fbpx
WatersEdge

Por K. Allan Blume

Sort by:
Filter by Resource Type:
Filter Options »
Filter by Topic:
Filter by Scripture:
Filter by Series:
Filter by Event:
Filter by Media Format:

‘Culpables del cargo que se nos imputa’ dice Dan Cathy acerca de la perseverancia en la fe de Chick-fil-A

CARY, N.C. (BP) -- Dan Cathy supervisa uno de los negocios más exitosos del país. Como presidente y jefe de la oficina de operaciones de Chick-fil-A, Cathy dirige un negocio que tiene 1.608 restaurantes que tuvo ventas por más de $4 billones de dólares el año pasado. Ellos venden pollo y entrenan a los empleados a enfocarse en valores enraizados en la Biblia. Su padre, S. Truett Cathy comenzó el negocio en 1946 cuando él y su hermano, Ben, abrieron un pequeño restaurante en Atlanta conocido como The Dwarf Grill (la Parrilla Enana), conocida luego como Dwarf House (la Casa Enana). En 1967, su padre abrió el primer restaurant Chick-fil-A en Atlanta. Hoy en día, Chick-fil-A es la segunda cadena de restaurantes de comida rápida de pollo más grande en EE.UU. con base en un sistema anual amplio de ventas. El éxito de Dan Cathy no ha borrado los valores bíblicos que aprendió cuando era niño en una iglesia bautista. Él es un cálido hombre promedio que está profundamente comprometido a ser un fiel testigo de Cristo. Y está completamente involucrado en la Iglesia Bautista New Hope en Fayetteville, Georgia. Él guía los esfuerzos de Chick-fil-A para proveer genuina hospitalidad, de manera que los clientes tengan una experiencia excepcional al comer en un restaurante Chick-fil-A. "No afirmamos ser un negocio cristiano," dijo Cathy en una reciente visita a North Carolina. En una conferencia de líderes de negocios hace muchos años, él escuchó al hombre de negocios cristiano Fred Roach decir: "No existe un negocio cristiano." "Eso me llamó la atención," dijo Cathy. Roach prosiguió diciendo: "Cristo no murió por una corporación. Él murió por ti y por mí."