fbpx
Articulos en Español

Abogado: Estatutos de la iglesia deben definir el matrimonio


NASHVILLE (BP) — Con la Corte Suprema de EE.UU. pronta a ocuparse del matrimonio gay y potencialmente a legalizarlo este verano, las iglesias que tienen ceremonias matrimoniales u otros eventos para parejas tradicionales deben examinar sus estatutos y protegerse del impacto de posibles demandas, dice un abogado que se especializa en asuntos de libertad religiosa.

[[email protected]@180=“Estamos en un día en el que cada iglesia necesita tener una declaración en sus estatutos o en sus creencias doctrinales sobre el matrimonio y la sexualidad.”— Abogado de ADF]En marzo, los jueces están programados para escuchar dos casos concernientes al matrimonio gay, y en junio podría ser que se mantenga la definición tradicional del matrimonio o se legalice el matrimonio gay en todos los 50 estados. La Alianza que Defiende la Libertad (ADF por sus siglas en inglés) — una organización de libertad religiosa — tiene la esperanza de que sea la primera pero prepara a las iglesias para la segunda, por si acaso.

Un número de situaciones podrían poner a las iglesias en problemas legales, como congregaciones que pudieran:

— permitir que una pareja tradicional, pero no una del mismo sexo use sus instalaciones para una ceremonia matrimonial.

— permitir que una pareja tradicional pero no una del mismo sexo tome parte en una clase matrimonial o un retiro de matrimonios.

— despedir a un empleado involucrado en una boda del mismo sexo.

Un lenguaje de estatutos que defina el matrimonio en el sentido bíblico no quiere decir que la iglesia no enfrentará una demanda o una queja, pero sí quiere decir que la iglesia estará en mucho mejor situación legalmente dijo Erik Stanley, asesor jurídico de ADF.

“Creo que estamos en un día en el que cada iglesia necesita tener una declaración en sus estatutos o en sus creencias doctrinales sobre el matrimonio y la sexualidad,” le dijo Stanley a Baptist Press. “Esta es una estrategia anticipada que las iglesias pueden tomar para prevenir algún reclamo por discriminación en el futuro, en caso de que ocurra. No hay un lenguaje mágico para tal declaración en los estatutos, pero podría haber alguna forma de declaración de las creencias religiosas de la iglesia.

“Lo que eso hace es permitirle a una iglesia una buena defensa ante cualquier tipo de demanda por discriminación que pueda surgir, al decir: ‘Mire, esto es parte de nuestras creencias religiosas.’ Cuando peleamos con base en la protección de la creencia religiosa de la iglesia, entonces tenemos muchas armas en el arsenal para una perspectiva constitucional.”

Aun sin que el matrimonio gay sea legal en toda la nación, ha habido demandas en contra de iglesias.

En 1999 una mujer que había trabajado como ministra de jóvenes en una iglesia episcopal de Colorado fue despedida después de saberse que ella era lesbiana y vivía con otra mujer. Ella demandó en la corte federal, pero la demanda fue desestimada, pues la corte decretó que la demanda estaba prohibida por la Primera Enmienda. (El caso fue Bryce v. la Iglesia Episcopal en la Diócesis de Colorado.)

En 2001 Bob Gunn, ministro de alabanza de una iglesia de California fue despedido cuando se descubrió que era gay. Él demandó a la iglesia, principalmente debido a que el pastor le dijo a la congregación el por qué Gunn — quien era popular entre los miembros — había sido despedido. La iglesia ganó en la corte. (El caso fue Gunn v. Mariners Church.)

ADF ha enumerado en su sitio web sugerencias de lenguaje de estatutos para las iglesias. (Lea los dos artículos de ADF sobre el tema — http://www.alliancedefendingfreedom.org/content/docs/issues/church/Suggested-Lang-Church-bylaws.pdf and http://www.speakupmovement.org/Church/Content/userfiles/Resources/church_seven_bylaws.pdf. También, lea el lenguaje sugerido al final de este artículo.)

“Lo que les decimos a las iglesias es que entre más claras y explícitas puedan hacer sus creencias religiosas sobre estos asuntos, en mejor situación van a estar para defenderse en contra de reclamos por discriminación,” dijo Stanley. “Porque entonces se convierte en: Ustedes no están discriminando en contra de un individuo con base en su orientación sexual o estado civil. Ustedes están tomando la decisión de avenirse a sus creencias religiosas. Y eso está protegido por la Constitución. Entre más podamos pasar esto del terreno de una demanda por discriminación con base en la orientación sexual o el estado civil al terreno de ‘Estamos simplemente acatando profunda y sinceramente las creencias religiosas que sostenemos,’ en mejor situación de una defensa legal se estará.”

La legalización del matrimonio gay, dice Stanley, impactará la libertad religiosa.

“La libertad religiosa está en la picota en cualquier momento que el matrimonio del mismo sexo sea legalizado o normalizado en la cultura,” dijo. “Pero no estamos indefensos y no hemos sido dejados sin remedio. Si el matrimonio del mismo sexo es legalizado por la Suprema Corte, este tipo de casos que vemos aparecer inesperadamente, sencillamente se van a volver más comunes.”

A continuación está el lenguaje en los estatutos de la iglesia sugerido por ADF sobre el matrimonio y la sexualidad:

“Creemos que el término ‘matrimonio’ tiene solamente un significado y ese es el matrimonio aprobado por Dios el cual une a un hombre y a una mujer en una unión única y exclusiva, como está delineado en las Escrituras.

“Creemos que Dios pretende que la intimidad sexual solamente ocurra entre un hombre y una mujer que están casados el uno con el otro. Creemos que Dios ha ordenado que no haya intimidad sexual fuera del matrimonio entre un hombre y una mujer.

“Creemos que cualquier forma de inmoralidad sexual como adulterio, fornicación, homosexualidad, conducta bisexual, incesto, pornografía o cualquier intento de cambiar el sexo a alguien, o desacuerdo con el sexo biológico de alguien, es pecaminosa y ofensiva a Dios.

“Creemos que para preservar la función y la integridad de la iglesia como el Cuerpo de Cristo, y para proveer un modelo del rol bíblico a los miembros de la iglesia y a la comunidad, es imperativo que todas las personas empleadas por la iglesia en cualquier puesto, o que sirvan como voluntarios, deben acatar y estar de acuerdo con la Declaración del Matrimonio y la Sexualidad y conducirse consecuentemente.

“Creemos que Dios ofrece redención y restauración a todos los que confiesan y abandonan su pecado buscando su misericordia y perdón a través de Jesucristo.

“Creemos que a cada persona se le deben ofrecer compasión, amor, gentileza, respeto y dignidad. Comportamiento o actitudes de odio o acoso dirigidas hacia cualquier individuo han de ser repudiadas y no están de acuerdo a las Escrituras ni a la doctrina de la iglesia.”
–30–
Michael Foust es editor asociado de Baptist Press.

    About the Author

  • Por Michael Foust