fbpx
WatersEdge

Por Jace A. Williams

Sort by:
Filter by Resource Type:
Filter Options »
Filter by Topic:
Filter by Scripture:
Filter by Series:
Filter by Event:
Filter by Media Format:

SIDA: Solamente otra manera de morir

KATSE, Lesoto (BP)--Muertes y funerales. Oración por los moribundos y sus familias. Más muerte.       Es una forma de vida para el pueblo basoto que vive en la nación africana de Lesoto       "Ellos piensan que el VIH/SIDA es solamente una forma más de morir," dice John Younker, un misionero de corto tiempo que sirve en Lesoto, un país rodeado por África del Sur. "Cuando usted conoce a una persona en Lesoto, o conoce a una persona en mi pueblo, las posibilidades son que tenga SIDA, o las posibilidades son que sea VIH positivo."       La enfermera de la clínica local estima que más de 400 personas de entre aproximadamente 750 en el pueblo son VIH positivo, dice Younker, quien sirve en Lesoto a través de los ministerios colegiados de la Convención Bautista de Georgia en asociación con la Junta de Misiones Internacionales.       "Ellos viven una vida tan dura que si usted resulta VIH positivo, no es una vida hecha añicos, ni un evento que le sacude la vida porque [usted piensa]: 'Bueno, voy a morir en las minas' o 'voy a morir de una caída de caballo' o 'voy a morir en un accidente automovilístico' o 'usted va a morir de algo más," dice él.       "¿Por qué no SIDA?" pregunta Drew Hooks, compañero de equipo de Younker, también de Georgia.       En esta área, alguien muere de SIDA cada semana.       Younker dice que algunos de sus amigos basotos contraen deliberadamente el VIH/SIDA porque saben que sus familias obtendrán ayuda del gobierno o de una organización de ayuda. Algunas veces este sacrificio es todo lo que mantendrá a los miembros de la familia vivos un año más.       En los pueblos de alrededor, más del 65 por ciento de la población está infectada con VIH/SIDA, dice Alan Dial, misionero de la JMI. La mayoría morirá dentro de los próximos 18 meses. Ese conocimiento trae un sentido de urgencia.       "Sé que una persona que está sentada allí, puede que no esté aquí la próxima semana," dice Babs Dial, la esposa de Alan.