fbpx
Articulos en Español

EDITORIAL: Dios nos ama para siempre


Con amor eterno te he amado. Jeremías 31:3

Este año mi familia y yo volvimos a pastorear Alliance Church en Lubbock, donde anteriormente pastoreamos durante casi 13 años. Nos bañaron de amor de la misma manera que lo habíamos experimentado en el pasado.

La realidad es que nuestra familia de fe nos ha enseñado mucho sobre cómo vivir una vida de amor.

El hermano Robert iba a las cárceles todas las semanas y llevaba el amor a donde menos se esperaba y se necesitaba. Majesty, que tenía 13 años en ese momento y nació con una rara enfermedad infantil, recaudó fondos para entregar juguetes y oraciones de esperanza y amor a aquellos en el hospital de niños. Martha y Sandra expresaron su amor cocinando para cientos de estudiantes universitarios y muchos otros. Los ejemplos de amor de nuestra congregación son tan diversos como innumerables.

Mi familia y yo hemos recibido este tipo de amor. Recuerdo cómo los ojos de nuestros niños se iluminaban cada temporada navideña cuando llegaba una familia con cajas llenas de cualquier cosa que puedas imaginar que un niño pondría en un carrito de la compra. Recuerdo el gran amor que nos demostró la familia que nos dio su casa. Debido a su amor, se convirtió en nuestro hogar.

Sí, he recibido más amor del que merezco.

También entiendo que no fui el primer pastor de nuestra iglesia y no seré el último. Habrá otros que celebrarán aniversarios con ellos. Él será asimismo amado y probablemente amará a la congregación más que yo.

El amor que tenemos para compartir no siempre será constante. No siempre será tan generoso. Habrá momentos en los que no amaremos lo suficiente, o al menos no lo demostraremos lo suficiente.

Nuestras estaciones en la vida cambiarán. Tendremos nuevas oportunidades, participaremos en diferentes ministerios o avanzaremos en una dirección diferente. Estas y otras circunstancias afectarán nuestra capacidad u oportunidad de mostrar amor.

Pero Dios ha hecho una promesa: Te he amado con amor eterno.

No ha habido ni habrá un momento en que Dios no te ame.

Así que tómate un momento para pensar en aquellos en tu vida que te han demostrado el amor. Dele gracias a Dios por ellos. Y deles gracias a ellos. Pero recuerda que son humanos. No son Dios y no pueden amarte como Él lo hace.

Fija tu corazón hoy en Su gran amor. Y sepa que cualquier cosa que le pase a usted o este pasando a su alrededor, Él lo ama.

Para siempre.

    About the Author

  • Jesse Rincones
    Jesse Rincones es el director ejecutivo de la Convención Bautista Hispana de Texas y Pastor Principal en Alliance Church, Lubbock.Read All by Jesse Rincones ›