fbpx
Articulos en Español

EDITORIAL: Oscuridad, penumbras y luz


Durante la gran tormenta de nieve y hielo en el estado de Texas, en el mes de febrero, se pudo observar la necesidad que tenía la gente. Por causa de la tormenta, hubo muchos accidentes automovilísticos, millones de gente se quedaron sin luz, agua y alimentos. Las organizaciones cristianas auxiliaron a muchos, pero ¿qué de aquellos que siguieron en la oscuridad, sin agua, atención médica o comida después de la tormenta? ¿Cuántos cristianos, fuera de las organizaciones, compartieron su fe con ellos? Cristo es la luz del mundo (Juan 8:12) y Él ofrece agua viva para todos (Romanos 10:13); el pan de vida (Juan 3:35) y la cura para los corazones enfermos por el pecado (Marcos 2:17). Al cristiano considerar las tormentas personales en las que vive, necesita pensar en sí mismo y en aquellos quienes todavía viven en la oscuridad, en las penumbras, y en la luz:

  • Aquellos que viven en la oscuridad: como cristiano, ¿tiene usted misericordia por aquellos que viven en la oscuridad sin Cristo? Los cristianos que salieron de las tinieblas por el sacrificio de Cristo en la cruz, obtuvieron una gran comisión que es hacer discípulos de todas las naciones (Mateo 28:16-20). Antes de discipular es necesario compartir el evangelio. Hay tanta gente viviendo en la oscuridad, “muertos en sus delitos y pecados (Efe. 2:1)” en rumbo al abismo del infierno que necesitan ser reconciliados con Cristo “la luz del mundo (Juan 8:12)” para recibir vida eterna y abundante. Las siguientes palabras no deberían ser olvidadas por el seguidor de Cristo, “Pero ustedes son linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anuncien los hechos maravillosos de aquel que los llamó de las tinieblas a su luz admirable” (1 Pedro 2:9-RVC). Cuando vaya a compartir el evangelio, recuerde las palabras en Lucas 12:12, “porque en ese mismo instante el Espíritu Santo les enseñará lo que deban decir” (RVC).
  • Aquellos que viven en las penumbras: estos viven entre la luz y la oscuridad como durante un eclipse lunar. Hay cristianos que viven en penumbras por medio de seguir ofendiendo a Dios con su comportamiento. Ofenden a Dios y contristan al Espíritu Santo: “No entristezcan al Espíritu Santo de Dios, con el cual ustedes fueron sellados para el día de la redención” (Efesios 4:30-RVC). Si vive en las penumbras, vuelva a Dios, ore y dedíquese a leer la Biblia porque ella también habla al cristiano en las penumbras. “La palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que las espadas de dos filos, pues penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón” (Hebreos 4:12-RVC).
  • Aquellos que viven en la luz: estos tienen la luz que ofrece Cristo y tienen la seguridad de la vida eterna pero siguen batallando con el pecado porque el cristiano sigue viviendo en este mundo. Todo el que tiene a Cristo como su salvador disfruta de compañerismo con Dios ahora, y al morir vivirá en Su la presencia eternamente. El cristiano puede sobrevivir durante las tormentas porque tiene el ancla de la fe en aquel que promete y cumple sus palabras: Dios. Es importante que el cristiano diariamente pida lo que pidió el rey David: “Dios mío, ¡crea en mí un corazón limpio! ¡Renueva en mí un espíritu de rectitud! (Salmo 51:10-RVC)

La luz eterna llegó a su alma y se terminó la oscuridad que existía en su corazón por el pecado. Comparta esa luz con otros, no permita ser dominado por las penumbras, revistase con la armadura de Dios (Efesios 6:10-14) y ore para poder sobrevivir las tormentas que tratan de apagar su luz. “La noche ha avanzado, y se acerca el día. Por tanto, desechemos las obras de las tinieblas, y revistámonos de las armas de la luz” (Romanos 13:12-RVC).

    About the Author

  • Clara Molina
    Clara Molina, miembro del Concilio de Líderes Bautistas del Sur, es conferencista y autora de “Un legado de sabiduría: Sabiduría y ánimo basado en las mujeres en la vida de Adán, Abraham, Jacob, Moisés, Samuel, David, Salomón, y del Ministerio del Señor Jesús y el Apóstol Pablo” y “¡Oh no! Mi esposo es el pastor.” Ella y su esposo Bruno, Asociado de evangelización e idiomas interreligiosas con la Convención de Bautistas del Sur de Texas (SBTC), tienen dos hijos adultos y dos nietas. Tiene una maestría de Educación cristiana del Seminario Bautista Southwestern (SWBTS).Read All by Clara Molina ›