fbpx
Articulos en Español

El título de “pastora” desafía a los hispanos que debaten la propuesta de enmienda constitucional de la SBC

Pete Ramírez da la bienvenida a los asistentes a la Celebración Hispana antes de la Reunión Anual de la SBC 2022 en Anaheim, California. Foto de archivo de BP


NASHVILLE (BP) – Los bautistas del sur hispanos coinciden en que el tema de las pastoras es complejo para las congregaciones de habla hispana. Difieren sobre si enmendar la Constitución de la SBC es la manera de traer unidad y claridad.

El director ejecutivo de la Convención Bautista del Sur de California, Pete Ramírez, destacó el tema en el podcast en español de la SBC “Vida SBC”. En un episodio del 17 de julio, pidió a los bautistas del sur que consideraran las consecuencias no deseadas para las iglesias hispanas de una propuesta de enmienda constitucional de la SBC que establece que las iglesias cooperantes deben afirmar, nombrar o emplear “sólo a hombres como cualquier tipo de pastor”.

“Lo que me preocupa es que tomemos decisiones sin pensar en las consecuencias para las iglesias étnicas”, dijo Ramírez en español. “Hay muchas iglesias étnicas que, por razones de traducción, utilizan el título de pastor para una persona. Pero es una cuestión de traducción. No es que la persona esté ordenada. No es que la persona tenga una licencia [ministerial].

“Y ahora estamos, como convención, poniéndonos en el negocio de las iglesias” y diciendo: “Si no cambian esto, no pueden ser parte de nosotros”, dijo Ramírez. Este “es un cambio radical como bautistas del sur que creo que podríamos lamentar a largo plazo mientras cumplimos con la Gran Comisión”.

Ramírez se refería a una enmienda a la Constitución de la SBC propuesta en 2022 y que recibió la primera de dos afirmaciones requeridas por los mensajeros de la SBC en Nueva Orleáns este año. Si se afirma de nuevo en la Reunión Anual de la SBC de 2024 en Indianápolis, se convertiría en parte de la Constitución de la Convención.

Ramírez explicó en una entrevista con Baptist Press que está de acuerdo con la teología de la enmienda, pero teme que algunos bautistas del sur no entiendan un uso común de la palabra española pastora – la versión femenina de la palabra “pastor”. A menudo, pastora se utiliza para referirse a la esposa del pastor en una iglesia hispana, del mismo modo que la esposa del pastor puede ser denominada “primera dama” en una iglesia afroamericana. Es la palabra “pastor”, pero no se utiliza para significar el papel sinónimo de anciano y obispo.

“Fui pastor durante 17 años en California”, dice Ramírez sobre sus pastorados bilingües. “La gente siempre intentaba decir que mi esposa era pastora, que es la forma femenina de decir pastor. Usaban este título para ella a pesar de que no está ordenada, no tiene licencia, no ha predicado ni una sola vez desde ningún púlpito”.

La esposa de Ramírez corregía a quienes usaban mal el término pastora, “pero en muchas de nuestras iglesias hispanas bautistas del sur eso no se aclara”, dijo, estimando que entre el 3 y el 4 por ciento de las 3.400 congregaciones hispanas de la SBC usan pastora para la esposa del pastor.

Él no se opone a la enmienda constitucional, pero quiere aclaraciones e instrucciones para las iglesias en lugar de meras políticas y la expulsión de congregaciones.

“Es estupendo que tengamos un par de años antes de hacer de esto un mandato para nuestra convención”, dijo Ramírez, “y que podamos tener las conversaciones entre este año y el próximo y tratar de averiguar cómo funciona mejor para toda nuestra familia”.

Juan Sánchez está de acuerdo en que es necesaria una aclaración. Pero cree que la enmienda es un buen paso hacia la claridad para las iglesias hispanas. Sánchez ha predicado en español en América Latina, ha impartido cursos de español en el Seminario Teológico Bautista Southwestern y ha ayudado a las iglesias de habla hispana a lidiar con el tema de las pastoras. En la Reunión Anual de la SBC de este año, ofreció una enmienda al cambio constitucional que estableció su lenguaje final.

“No preveo que esta enmienda se utilice para perseguir a las iglesias”, dijo Sánchez, pastor de la Baptist Church High Pointe de Austin (Texas). “Mi intención es aclarar lo que decimos que realmente creemos. Me resulta un tanto sorprendente que la enmienda se limite a rearticular Fe y Mensaje Bautistas y, de alguna manera, eso es un verdadero problema” para algunos bautistas del sur.

La confusión lingüística puede estar presente entre los bautistas hispanos, dijo Sánchez, pero también parece haber confusión teológica. La fuerte influencia del pentecostalismo entre la comunidad hispana ha llevado a algunos bautistas hispanos a trasladar la afirmación pentecostal de las pastoras.

Hace varios años, Sánchez trabajó en Medellín, Colombia con un grupo de iglesias que estaban abandonando el pentecostalismo. “Uno de los problemas a los que tuvieron que enfrentarse fue que enseñaban realmente las Escrituras, porque en una de las iglesias había un equipo formado por el pastor y la pastora (su esposa)”, explicó. Un “reto” para esa asociación de iglesias fue “resolver” la cuestión de las pastoras de una manera bíblica y compasiva.

Los bautistas del sur deben ser comprensivos con los creyentes de diversos orígenes culturales, dijo Sánchez. Pero la diversidad no puede ir en detrimento de la ortodoxia.

“Queremos iglesias multiétnicas”, dijo Sánchez. “¿La solución es decir: ‘Consigamos un grupo diverso de pastores… Encontraremos pastores hispanos, pastores afroamericanos, pastores de la India y luego olvidémonos de las cualificaciones mientras tengamos diversidad’? No creo que nadie quiera hacer eso”.

Los bautistas del sur deben determinar “para qué estamos cooperando”, afirmó.

Ramírez y Sánchez tienen razón, dice Eloy Rodríguez, presidente de la Red Nacional Bautista Hispana. Las iglesias hispanas tienden a utilizar la palabra pastora sin asignarle el mismo significado teológico que pastor, y las influencias pentecostales y carismáticas pueden llevar a los evangélicos hispanos a abrazar a las pastoras.

Sin embargo, casi todos los bautistas del sur hispanos afirman roles complementarios para hombres y mujeres en la iglesia y el hogar, dijo Rodríguez. También quieren cooperar para hacer avanzar la Gran Comisión.

“Sólo tenemos que concentrarnos en lo principal: el Evangelio”, dijo Rodríguez, pastor del campus en español de la Idlewild Baptist Church en Lutz, Florida. “Esta enmienda tiene que estar bien redactada para tener cuidado de que no nos divida”.

-30-