fbpx
Articulos en Español

Construyendo la iglesia con un abrazo a la vez


TULSA, Okla. (BP)–Desde 1995, la Iglesia Bautista Parkview de Tulsa ha estado trabajando en la parte central de Venezuela edificando el cuerpo de la iglesia de Cristo. Lo que comenzó como un proyecto de construcción para la Iglesia Luz y Vida, localizada en la ciudad de Acarigua, ya ha crecido inmensamente. Hoy, Parkview está trabajando con 36 iglesias y sus casi 50 misiones.

Un grupo de 18 miembros acaba de completar dos semanas de trabajo que incluyeron cuatro clínicas de béisbol, dos Escuelitas Bíblicas, siete miembros predicaron en 29 lugares diferentes, una mini-conferencia para 70 líderes eclesiásticos y un tour de planeación para obras en más de 40 futuras localidades. El trabajo incluye ciudades en cinco estados que cubren una amplia zona del centro-este de Venezuela. Para el año 2010, estas iglesias venezolanas planean duplicar su membresía por lo menos.

Parkview ha forjado lo que algunos creen es el nuevo modelo para el trabajo misionero exitoso. Este modelo se basa en los siguientes principios:

1. La clave es que la iglesia local se apropie el proyecto. La gente que ahí vive está construyendo su parte de Su iglesia … nosotros sólo les ayudamos.

2. Construir relaciones. Enviar a un grupo que represente una amplitud de edades en hombres, mujeres y jóvenes.

3. Regresar cada año a la misma área. Construir la confianza y el amor mutuos requiere tiempo.

4. Hacer el acuerdo de iglesia a iglesia. Que ningún cuerpo administrativo los separe.

5. Responder ante sus necesidades. Comienza con una cosa y amplifica tu trabajo en conjunto conforme Dios les guíe.

6. Sé flexible. Nada funcionará exactamente como tú lo planees. Dios mejorará todo si te adaptas a Su liderazgo.

7. Comparte tu experiencia con otros en casa. Incluso aquellos que no pueden “ir” pueden participar y crecer cuando les compartes tu experiencia personal.

8. Todos para uno y uno para todos. Anima y ayuda a los pastores locales para que trabajen y cooperen juntos para alcanzar la meta mayor.

9. Usa discernimiento. Sólo ayuda financieramente a iglesias que tengan un comprobado liderazgo apegado a Dios y un buen plan.

10. Mantén el enfoque correcto. Puede que proveas para muchas “cosas” pero el enfoque debe permanecer siempre en Cristo.

Cuando se trabaja de manera consistente y repetida en la misma área, crecen las amistades, el amor y la confianza. Como pasa en muchos proyectos misioneros, comenzamos construyendo una iglesia –pero hoy, junto con nuestros hermanos y hermanas de Venezuela, estamos construyendo Su iglesia y la estamos construyendo con un abrazo a la vez.

Como resultado del liderazgo de Parkview, otros dos grupos están compartiendo la obra. Firstfruits Ministries está trabajando en Barquisimeto con una iglesia y su misión y la Primera Iglesia Bautista en Broken Arrow, Okla., ahora trabaja en San Felipe con otra iglesia y su misión. Otras iglesias estadounidenses han trabajado esporádicamente en la región, pero se necesita más ayuda a largo plazo.

La Junta de Misiones Internacionales ha cambiado mucho su plan para sus misioneros a tiempo completo hacia un énfasis en las áreas sin iglesias, en gran parte utilizándoles como plantadores de iglesias. Esto deja muchas áreas con pequeñas iglesias solas. En un país de escasos recursos, son innumerables las maneras en que una iglesia estadounidense puede ayudar (y ser ayudada).

El ánimo que trae el entablar relaciones duraderas es probablemente la mejor ayuda, pero el entrenamiento de líderes, Biblias, bibliotecas de estudio, ayuda financiera, materiales para la Escuelita bíblica, visitación puerta por puerta, anteojos, vitaminas, herramientas y actividades “gancho” como las clínicas de béisbol también son invaluables.

La gente de Venezuela tiene una pasión por ver crecer la iglesia, tan sólo les faltan algunos importantes recursos—recursos que nosotros podemos proveer. Pero para proveerlos, tenemos que ir allá. Las siguientes son algunas medidas de lo que ha logrado Parkview desde 1995:

— 13 edificios de iglesias han sido construidos o ampliados

— 13 terrenos para iglesias se han comprador

— 6,800 profesiones de fe (hechas sólo durante las semanas de los viajes misioneros anuales)

— 5,000 asistentes a los campamentos de béisbol

— 21,500 Biblias distribuidas (compartidas por más de 85 iglesias y misiones)

— 10,000 artículos de ropa distribuidos

— 800 anteojos para lectura distribuidos

— 90 bibliotecas pastorales distribuidas

— 60 bibliotecas de liderazgo juvenil distribuidas

— 700 libros de historias bíblicas para niños distribuidas

— 3,000 libros de estudio distribuidos

— 2 seminarios de capacitación de líderes de iglesias conducidos

Los números no pueden capturar completamente el gozo, el amor y la unidad que cada uno de los que van experimenta. Podemos contarte los hechos pero ni siquiera podemos comenzar a describirte la experiencia. Este año, uno de los primerizos de Parkview, Eddie Collins, dijo que una de sus mayores quejas fue que aquellos que ya habían ido a Venezuela antes que él no habían le podido comunicar el gozo de trabajar en Venezuela con nuestros hermanos y hermanas ahí. La pasión pura que se experimenta por el Señor no se parece a nada que muchos de nosotros podamos experimentar en nuestro país. Para muchos de los que van, es como si hubieran viajado a la iglesia del primer siglo.

Sam Porter, especialista de asociaciones misioneras para la Convención General Bautista de Oklahoma, dijo “Parkview ha mostrado lo que una iglesia puede hacer cuando hacen un compromiso total con las misiones voluntarias. Este es el modelo que queremos que nuestras iglesias emulen en muchas de nuestras áreas de participación, o sea, literalmente asociarse con otra iglesia o poblado para impactar el área para Cristo.

Esto es verdad especialmente en Guerrero, México, donde estamos intentando plantar muchas iglesias nuevas.”
–30–
Alan Carlton es un miembro de la Iglesia Bautista Parkview de Tulsa, Okla. Si desea saber más acerca de los esfuerzos de Parkview, envíe un mensaje electrónico a [email protected] o [email protected]

    About the Author

  • Por Alan Carlton