fbpx
Articulos en Español

¡Todo listo para la escuela bíblica de vacaciones!


Este verano, alrededor de los Estados Unidos, las iglesias estarán ofreciendo a sus comunidades la Escuela Bíblica de Vacaciones (EBV): una semana de escuchar el Evangelio, aprender sobre el amor de Dios, orar, y confiar en Dios para que muchos niños puedan aceptar a Jesús como Señor y Salvador. Para los cristianos, esta es una semana para no pensar en sí mismo, de dedicación y trabajo duro, pero también de mucha diversión al presentar el Evangelio a niños de todas las edades.

Jesús como nuestro Salvador y líder dijo, “Dejen a los niños venir a mí, y no los impidan porque de los tales es el reino de Dios (Marcos 10:14—RVA). La EBV es una manera de dar la bienvenida a los niños a la iglesia, pero este proceso comienza con el líder de la iglesia: ¡el pastor! ¡Él necesita hacer todo lo posible para que se lleve a cabo la EBV! Si el pastor de la iglesia hace que la EBV sea una prioridad, al designar fondos en el presupuesto anual de la iglesia y se involucra, la congregación también aceptará este ministerio como parte de la iglesia.

La EBV es una herramienta evangelística fructífera para compartir el evangelio con los niños entre la familia, la iglesia y la comunidad. Hay varios currículos evangelísticos para niños de EBV apropiados para la edad, doctrinalmente confiables, y basados ​​en el uso de la tecnología, ya escritos y preparados por educadores cristianos, que están disponibles para ser usados por las iglesias como Estudios Destello publicado por LifeWay.

Prepararse para la EBV va más allá de aprender canciones bíblicas. Se trata de servir a Dios, alcanzar a almas perdidas, y ministrarle a las familias. Al ofrecer la EBV, el enfoque no es los números o qué tan buena es la música, sino que se trata de confiar en Dios y presentar el evangelio a los niños no salvos que participan. Si solo un niño se salva durante la EBV en una iglesia, entonces todo el esfuerzo valió la pena.

A continuación les ofrezco unas sugerencias para considerar si su iglesia decide ofrecer la EBV a la comunidad.

  • Asegúrese de que todos los obreros hayan sido evaluados para poder trabajar con niños (verificación de antecedentes o trasfondo criminal, experiencia previa trabajando con niños y evaluación de dones espirituales, etc.).
  • Confirme y siga las normas de aseguranza de su iglesia cuando trabaje con niños.
  • La salvación de ningún niño se debe de tomar por alto: el hecho de que el padre del niño sea un conocido asistente a la iglesia, líder de la iglesia o administrador, no significa que el niño haya aceptado a Jesús como Señor.
  • Ofrezca cuidado infantil para su personal, voluntarios/obreros de la EBV para los bebés cuyas edades sean de nacimiento hasta la edad de preparación preescolar. Esto permitirá que los voluntarios, el personal, etc., sepan que sus hijos están seguros y les permitirá concentrarse en servir durante la EBV.
  • Prepare un área para las resoluciones de conflictos y atención de primeros auxilios o emergencia (estén preparados para llamar al 911)
  • Prepare un área con agua, refrigerios ligeros y toallas de papel en caso de que los niños que asisten a la EBV lo necesiten e incluso tenga zonas de descanso.
  • Involucre a estudiantes del seminario, grupos universitarios y grupos de jóvenes para servir durante esta semana. Anime al ministerio femenil de la iglesia que prepare un compañerismo posterior a la EBV e invite a las mujeres que permitieron a sus hijos asistir la EBV.
  • Tenga un formulario de divulgación médica que describa qué hacer con un niño en caso de una emergencia, añade cualquier alergia alimenticia que el niño pueda tener y a quién contactar si es necesario durante el evento. La iglesia no es un hospital médico, sino un hospital del alma. Si tiene una reunión muy grande, puede pedirle a la ambulancia local o al departamento de bomberos que esté presente en los eventos en caso de emergencia.
  • Asegúrese de tener la seguridad adecuada, y si es necesario contrate guardias de seguridad profesionales.
  • Si su iglesia decide ofrecer la EBV durante la mañana, asegúrese de tener un almuerzo/comida para el personal de su iglesia, trabajadores, voluntarios y obreros de cuidado infantil (los almuerzos en caja son perfectos para estos eventos). Si su iglesia decide ofrecer la EBV por la noche, asegúrese de hacer lo mismo con respecto a la cena.
  • Compre materiales de la EBV para una iglesia en otra comunidad, y si su iglesia decide viajar a otro país para tener una semana de EBV, comparta los materiales que le sobraron con ellos.
  • Forme un equipo con otra iglesia para la EBV y reúna a varias comunidades. La EBV no se trata de quién tuvo la mayor asistencia, se trata del Evangelio y el destino eterno del alma de cada niño.
  • Desarrolle un horario de visitaciones para visitar los hogares de aquellos niños que asistieron a la EBV. Si otro miembro de la iglesia se une a un maestro de la EBV para hacer estas visitas, sería una gran oportunidad para que el maestro comparta el evangelio con el resto de la familia porque el niño ya tiene una relación con el maestro.
  • ¡El domingo después de la EBV, después del servicio, tenga una celebración! Haga que los participantes compartan breves testimonios, reconozcan a sus voluntarios, personal y voluntarios de cuidado infantil.
  • Organice una breve reunión de recapitulación después de la EBV para celebrar los logros y determinar qué se puede hacer mejor el próximo año.

El servir a Dios al presentarle el Evangelio a un niño le permitirá entrar en una relación correcta con Dios, dándole a ese niño la oportunidad de una vida de servicio a Dios.

    About the Author

  • Clara Molina
    Clara Molina, miembro del Concilio de Líderes Bautistas del Sur, es conferencista y autora de “Un legado de sabiduría: Sabiduría y ánimo basado en las mujeres en la vida de Adán, Abraham, Jacob, Moisés, Samuel, David, Salomón, y del Ministerio del Señor Jesús y el Apóstol Pablo” y “¡Oh no! Mi esposo es el pastor.” Ella y su esposo Bruno, Asociado de evangelización e idiomas interreligiosas con la Convención de Bautistas del Sur de Texas (SBTC), tienen dos hijos adultos y dos nietas. Tiene una maestría de Educación cristiana del Seminario Bautista Southwestern (SWBTS).Read All by Clara Molina ›