fbpx
Articulos en Español

EDITORIAL: ¿Qué estás dejando entrar en tu mente?


Recientemente tuve la oportunidad de cuidar una perrita por un mes. Como amante de los perros, no dudé en ofrecerme para cuidarla mientras sus dueños viajaban de vacaciones. La verdad es que no tenía ni idea del trabajo que me esperaba. Especialmente, cuando llovía, sus patas se llenaban de barro y había que limpiarlas una por una antes de entrar a la casa. Si fallaba, las consecuencias eran barro en el piso, en el sofá y hasta en las camas, lo que sucedió una vez y no fue nada agradable.

Valeria Roy y familia

Ese incidente me hizo reflexionar en cómo nuestra casa puede asemejarse a nuestra mente. Un simple descuido y los malos pensamientos pueden entrar y ensuciarla. ¡Ojalá me esmerara para cuidarla tanto como cuido mi casa! El apóstol Pablo en su carta a los Romanos, nos dice: “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.” (Romanos 12:2) Otras traducciones para referirse al “entendimiento” usan la palabra “mente” o “forma de pensar.” No conformarse a este siglo significa cuidarse de los pensamientos que se oponen a los principios de Dios que constantemente batallan para entrar en nuestra mente. Tal entrada se verá reflejada inevitablemente en nuestras acciones conformándonos a los padrones del mundo. 

El cuidar nuestra mente trae muchos beneficios. No solo contribuye para el bienestar psicológico, emocional y espiritual sino también para el físico. Es por algo que el hombre más sabio que existió hace muchos años una vez dijo: “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida.” (Proverbios 4:23) La propia ciencia, un campo que paradójicamente suele ser clasificado como incompatible con las Escrituras, confirma esta idea al afirmar que existe una estrecha relación entre la mente y la salud física por las sustancias que el cerebro produce. “Estas sustancias incluyen las endorfinas, que son analgésicos naturales, y la gamma globulina, que refuerza su sistema inmunitario…Las investigaciones muestran que lo que su cerebro produce depende en parte de sus pensamientos, sentimientos y expectativas.” Por otro lado, “Los pensamientos negativos y las emociones pueden impedir a su cerebro producir algunas de las sustancias químicas que ayudan al cuerpo a sanar.”[1] De esta manera, vigilar lo que entra por nuestros ojos y oídos (las puertas y ventanas de nuestra mente) se torna crucial al poder afectar de forma positiva o negativa nuestra manera de pensar y consecuentemente, de vivir.

No obstante, hay que reconocer que el cuidar nuestra mente no es tarea fácil y hoy en día parece haberse tornado más difícil todavía con el avance de la tecnología. Los medios de comunicación, como las noticias y las redes sociales, diariamente compiten para llamar nuestra atención con historias o comentarios en su mayor parte negativos y motivados por intereses personales, nos muestran así una interpretación de la realidad muy lejana de la verdad. Son esas ideas falsas que a menudo se infiltran en nuestra mente trayendo una visión turbia y confusa. ¿Cómo hacer frente a esa “suciedad” que contamina nuestros pensamientos sin ni siquiera tener que movernos de casa?

Una vez más, la clave está en la mente. Pablo en su carta a los Filipenses nos dice: “todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad. Lo que aprendisteis y recibisteis y oísteis y visteis en mí, esto haced; y el Dios de paz estará con vosotros” (Filipenses 4:8-9)

¿Qué cosas estás dejando entrar en tu mente? ¿lo que es verdadero y puro que edifica o el barro que ensucia lo que encuentra en su camino? La suciedad del mundo está a la orden del día esperando que la dejemos entrar para gobernar nuestros pensamientos y acciones. No nos cansemos de vigilar, seamos sabios en nuestras elecciones a la hora de escoger que mirar, que escuchar, con quien andar, solo así podremos pensar y actuar de acuerdo con su voluntad.


[1] Bienestar cuerpo-mente (https://www.cigna.com/es-us/individuals-families/health-wellness/hw/temas-de-salud/bienestar-cuerpo-mente-mente; feb. 2022)


 

    About the Author

  • Valeria Roy
    Valeria Acosta Roy es una misionera uruguaya que junto con su esposo Kyle y tres hijos, Joaquín (12), Martín (11) y Matías (7), trabajan como plantadores de Iglesias con la Junta de Misiones Internacionales desde 2013 en el Sur de Brasil. Valeria tiene una maestría en Lenguas Romances de la Universidad de Memphis lo que le permitió enseñar español en la misma universidad y en Rhodes College por varios años antes de irse al campo misionero. Actualmente ella y su familia, con la colaboración de su iglesia local, están ayudando a plantar una iglesia en las afueras de su ciudad como también apoyando a las iglesias bautistas de la región a permanecer fuertes y firmes en la misión de cumplir la Gran Comisión. Read All by Valeria Roy ›