fbpx
Articulos en Español

‘Precisa y ajustada’: La iglesia de California pide a sus miembros que se renueven su compromiso anualmente

Futuros miembros de la iglesia asisten a una clase de membresía en la Iglesia Comunitaria Orangecrest en Riverside, California (Foto enviada)


RIVERSIDE, California (BP) – La asistencia supera con creces la membresía en la Iglesia Comunitaria Orangecrest, donde los miembros completan un proceso de tres pasos para entrar en la lista y renovar su membresía anualmente para seguir siendo miembros.

Brittany y Taylor Neece han renovado su membresía anualmente desde la fundación de Orangecrest en 2008.

“Ha habido muchas cosas en esta iglesia que han sido inusuales en el mejor sentido”, dijo Brittany. “Esto es inusual. Volvemos a comprometernos, y es realmente muy especial. Es un proceso realmente significativo, y entonces la membresía realmente significa algo”.

La Iglesia Comunitaria Orangecrest tiene un registro de 226 miembros con un promedio anual de asistencia de 535. Durante los últimos 18 meses, Orangecrest ha tenido 833 asistentes únicos adultos, sin contar los niños, dijo el pastor principal Josh De la Rosa a Baptist Press.

“Nuestro objetivo es ayudar a las personas a convertirse en devotos seguidores de Jesús, esa es la meta. Es exactamente por eso que tenemos una membresía”, dijo De la Rosa.

“Vemos, a partir de Mateo 28:19-20, la comisión de la iglesia de hacer discípulos que se declaran públicamente a través del bautismo, y se les enseña a obedecer los mandatos (de Jesús). Nuestro compromiso es desafiar a nuestros miembros a crecer en el conocimiento y la vivencia de esos mandatos.

“El compromiso es crucial, pensamos, porque nos ayuda a saber quién se ha (comprometido) a ser un discípulo en crecimiento”.

Orangecrest es una de las 15 congregaciones bautistas del sur que conforman la Red 17:6 de iglesias lanzada en 2015 a través del ministerio de Harold Bullock, quien fundó la Iglesia Hope en Fort Worth, Texas, a finales de la década de 1970.

De la Rosa aprendió el proceso de membresía de su pastor, Randy Lanthripe, fundador y pastor principal de Church in the Valley en Ontario, California. Para De la Rosa fue la primera vez que la membresía de la iglesia implicaba algo más que hacer un compromiso público o una transferencia por carta.

“En ese momento, el valor de la membresía aumentó. Me di cuenta de que éste es un enfoque diferente. En realidad, tiene un proceso de membresía intencional para guiar a la gente a través de su misión, su método, sus valores, su estrategia”, dijo De la Rosa. “Fue realmente allí donde lo aprendí, y él lo aprendió de su mentor Harold Bullock”.

El proceso específico de afiliación puede variar según la congregación, pero todas las iglesias de la Red 17:6 están unificadas en la aceptación de siete actitudes centrales del corazón extraídas de las Escrituras.

Anna Chapman, que con su marido Dennis formó parte del equipo de lanzamiento de Orangecrest, expresa “un corazón específico y palpitante por ciertas cosas” al adoptar las actitudes del corazón.

“Nuestra intención es ayudar a la gente a crecer en sus próximos pasos con Jesús y alcanzar a los perdidos. Son como las dos grandes prioridades para nosotros”, dijo Chapman. “Queremos que la gente lo sepa por adelantado. Queremos que vengan a investigar a su propio ritmo. No es necesario ser miembro para hacerlo, pero si quieres serlo, esto es lo que te pedimos.

“En realidad, es amigable y generosa”, dijo, preguntando a la gente cuál es su postura respecto a los principios fundamentales del corazón en una escala del uno al 10. “Un 10 es todo. Y un uno es: ‘Estoy dispuesto a probar lo que me pides’. Y eso está bien. Pero te preguntamos si estás dispuesto a intentarlo”.

El compromiso de la membresía en Orangecrest incluye una clase previa de una hora con una presentación del Evangelio, un llamado al discipulado cristiano y una oportunidad de hacer preguntas de seguimiento; una clase de descubrimiento de tres horas que detalla el propósito, la estructura y las convicciones de la iglesia, y un tercer paso que implica una conversación de compromiso con un líder de la iglesia.

“Pedimos a la gente, cuando se hace miembro, que se comprometa con las actitudes del corazón. Se trata de relacionarse con los demás de una manera que honre a Dios y haga que las relaciones sean agradables”, dijo De la Rosa. “Nos comprometemos con estas actitudes que guían la forma en que nos relacionamos entre nosotros y con la iglesia. Y estos son sólo un resumen -algunos de los compromisos- de los ‘unos a los otros’ en la Escritura en la forma en que debemos relacionarnos entre nosotros, y luego relacionarnos con toda la iglesia”.

Taylor, un anciano de Orangecrest que formaba parte del equipo central de miembros con Brittany, dijo que “es útil saber quiénes siguen con nosotros”.

“Miras alrededor de la sala y esta es nuestra tribu, nuestra gente en el barco, remando todos en la misma dirección. Nos permite saber a lo largo de cada temporada quién está con nosotros a nivel de corazón y de compromiso”.

Mantener un recuento preciso y actualizado de los miembros comprometidos ayuda a la iglesia a planificar sus ministerios y su presupuesto, y a ser intencional en el pastoreo de aquellos que están bajo el cuidado de los pastores, dijo De la Rosa.

“Sabemos a quiénes debemos pastorear”, dijo, “y a quiénes debemos rendir cuentas. Eso se desprende de 1ª de Pedro 5. … Dice que los pastores … vigilan el rebaño que tienen a su cargo.

Jesús es el pastor principal. Todos nosotros, los pastores, daremos cuenta al jefe de los pastores de cómo cuidamos, alimentamos y protegemos el rebaño.

“Uno de los objetivos es que queremos mantener con precisión quiénes están en el rebaño. Eso es realmente importante”.

Las siete actitudes del corazón de todas las iglesias de la Red 17:6 son poner los objetivos e intereses de los demás por encima de los objetivos personales, vivir una vida honesta y abierta ante los demás, dar y recibir corrección bíblica, aclarar las relaciones (basado en Mateo 5:23-24), participar en el ministerio de la iglesia, apoyar económicamente la labor de la iglesia y seguir el liderazgo espiritual dentro de los límites espirituales.

Los Neeces, padres de cuatro hijos con edades comprendidas entre los cinco y los diez años, participan activamente en varias áreas de la iglesia. Ambos dirigen en su casa un grupo de vida de 30 adultos y sirven en el equipo de mantenimiento de las instalaciones. Taylor enseña una clase de escuela dominical y Brittany, una consejera capacitada, dirige una clase de 24 semanas dedicada al asesoramiento y cuidado de los voluntarios de la iglesia.

El proceso de membresía intencional engendra una participación plena y un sentido de pertenencia, dijo Brittany.

“Es un factor unificador como cuerpo. Hay un sentido de lo que Dios nos permitió lograr juntos”, dijo Brittany. “Es realmente motivante permanecer en la tarea, permanecer en la misión, y no descarrilarse.

“Hay un verdadero sentido de que el  ministerio es llevado a cabo por la gente. Nuestros pastores aman bien y sirven mucho, pero no hay una sensación de que el trabajo depende de ellos.”

    About the Author

  • Por Diana Chandler
    Diana Chandler es escritora y editora de asignación general de Baptist Press. BP reporta sobre misiones, ministerio y testimonio llevados adelante mediante el Programa Cooperativo y sobre noticias relacionadas con los intereses de los bautistas del sur nacional y mundialmente. Read All by Por Diana Chandler ›