fbpx
Articulos en Español

EDITORIAL: María, la madre del Señor Jesús


María, la madre del hijo de Dios, encontró favor ante los ojos de Dios, y Él la bendijo. Dios sabía que ella estaba dispuesta a servirle porque Él conocía el corazón de ella.  Después de haberle dado a luz a Jesús, estoy segura de que a veces ella probablemente se olvidó de que ella era la madre del hijo de Dios: por ejemplo, cuando el pequeño Jesús tenía hambre y necesitaba ser amamantado, cuando El necesitaba un cambio de pañal, cuando Él tenía frío y necesitaba sus brazos para calentar su cuerpecito y sentirse amado, cuando Él le sonrió a ella según ella satisfacía sus necesidades de comida y cuidado, cuando Él dio sus primeros pasos y cuando Él perdió su primer diente. María terminó reconociendo a su bebé como:

  • El hijo de Dios (John 3:16)
  • El Mesías y el Salvador anhelado por el pueblo de Dios (Isaías 7:14)
  • El príncipe de paz (Isaías 9: 6h)
  • La luz del mundo (Juan 8:12)
  • La palabra de Dios (Juan 1:1, 14)
  • El puente que lleva a la humanidad al cielo (Juan 14:6)
  • El regalo de Dios a todos los que creen (Romanos 6:23)
  • El rey de Reyes y Señor de señores (1 Timoteo 6:15)
  • La segunda persona de la Trinidad (Mateo 3:16 – 17)
  • La estrella resplandeciente de la mañana (Apocalipsis 22:16)
  • El cordero que sería inmolado (Juan 1:29)
  • El dador de la vida eterna (1 Juan 5:11 – 12)
  • El buen pastor (Juan 10:11)
  • El único hombre perfecto y sin pecado que camino la tierra (2 Corintios 5:21)
  • El mejor predicador que jamás haya existido (Mateo 4:17); Él se predicó a sí mismo.
  • El sacrificio perfecto para satisfacer la ira de Dios sobre la humanidad por causa del pecado, El Redentor (Romanos 3:24)
  • El pozo de agua viva (vida eterna) y el que puede resucitar a alguien de entre los muertos (Juan 4:13 – 14)
  • El admirable Consejero y Príncipe de paz (Isaías 9:6)

El Señor Cristo Jesús, hijo de María, decidió nacer igual que cualquiera de nosotros excepto sin pecado. Él tenía un propósito especial, salvar al mundo de las llamas del infierno. María sabía que su corazón iba a sufrir al tener este bebé tan especial y único, quien nació para morir por el mundo como se le había anunciado.  En Lucas 2:34-35, Simeón le dijo a María, “Y una espada traspasará tu misma alma” (Lucas 2:35-RVA). Verlo sufrir y morir iba a perforar su corazón por el dolor. Necesitamos aceptar a Jesús como Salvador, amarlo, alabarlo, postrarnos y adorarlo, darle honra y servirle, obedecerle e imitarlo. El Bebé de María:

  • Nació sin hogar
  • Nació desnudo en un establo sin lugar para descansar su cabeza
  • Nació para morir por nuestros pecados
  • Fue castigado por pecados que nunca cometió y públicamente humillado
  • Fue escupido, despreciado, perforado y colgado en una cruz en el Calvario
  • Fue perseguido, golpeado y lacerado

El Bebé de María fue y es el único que se resucitó a sí mismo de entre los muertos cumpliendo la palabra de Dios. ¡Él ascendió al cielo y prometió que él regresará de nuevo! Cuando Jesús murió y sufrió, no solamente nos dio a nosotros la oportunidad de ir al cielo, sino que también se la dio a su preciosa madre.

(Traducido del libro en ingles por Clara Molina, A Legacy of Wisdom: Wisdom from Women in the Lives of Adam, Abraham, Jacob, Moses, Samuel, David, Solomon, and from the Ministry of the Lord Jesus and the Apostle Paul, (Bloomington: WestBow Press, 2016, páginas 228-229).

    About the Author

  • Clara Molina
    Clara Molina, miembro del Concilio de Líderes Bautistas del Sur, es conferencista y autora de “Un legado de sabiduría: Sabiduría y ánimo basado en las mujeres en la vida de Adán, Abraham, Jacob, Moisés, Samuel, David, Salomón, y del Ministerio del Señor Jesús y el Apóstol Pablo” y “¡Oh no! Mi esposo es el pastor.” Ella y su esposo Bruno, Asociado de evangelización e idiomas interreligiosas con la Convención de Bautistas del Sur de Texas (SBTC), tienen dos hijos adultos y dos nietas. Tiene una maestría de Educación cristiana del Seminario Bautista Southwestern (SWBTS).Read All by Clara Molina ›