ser festejados, pero puede que eso no ocurra un domingo por la mañana delante de la iglesia”, dijo, y añadió que este tipo de actos para todos los graduados pueden celebrarse en una cena o banquete aparte.

“Debemos dejar de crear una retórica del éxito en función de cuántos estudiantes pasan por nuestro ministerio, cuánta gente hay en una noche concreta, cuántos niños bautizamos o cuántos se gradúan”, dijo. “Nuestras iglesias deberían crear discípulos para un ministerio de por vida. Creo que comisionar a los estudiantes en lugar de graduarlos es sólo un paso para ayudarnos a llegar a ese punto”.

    About the Author

  • Por Scott Barkley