fbpx
Articulos en Español

Simone Biles y un testimonio incendiado


FRANKLIN, Tenn. (BP) – La gimnasta olímpica Simone Biles desencadenó una tormenta en los medios sociales cuando se retiró en la primera semana de competencia olímpica, y aparentemente su retirada provocó un fuego que ha incendiado los testimonios cristianos de todo Estados Unidos.

Biles es posiblemente la mejor gimnasta olímpica de la historia. Su barrida de medallas de oro en los Juegos Olímpicos de Tokio estaba prácticamente asumida antes de la ceremonia de apertura. Pero Biles no logró la barrida. De hecho, ni siquiera llegó muy lejos en la competición antes de retirarse por estrés mental.

Es imposible saber qué significa “estrés mental” en el contexto de Biles. Y ese es el punto. Nadie lo sabe, sino Biles y posiblemente algunos confidentes cercanos con los que ella compartió información. Sin embargo, nuestra ignorancia colectiva de los detalles no ha impedido que innumerables personas ataquen a Biles. Desgraciadamente, incluso cristianos que se profesan como tales han estado lanzando comentarios desinformados, denigrantes, despreciativos, impíos, mezquinos y muy poco compasivos a través de sus canales en las redes sociales. Cada publicación de este tipo no hace más que incendiar su testimonio, dejando un montón de cenizas en lugar de lo que una vez fue credibilidad.

Y nos preguntamos por qué la gente se aleja o no quiere saber nada de la iglesia.

La situación de Biles es sólo el último leño que alimenta lo que muchos perciben como una furiosa hoguera para los cristianos. Parece que cualquier cuestión que se plantee en el foro público en estos días -política, cuestiones raciales, el COVID-19, el partido de las estrellas de la MLB, las Olimpiadas, la Convención Bautista del Sur- se convierte en forraje para la división mientras el mundo ve a los cristianos enzarzarse en peleas verbales con cuchillos. Leer los comentarios sobre Biles publicados recientemente por supuestos discípulos de Jesús me hace sacudir la cabeza y me ha traído a la mente la canción de DC Talk (grupo por el que probablemente algunos me criticarán por citarlo), “¿En qué nos hemos convertido?”

En la canción, el comentarista pregunta:

¿En qué nos hemos convertido? Un pueblo que acepta sus errores fácilmente. ¿En qué nos hemos convertido? Dime dónde están los justos ¿En qué nos hemos convertido? En un mundo degenerado. ¿En qué nos hemos convertido?

Entonces suplica:

¿Qué pasó con el amor? ¿Qué pasó con Dios? ¿Qué pasó con la santidad? ¿Qué pasó con la misericordia, la compasión y el desinterés?

En serio, merece la pena preguntarse, ¿en qué nos hemos convertido? ¿Y qué pasó con el fruto del Espíritu?

Aunque las redes sociales tienen la capacidad de ser usadas para el bien, cada vez estoy más convencido de que son la herramienta que salvó el incipiente “ministerio” demoníaco de Wormwood.

Ustedes recuerdan a Wormwood, el desventurado sobrino de Screwtape, el demonio principal en “Las cartas de Screwtape” de C.S. Lewis. Screwtape le dice a Wormwood que “todos los extremos, excepto la devoción extrema al Enemigo (Dios), deben ser alentados.”

¿Ha habido alguna “herramienta” en la caja de herramientas de Wormwood en los últimos 15 años que haya inflamado las pasiones, aumentado la tensión y empujado a los cristianos más hacia la división extrema que el uso de los medios sociales? La gente siente una determinación inquebrantable no sólo por tener la razón, sino por apalear convincentemente a otros que perciben que están equivocados. Estamos haciendo que Wormwood parezca un genio. A menudo decimos cosas como: “Que no esté de acuerdo contigo no significa que no te siga queriendo.” Sin embargo, a menudo tomamos a las redes sociales y martilleamos insultos santurrones 280 caracteres a la vez.

Cristianos, tenemos que hacerlo mejor. Un mundo moribundo nos observa. ¿Qué pasaría si persiguiéramos una “devoción extrema” a Dios? ¿Y si utilizáramos las redes sociales “para edificar el cuerpo de Cristo” (Efesios 4:12) en lugar de destrozarlo y de hundir a los demás? Para llegar a ese punto, debemos empezar con un autoexamen y un examen honesto de nuestros propios comentarios en las redes sociales. Si sus comentarios son la antítesis de la gracia que supuestamente dice tener, arrepiéntase y trabaje en su corazón antes que en su próxima publicación. Como Jesús declaró: “…porque de la abundancia del corazón habla la boca” (Lucas 6:45). Podría haber dicho con la misma facilidad, “porque de la abundancia del corazón hablan tus medios sociales”.

Un testimonio cristiano puede tardar años en cultivarse y luego ser literalmente destruido a través de las redes sociales en cuestión de segundos. La destrucción es autoinfligida cuando sucede. No seas la causa de tu propia caída. Antes de presionar retorno y menospreciar a Simone Biles (o a cualquier otra persona), pregúntate: “¿Realmente quiero encender ese fósforo y quemar mi testimonio?”

    About the Author

  • Chris Turner/Tennessee Baptist and Reflector
    Chris Turner is director of communications for the Tennessee Baptist Convention. This article first appeared in the Baptist and Reflector (www.baptistandreflector.org), newsjournal of the Tennessee Baptist Convention.Read All by Chris Turner/Tennessee Baptist and Reflector ›